Del “semáforo” a “Jamaica”: las posibles coaliciones para formar Gobierno en Alemania

Igual que en 2005, los resultados ajustados abren un abanico de posibilidades

La falta de compromisos para afianzar una alianza o un porcentaje récord del voto por correo hizo que la de ayer fuera una de las jornadas electorales con mayor incertidumbre que se recuerda
La falta de compromisos para afianzar una alianza o un porcentaje récord del voto por correo hizo que la de ayer fuera una de las jornadas electorales con mayor incertidumbre que se recuerda FOTO: WOLFGANG RATTAY REUTERS

La falta de compromisos para afianzar una alianza o un porcentaje récord del voto por correo hizo que la de ayer fuera una de las jornadas electorales con mayor incertidumbre que se recuerda. Algo que no se repetía desde la primera elección de Merkel y que se sustentó en que, a pesar de las numerosas encuestas, los alemanes fueron a votar sin saber quién saldría ganador y mucho menos qué coalición se formará en algún momento. Algo que antes sí estuvo presente en otros comicios y que alentó a muchos electores a decantarse finalmente por su voto.

Esta vez, es posible que tres o incluso cuatro partidos tengan que trabajar juntos para formar un gobierno. El sudoku alemán para formar el nuevo ejecutivo viene más diverso que nunca. Lo único claro es que una coalición de partidos dirigirá Alemania y las diferentes opciones que se barajearán en los próximos días se bautizan en función del color asociado a las diferentes formaciones. Así, la llamada “coalición semáforo” formada por una alianza entre el Partido Socialdemócrata (SPD)(rojo), los Verdes y los liberales del FDP (amarillo) es uno de los escenarios probables. El SPD y Los Verdes no esconden su deseo de gobernar juntos, como ocurrió durante el mandato de Gerhard Schröder.

No obstante, necesitarían de un tercer socio -papel que podrían desempeñar los liberales-, fuera del gobierno desde 2013. En esta línea, el líder liberal, Christian Lindner, alabó recientemente el plan de los ecologistas sobre el clima e incluso ayer, en su primera comparecencia, aseguró que “los ciudadanos quieren que se forme un gobierno desde el centro”. Además, el socialdemócrata Olaf Scholz se presenta como “un negociador experimentado” capaz de tejer alianzas con los dos partidos.

Esta coalición, ya desplegada en la región de Renania-Palatinado, es el escenario favorito en los sondeos, según un estudio de la cadena pública ZDF, pero podría fracasar en función de los ministerios ofrecidos a los liberales.Además de la reedición de una gran coalición, otro posible gobierno podría ser el denominado “Jamaica”. Esta alianza, que daría la cancillería a Laschet, estaría formada por el negro de los conservadores, el verde de los ecologistas y el amarillo de los liberales, los colores de la bandera jamaicana. La Unión conservadora y el FDP comparten muchos principios, especialmente en materia económica, y esto podría ayudar a los conservadores a mantener el poder aunque terminen como segundo partido. En 2017 lo intentaron, pero el fracaso dejó cuentas pendientes.

Además, los ecologistas no parecen privilegiar esta opción, poco popular entre los electores.La coalición “Kenia”, sería una reedición de la gran coalición actual entre democristianos y socialdemócratas, con la inclusión de los ecologistas. Los colores (negro, verde y rojo) son los de la bandera de Kenia, pero el partido conservador prefiere evitar participar en una coalición como socio minoritario, lo que lo obligaría a ceder la cancillería que han ocupado durante 16 años con Angela Merkel.

Asimismo, sería también posible una alianza “alemana” entre socialdemócratas, democristianos y liberales, en alusión a los colores rojo, negro y amarillo de la bandera alemana y que marcaría una lucha por ver quién se queda con el título de canciller: Scholz o Laschet. La dirección liberal ve con buenos ojos esta opción, pero casi dos tercios de los alemanes la consideran “mala”, según un sondeo de ZDF. Además, dejaría fuera del poder a los Verdes, uno de los partidos más populares entre los jóvenes.Las elecciones de ayer sumaron el mayor número de votantes por correo de todos los comicios al Bundestag. Cerca de la mitad de los electores, emitieron su voto por correo entre mediados de agosto y el pasado viernes. Además, y de entrar el partido de izquierda Die Linke, la configuración del próximo Bundestag será la más grande de todos los tiempos con 756 escaños.