Jon Swain: “Tras la crisis de Afganistán, Trump tiene más posibilidades de volver a la Casa Blanca”

Capturado por los jemeres rojos, su historia fue llevada al cine en «Los gritos del silencio». Testigo de excepción de varias guerras, el mítico periodista traza paralelismos entre Vietnam y Afganistán

El reportero Jon Swain
El reportero Jon Swain FOTO: Denis Reichle Denis Reichle

La historia se repite. Un solitario helicóptero de Estados Unidos sobrevolando la capital de un país tomado por el rápido avance de una fuerza insurgente. Las embajadas extranjeras, evacuadas. Y en las calles, el caos mientras civiles, atemorizados por las posibles represalias del nuevo gobierno que se impone, intentan desesperadamente abandonar el país. Las imágenes que se vieron en Afganistán, ya se habían visto 46 años antes en Vietnam. Son muchos los que catalogan ahora la caída de Kabul como “el Saigón de Joe Biden”. El escritor y periodista Jon Swain (Londres, 1948) es una de las voces más expertas para hablar de las coincidencias entre las dos misiones. Es autor de `River of Time: A Memoir of Vietnam´ (El Río del tiempo: memoria de Vietnam, Gatopardo Ediciones), donde narra sus experiencias entre 1970 y 1975 durante la guerra en Indochina, incluida la caída de Camboya.

Vietnam y Afganistán han sido las dos guerras más largas en las que ha peleado Estados Unidos en su historia. Veinte largos años cada una. A mediados de la década de 1950, Washington se involucró en el conflicto entre la República de Vietnam, en el sur, y la comunista República Democrática de Vietnam, en el norte, para evitar la extensión del comunismo. Por su parte, en octubre de 2001, menos de un mes después de los ataques terroristas del 11-S, lanzó una ofensiva contra los talibanes en Kabul al considerar que el régimen daba refugio a Al Qaeda.

Los orígenes han sido muy diferentes, pero ambas misiones han terminado con un momento humillante para el país más poderoso del mundo. ¿Pueden ser comparables ambas guerras?

Hay algunas comparaciones reveladoras. Ambas fueron guerras imposibles de ganar en dos tierras lejanas combatidas por los Estados Unidos con poco conocimiento de la historia de esos países. Ambas guerras terminaron desastrosamente con escenas caóticas cuando las últimas fuerzas estadounidenses se fueron y miles de civiles desesperados lucharon por escapar de su país en los últimos vuelos. En Vietnam, Estados Unidos abandonó Saigón antes de que el ejército norvietnamita entrara en la ciudad. Como el aeropuerto quedó dañado por el lanzamiento de cohetes, la única salida fue mediante helicópteros que sacaron a estadounidenses y vietnamitas de los tejados de Saigón a los buques de guerra estadounidenses reunidos frente a la costa. Más de 50.000 refugiados vietnamitas huyeron de Saigón de esta manera. En Kabul, el final fue igualmente humillante para Estados Unidos, aunque las circunstancias de la apresurada partida estadounidense fueron diferentes en ciertos aspectos. Los estadounidenses, con el consentimiento de los talibanes, enviaron refuerzos después de que los talibanes tomaran el control de la ciudad y lograron durante varios días llevar a cabo una evacuación masiva de 120.000 personas, estadounidenses, afganos y extranjeros, por flotas de aviones desde el aeropuerto.

-¿Cómo vivió usted ver las imágenes de la evacuación de Kabul? ¿Sentía que la historia se repetía?

La evacuación de Kabul fue impresionante, pero tanto en Vietnam como en Afganistán, los estadounidenses, en su precipitada salida abandonaron a su suerte a decenas de miles de personas cuyas vidas quedan en peligro por haber trabajado con las fuerzas estadounidenses y aliadas.

Tras la retirada norteamericana, miles de ciudadanos del Vietnam del Sur intentaron salir a la desesperada del país. Muchos de ellos perdieron la vida. ¿Pasará ahora lo mismo en Afganistán?

En el caso de Vietnam del Sur, en los años que siguieron a la derrota de Estados Unidos en 1975, cientos de miles de vietnamitas huyeron en pequeñas embarcaciones. Miles de personas murieron ahogadas, violadas y asesinadas por piratas. Y hay pocas dudas de que en los meses y años venideros, cientos de miles de afganos también huirán de manera similar del represivo régimen talibán en Afganistán, viajando por tierra a países vecinos con un riesgo considerable para ellos mismos.

El fotógrafo Jon Swain
El fotógrafo Jon Swain FOTO: La Razón (Custom Credit)

-¿Qué pasará con las represalias?

En Vietnam, decenas de miles de soldados de Vietnam del Sur que habían luchado contra los comunistas pasaron años en campos de reeducación y miles de funcionarios del sur fueron ejecutados por diversas razones. También en Afganistán se está produciendo una ola de represalias. Miles de afganos abandonados, considerados asociados con Occidente y, por lo tanto, traidores, se encuentran a merced de los talibanes, que ya se están vengando, matando y torturando a sus supuestos enemigos y reprimiendo nuevamente a las mujeres. En ambas guerras, la retirada de Estados Unidos finalmente se convirtió en un imperativo estratégico y político. Pero también existía la obligación moral de cuidar a los miles y miles de vietnamitas y estadounidenses que habían ayudado a Estados Unidos, lo que no fue honrado.

-¿Por qué Estados Unidos ha fracasado en ambas guerras?

La era de Vietnam de la década de 1960 comenzó con una gran confianza en sí mismos de que podría arreglar el mundo interviniendo contra el comunismo en esta parte del sudeste asiático. Las crecientes bajas, atrocidades y la falta de una estrategia de salida clara llevaron a una eventual desilusión. La guerra afgana comenzó en 2001 en represalia por los ataques del 11 de septiembre de Al Qaeda contra Estados Unidos. El casus belli original fue la presencia del grupo terrorista islamista en el Afganistán gobernado por los talibanes, aunque vale la pena señalar que ni un solo afgano estuvo involucrado en esas atrocidades; los perpetradores procedían de Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Egipto y el Líbano. Pero esto no disuadió a los estadounidenses de derrocar a los talibanes y tratar de rehacer la nación, y luego invadir Irak con falsos pretextos, distrayéndose tanto que ignoraron un resurgimiento de los talibanes en Afganistán hasta que fue demasiado tarde.

¿Por qué Estados Unidos no ha sido ahora capaz de frenar a los talibanes?

Al igual que en Vietnam, sus fuerzas se basaron en una potencia de fuego y bombardeos abrumadoramente superiores que infligieron terribles bajas entre los civiles. Se bombardearon escuelas, clínicas y hogares. La Oficina de Periodismo de Investigación dice que entre 300 y 909 civiles murieron por ataques con aviones no tripulados, incluidos casi 200 niños. Mientras estaban de luto por las víctimas del 11-S, muchos estadounidenses ignoraron el dolor de los afganos que han sufrido sus propias pérdidas a manos de los estadounidenses durante dos décadas de guerra. Su dolor e ira y la falta de conciencia cultural de Estados Unidos y el apoyo de un gobierno profundamente corrupto en Kabul en connivencia con los brutales señores de la guerra tribales hicieron que muchos afganos volvieran a mostrar su apoyo a los talibanes. Su fuerza en el campo creció cuando quedó claro que los estadounidenses se iban a casa.

-Se hablan mucho de las similitudes entre Afganistán y Vietnam, pero usted considera que hay más similitudes con lo que pasó en Camboya.

En muchos sentidos, la guerra estadounidense en Afganistán se compara mejor con la guerra en Camboya, el país vecino de Vietnam. Camboya fue un espectáculo secundario a la guerra estadounidense en Vietnam pero, como en Afganistán, Estados Unidos apoyó en Camboya a un gobierno profundamente corrupto e incompetente contra un enemigo despiadado, el asesino Khmer Rouge. Los bombardeos masivos arrojaron a los campesinos a sus brazos. El 12 de abril de 1975, todo el personal de la embajada de Estados Unidos fue evacuado ignominiosamente de la capital sitiada Phnom Penh en una flota de helicópteros de la Marina de los Estados Unidos. El embajador estadounidense John Gunther Dean lloró al irse con la bandera estadounidense. Sabía que lo que estaba por llegar era un reino de terror. También llevaba una carta del príncipe Sirik Matak, un miembro de la familia real de Camboya a quien Dean se había ofrecido a evacuar porque estaba en una lista de muerte de los jemeres rojos. El príncipe no quiso dejar a su país y acabó asesinado en una semana. Después de capturar Phnom Penh, los jemeres rojos vaciaron la ciudad, lo que obligó a dos millones de personas a abandonar sus hogares a punta de pistola. Fue el comienzo de un intento aterrador de convertir a Camboya en una utopía comunista agraria.

-¿Cuál fue el legado de los Jemeres Rojos en Camboya? ¿Se pueden comparar con los talibanes?

La tiranía de los Jemeres Rojos duró casi cuatro años. Su legado fue de casi dos millones de muertos por ejecuciones, hambre y enfermedades, alrededor de un tercio de la población, decenas de miles de viudas, al menos 200.000 huérfanos y cientos de miles de refugiados. Los talibanes no son los Jemeres Rojos genocidas. Pero sus cinco años anteriores en el poder, de 1996 a 2001, estuvieron marcados por masacres, vandalismo cultural, supresión de la educación y maltrato a las mujeres. Los talibanes dicen que han cambiado, pero hay poca evidencia de que lo hayan hecho.

-¿Cómo deben actuar ahora los gobiernos occidentales con los talibanes?

Los gobiernos occidentales siguen sin estar seguros de cómo lidiar con ellos. Lo que es seguro es que se avecina una enorme crisis humanitaria. La tendencia de Estados Unidos a ser magnánimo en la victoria pero implacable en la derrota, que demostró después de perder en Vietnam, significa que es poco probable que la ayuda estadounidense llegue pronto. Y tanto Estados Unidos como Reino Unido dicen que contraatacarán si Afganistán vuelve a convertirse en una base del terrorismo islamista. Pero abandonar Afganistán y dejar que se convierta en un estado fallido hace que esto sea más probable.

-Muchos críticos del actual Gobierno en Washington catalogan la caída de Kabul como “el Saigón de Joe Biden”. ¿Cómo va a afectarle la crisis de Afganistán en su autoridad y liderazgo?

La popularidad de Joe Biden se ha desplomado desde la caótica evacuación que provocó la muerte de 13 efectivos del ejército estadounidense y 73 afganos en una explosión terrorista. También se culpa a Biden del fallido ataque con un dron estadounidense que mató a un trabajador humanitario afgano y a nueve miembros de su familia dos días después.

-¿Hizo Trump lo correcto negociando previamente con los talibanes?

Trump es responsable de comenzar la debacle al sacar a los líderes afganos de sus negociaciones con los talibanes y obligarlos a liberar a miles de prisioneros, incluidos los líderes talibanes que se reincorporaron a la lucha y se comprometieron a retirar todas las tropas estadounidenses en mayo, antes de lo que finalmente hizo Biden. Fue un movimiento egoísta que, erróneamente, pensó que ayudaría a su reelección. Los republicanos, por supuesto, culpan a Biden, no a Trump, por la humillación. Pero muchos demócratas también se preguntan si Biden ha estado a la altura. Después de la crisis de Afganistán, creo Trump tiene más posibilidades de regresar a la Casa Blanca.

-¿Qué lecciones se pueden aprender de las tres guerras?

Los estadounidenses dirían que su intervención en Vietnam, Camboya y Afganistán se hizo por los mejores motivos. Sin embargo, trajo una muerte y destrucción terribles y más tragedias de las que podría haber valido la pena. Los estadounidenses cortejaron asiduamente a los vietnamitas del sur, a los camboyanos y, más recientemente, a los afganos, los hicieron dependientes, luego los abandonaron a su suerte y los efectos se sentirán durante años.