Así es el avanzado dron de ataque de Rusia que supera a los mejores aparatos no tripulados de EE UU

Previsto para ser utilizado a partir de 2024, el aparato podrá operar de manera autónoma y proporcionará a la aeronave tripulada detalles de los objetivos para lanzar misiles de largo alcance

El dron de ataque Ojótnik durante las primeras pruebas de vuelo en 2020
El dron de ataque Ojótnik durante las primeras pruebas de vuelo en 2020 FOTO: Ministerio de Defensa de Rusia La Razón

El avanzado dron ruso de ataque y reconocimiento S-70 Ojótnik, previsto para ser utilizado a partir de 2024 en lugar de 2025 como se suponía, es capaz de operar de manera autónoma, pudiendo volver a su base incluso al estar fuera de contacto con el operador, según explicó el diseñador principal del aparato, Serguéi Bíbikov, a la cadena de televisión militar Zvezdá.

Первый полет новейшего беспилотного летательного аппарата «Охотник»

El dron S-70 Ojótnik, que supera a los mejores aparatos no tripulados de EE UU, “cumple plenamente las funciones de la tripulación, al menos en el regreso seguro del vehículo a la base”, señaló Bíbikov.

Al comparar el dron ruso con el MQ-9 Reaper de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, que se utiliza activamente, el diario ruso Rossískaia Gazeta citó un artículo de Forbes que señala que el Ojótnik puede utilizarse tanto contra grupos insurgentes como en conflictos a gran escala. Por esa razón, el S-70 es claramente superior al estadounidense.

Tampoco la comparación con el modelo X47B fue favorable para los intereses estadounidenses. La cuestión es que la versión norteamericana fue inicialmente creada como un dron de impacto con elementos de tecnología de sigilo y con el tiempo se convirtió en un dron explorado.

Al ponerlo frente a frente con el MQ-25 Stingray, el ruso también cuenta con otra ventaja. El estadounidense iba a ser adoptado en 2024, pero debido a la modernización de los portaviones es probable que tarde tres años más. Además, el Stingray no tiene baja visibilidad y aún no está claro si es capaz de participar en operaciones ofensivas.

Forbes informó de que también se están realizando pruebas a largo plazo del dron Valkiria XQ-28, que tampoco puede presumir de baja visibilidad, ya que tiene una carga útil de tan solo 450 kilos.

Dicho esto, la conclusión del medio norteamericano es que EE UU no cuenta con un modelo equivalente al Ojótnik ruso, a pesar de haber comenzado antes el desarrollo del drones de combate. Es más, concluye que Washington puede quedar por detrás de Moscú si tenemos en cuenta que, una vez que entre el Ojótnik entre en funcionamiento, los diseñadores rusos podrán mejorarlo basándose en la experiencia del uso real del vehículo.

Por otro lado, Bíbikov aclaró que el grupo que encabeza ahora está comprobando el trabajo de los algoritmos para ralentizar el dron después del aterrizaje. Según el diseñador ruso, la configuración del tren de aterrizaje y la ausencia de un paracaídas de frenado complican el rodaje y la desaceleración del Ojótnik.

Anteriormente, el Ministerio de Defensa ruso comunicó que el dron Ojótnik se adapta para interactuar con los cazas de quinta generación Su-57 a fin de reforzar su potencial de rastreo y reconocimiento y lanzar ataques a tierra sin arriesgar la vida del piloto.

El S-70 fue diseñado siguiendo el concepto de ‘ala sola’ y fabricado con materiales y revestimientos especiales que absorben las ondas de radar, al igual en el caso de los modernos aviones furtivos. Además, los Ojótnik pueden proporcionar a la aeronave tripulada detalles de los objetivos para lanzar misiles de largo alcance sin entrar en zonas de riesgo.