Asia

Qué dice el Acta de Relaciones de Taiwán por el que EEUU reconoce “una sola China”

Jimmy Carter anunció en 1979 un giro histórico en las relaciones con Pekín al reconocer que la soberanía de la isla era competencia de China

El presidente Xi Jinping
El presidente Xi Jinping FOTO: CARLOS GARCIA RAWLINS REUTERS

Eran las nueve de la noche de un viernes de 1979 cuando el presidente Jimmy Carter se dirigió a la nación para anunciar un giro decisivo en la política exterior de Estados Unidos con respecto a China. Tras casi tres décadas de ruptura entre Washington y Pekín, EEUU reconocía oficialmente a China, abría relaciones diplomáticas y rompía con Taiwán. “Estados Unidos reconoce al Gobierno de la República Popular China como el único Gobierno legal de China”, dijo el presidente Carter. Fue una ruptura que acabó con la tradicional alianza de Washington con la nacionalista Taiwán al dejar en manos del gigante asiático la soberanía de la isla. Carter explicó a los estadounidenses que ese acuerdo histórico sería “beneficioso para los pueblos de Estados Unidos y China y para todos los pueblos del mundo” ya que impulsaría “el bienestar de nuestra nación y a la estabilidad de Asia”.

El giro inesperado de EEUU comenzó a forjarse durante la presidencia de Nixon y tuvo como arquitecto al célebre estratega Zbigniew Brzezinski. Pekín logró que EEUU aceptara tres condiciones: la ruptura de relaciones con Taiwán, la retirada militar de la isla, donde entonces había mil soldados americanos, y el compromiso con el cumplimiento del Tratado de Defensa Mutua con China. Pekín, a su vez, se comprometió a no invadir territorio taiwanés por la fuerza para unificar el país.

Para el régimen comunista, Taiwán es una provincia rebelde que debe reunificarse con sus compatriotas continentales, por lo que los movimientos encaminados a la independencia contarán con una respuesta firme por parte de las autoridades chinas. El principio de “una sola China” sostiene que solo hay un gobierno legítimo, el de Pekín. En base a esta idea ha basado el gigante asiático su política exterior china, rechazando relaciones diplomáticas con aquellos países que defiendan la existencia de dos estados o que establezcan relaciones diplomáticas oficiales con Taiwán. Actualmente 179 países se atienen a este principio mientras que 15 mantienen relaciones diplomáticas con la isla.

En este contexto, Biden ha hablado con el presidente chino, Xi Jinping, sobre Taiwán y ambos han acordado cumplir con el “acuerdo de Taiwán”. “He hablado con Xi sobre Taiwán. Estamos de acuerdo, cumpliremos con el acuerdo de Taiwán”, dijo el inquilino de la Casa Blanca. El cuerdo de 1979 establece que Estados Unidos tiene que proporcionar a Taiwán los medios para defenderse. En el Ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwán no gustaron las declaraciones de Biden y pidió aclaraciones a Estados Unidos sobre los comentarios del presidente.

“Frente a las amenazas militares, diplomáticas y económicas del gobierno chino, Taiwán y Estados Unidos siempre han mantenido canales de comunicación estrechos y fluidos”, dijo un comunicado del Ministerio de Exteriores taiwanés. Taiwán ha informado de 148 aviones de la fuerza aérea china en la parte sur y suroeste de su zona de defensa aérea durante en los últimos cuatro días.

La pregunta que muchos se hacen ahora es si EEUU ha roto ese acuerdo al apoyar decididamente a Taiwán rompiendo así la política de “una sola China”. EEUU lleva vendiendo armas a Taiwán desde hace años y la llegada del presidente Joe Biden ha reforzado la alianza “sólida como una roca” con la isla a espaldas de Pekín. Kanishkan Sathasivam, profesor de la Salem State University, asegura a LA RAZÓN que “la Administración Biden está diciendo lo mismo que otros gobiernos en el pasado sobre el compromiso de Estados Unidos con la defensa de Taiwán frente a una invasión china. Sin embargo, algunos observadores no saben si es un apoyo genuino o si es solo un compromiso de papel que muestra debilidad de EEUU hacia China en cuestiones como el comercio, Hong Kong y los derechos humanos”.

De momento, China ya ha advertido a Taiwán que no “juegue con fuego” y recordó que “la guerra puede desencadenarse en cualquier momento” tras el envío docenas de aviones de combate sobre la zona de defensa aérea de la isla. Un artículo del Global Times, periódico chino respaldado por el régimen, sostiene decía que la “colusión” entre Estados Unidos y Taiwán es tan “audaz” que la situación “casi se ha quedado sin margen de maniobra y al borde de un enfrentamiento”.