Europa

Bruselas amenaza a Polonia con utilizar “todos los instrumentos” a su disposición

La CE reitera la preeminencia del derecho europeo sobre el nacional

Ante el desafío sin precedentes que supone la sentencia del Tribunal constitucional polaco al poner en cuestión la primacía del derecho europeo sobre el nacional
Ante el desafío sin precedentes que supone la sentencia del Tribunal constitucional polaco al poner en cuestión la primacía del derecho europeo sobre el nacionalJULIEN WARNANDEFE

Ante el desafío sin precedentes que supone la sentencia del Tribunal constitucional polaco al poner en cuestión la primacía del derecho europeo sobre el nacional, Bruselas ha reaccionado de manera prudente pero también dejando claro que no se quedará con los brazos cruzados.

“Vamos a utilizar todos los instrumentos a nuestra disposición para que los principios fundadores de la Unión se respeten”, aseguró ayer el comisario de Justicia Didier Reynders. El político belga realizó ayer estas declaraciones en rueda de prensa tras una reunión de lo ministros de Justicia de la UE en Luxemburgo pero eludió profundizar sobre el asunto, ya que ahora el Ejecutivo comunitario tiene que estudiar en detalle la sentencia que todavía no se ha hecho pública, ya que su contenido tan sólo se conoce por vía oral.

En todo caso, Reynders aseguró que la preeminencia del derecho europeo sobre el nacional y, en consecuencia, el papel del Tribunal de Justicia Europea como máximo interprete de la normativa comunitaria es “un principio nuclear” de la UE.

“Antes de usar uno u otro instrumento a nuestra disposición, nos tomaremos algunas horas para analizar la situación. Pero está claro: estamos muy preocupados desde hace meses sobre la evolución de estos principios en Polonia”, explicó el político belga.

Tras esta primera reacción del comisario, la Comisión Europea publicó un comunicado en el que abunda en las mismas ideas y recuerda que “la Comisión no dudará en utilizar todos los poderes que le confieren los tratados para salvaguardar la aplicación uniforme y la integridad del derecho comunitario”. Este mismo texto también recuerda que “la Unión Europea es una comunidad de valores y del derecho que debe ser defendida en todos los Estados miembros. Los derechos de la Unión Europea recogidos en los Tratados deben ser protegido independientemente del lugar de residencia en la Unión Europea”.

Bruselas lleva desde hace tiempo barajando diferentes medidas para frenar la deriva autoritaria del país y ha abierto numerosos procedimientos de infracción contra Polonia. Además, la Comisión Europea mantiene en suspenso la aprobación del plan de recuperación polaco para hacer frente a los estragos ocasionados por el coronavirus, lo que está retrasando la llegada al país de los fondos Next Generation EU que ascienden a un total de 36.000 millones entre subvenciones a fondo perdido y préstamos. Por otra parte, el Ejecutivo comunitario también tiene en su mano activar el mecanismo que supedita la llegada de los fondos al respeto al Estado de Derecho y cuya validez ha sido recurrida ante el alto tribunal europeo por Polonia y Hungría.

La Comisión Europea también expedientó al país con el artículo 7 de los Tratados, en conocido en los pasillos comunitarios como “botón nuclear” que en última instancia puede abocar a la pérdida del derecho de voto en el Consejo. Para llega a esta fase, es necesaria la unanimidad de las capitales europeas. Teniendo en cuenta que Hungría se encuentra también en la misma situación, esto ha ocasionado que esta herramienta se encuentre en punto muerto y que las instituciones europeas se hayan planteado otros mecanismos para intentar que Polonia frene esta deriva autoritaria.

Bruselas también ha amenazado al país con multimillonarias sanciones económicas si persiste en su negativa de no cumplir varias sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea en contra del régimen disciplinario al que son sometidos los jueces polacos y que, a juicio del alto tribunal europeo, socava su independencia respecto al poder ejecutivo.