Europa

Polonia dinamita el orden jurídico europeo

El Constitucional polaco declara la primacía del derecho nacional sobre el comunitario, lo que da vía libre a no reconocer las sentencias de la UE

El Tribunal comenzó a conocer el caso en julio, pero lo había aplazado cuatro veces antes de la sesión del jueves.
El Tribunal comenzó a conocer el caso en julio, pero lo había aplazado cuatro veces antes de la sesión del jueves. FOTO: Czarek Sokolowski AP

El gobierno polaco se declara en rebeldía y declara que varios artículos de los tratados de la Unión Europea son incompatibles con su constitución. Con el fallo del Tribunal Constitucional (TC), el ejecutivo liderado por el partido Ley y Justicia (PiS) y Jaroslaw Kaczynski busca cimentar los cambios en el sistema judicial y hacer que sea imposible una evaluación del sistema con estándares europeos. El fallo desvincula a Polonia del cumplimiento de las sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Según argumentó el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, el TJUE interfiere con el poder judicial nacional y se excede en sus competencias. Desde el gobierno no solo se cuestiona el principio de primacía del Derecho de la UE, sino también el artículo 19 del Tratado de la UE que exige a los Estados miembros proporcionar una protección judicial efectiva proveniente de jueces independientes. La sentencia de ayer del TC dió respuesta a la pregunta planteada por Morawiecki el pasado marzo, cuando encargó al tribunal examinar la constitucionalidad de las disposiciones del Tratado de la Unión Europea, base de las actividades de la Unión. El mandatario cuestionó la interpretación del TJUE en las sentencias relativas al poder judicial. Bruselas lleva años resaltando la necesidad de un poder judicial independiente y criticando duramente a través de sentencias los cambios estructurales que el Gobierno polaco emprendió desde su llegada al poder en 2015.

Según el TC polaco, “la UE no tiene competencia para evaluar a la Justicia polaca y su funcionamiento”. De esta manera se complica aún más la reforma de una de las principales exigencias de Bruselas: la creación de la Sala Disciplinaria, un órgano que responde directamente al ejecutivo. La institución contempla diversas sanciones contra jueces, con castigos que van desde la degradación de su puesto a la expulsión de la profesión. Con la creación de la nueva Sala, los jueces han perdido el derecho a emitir recomendaciones sobre candidatos, cargos judiciales o cambios en el sistema administrativo interno. En la sentencia del pasado julio, el TJUE sentenció que este órgano socava la independencia y no garantiza la protección de los jueces del control político.

A principios de septiembre, la Comisión Europea inició dos procedimientos con el fin de sancionar con multas millonarias a Varsovia si no da marcha atrás en numerosas reformas judiciales que afectan la independencia de los jueces. Después de años de enfrentamiento entre Bruselas y Varsovia y con los estados miembros en plena recuperación del COVID, todavía siguen sobre la mesa y en pausa los 36.000 millones de euros del fondo de recuperación de Polonia.

La primacía de las leyes europeas sobre las nacionales es un principio clave de la integración europea. Los políticos de la oposición señalan que desafiarlo no solo pone en peligro el futuro a largo plazo de Polonia en la UE, sino también la estabilidad del propio bloque. En el gobierno, la propia salida de Polonia de la UE es un tema prohibido, según una encuesta de Ipsos para “Wyborcza” y OKO.press de esta semana, solo el 5% de los polacos está a favor de la salida del país de la Unión Europea. Para la formación de Kaczynski que Bruselas corte el grifo de la financiación no solo puede significar una pérdida del apoyo popular, por la imposibilidad de mantener los subsidios sin financiación europea, sino una futura pérdida del gobierno.