Europa

El socialdemócrata Støre encabeza un Gobierno con mayoría de mujeres en Noruega

El nuevo Gabinete de centro izquierda incluye a dos supervivientes de la matanza de Utoya

El nuevo primer ministro noruego, el socialdemócrata Jonas Gahr Støre, posa junto a su primer Gobierno frente al Palacio Real de Oslo
El nuevo primer ministro noruego, el socialdemócrata Jonas Gahr Støre, posa junto a su primer Gobierno frente al Palacio Real de Oslo FOTO: OLE BERG-RUSTEN EFE

Un mes después de ganar las elecciones y acabar con ocho años de hegemonía conservadora, el socialdemócrata Jonas Gahr Støre ha tomado este jueves posesión como nuevo primer ministro de Noruega. Sin embargo, “el día que esperaba con ansias” el líder socialdemócrata se ha visto ensombrecido por el ataque que ayer dejó cinco muertos en Kongsberg y que la Policía investiga ya como un acto terrorista.

“Hoy es un día especial. Mis primeros pensamientos van hacia Kongsberg y quienes viven allí, quienes han muerto, están heridos o viven conmocionados por lo que le ha ocurrido a esta hermosa ciudad”, declaró Støre tras participar en su primer Consejo de Estado en el Palacio Real de Oslo.

El nuevo Ejecutivo en minoría de socialdemócratas y centristas contará con más mujeres que hombres: diez ministras frente a nueve ministros, con una media de edad de 46 años. Once carteras han ido a parar a los socialdemócratas y ocho a los centristas de Trygue Slagsvold Bedum, que será el ministros de Finanzas. “Ha tenido una larga carrera y es un político estable. Tiene experiencia en el comité de finanzas de Starting [parlamento norueg] en los dos últimos mandatos. Será útil cuando asuma la responsabilidad de las finanzas”, destacó el primer ministro sobre su colega del Partido del Centro.

Otra característica relevante del nuevo Ejecutivo es que incluirá entre sus miembros a dos supervivientes del atentado de Utoya perpetrado por el ultraderechista Anders Breivik en 2011 en el campus de verano de las Juventudes Socialdemócratas (AUF) y que costó la vida a 69 de sus miembros. Se trata de Tonje Brenna (Educación) y Jan Christian Vestre (Comercio e Industria).

“Estoy orgulloso de que muchos jóvenes siguieran en la política y contribuyan con todas sus fuerzas (...) Diez años después podemos ver que la democracia ha ganado”, destacó Støre. “Tenemos dos ministros que estaban en Utøya el 22 de julio y que ayudaron a hacer avanzar a la AUF y al Partido Socialdemócrata. Fueron constructores de partidos, son constructores políticos en este país. Han dedicado sus vidas a eso”, subrayó durante la presentación. “Ahora que estos jóvenes políticos talentosos están llevando este pasado con ellos, siento que hemos dado otro paso importante y estoy muy orgulloso de eso”.

Por su parte, la centrista Emelie Enger Mehl se ha convertido a sus 28 años en la ministra de Justicia más joven de la historia de Noruega. “Ella consigue un gran trabajo a una edad temprana, pero estamos seguros de que tenemos un político visionario y enérgico”, aseguró Støre durante la puesta de largo de de su Gabinete.

Traspaso del poder entre la conservadora Erna Solberg y el socialdemócrata Jonas Gahr
Traspaso del poder entre la conservadora Erna Solberg y el socialdemócrata Jonas Gahr FOTO: CORNELIUS POPPE EFE

El nuevo Gobierno de centro izquierda suma solo 76 de los 169 escaños del Parlamento (a nueve de la mayoría absoluta), pero el Partido de la Izquierda Socialista le ha garantizado el apoyo parlamentario pese a haber abandonado las negociaciones de coalición por sus diferencias sobre el futuro de la industria petrolera.

Las prioridades de las nuevas autoridades noruegas pasan por reducir las emisiones de CO2 un 55% para el año 2030 y mantener las prospecciones petrolíferas salvo en la áreas protegidas del Ártico. Precisamente, el futuro del petróleo, que representa el 40% del PIB noruego y el 5 de su empleo, centró la reciente campaña electoral en el país escandinavo.

La primera ministra saliente, la conservadora Erna Solberg, no pudo ocultar su emoción al desear suerte a su sustituto tras ocho años al frente del Gabinete. “Noruega necesita un Gobierno que pueda construir nuestra sociedad de futuro”, aseguró Solberg, cuyo mandató acabó ayer amargamente con el ataque en Kongsberg.