La crisis de desabastecimiento se desplaza hasta Estados Unidos: escasez de comida, falta de mano de obra y peligra la Navidad

El presidente Biden ha recibido fuertes críticas y la Casa Blanca ha advertido de que muchos productos no se podrán conseguir durante las fiestas navideñas

La crisis ha estallado debido al aumento de la demanda de los consumidores tras la pandemia, que se ha topado de frente con la realidad de una economía globalizada. IMAGEN DE ARCHIVO DE UN SUPERMERCADO EN LONDRES
La crisis ha estallado debido al aumento de la demanda de los consumidores tras la pandemia, que se ha topado de frente con la realidad de una economía globalizada. IMAGEN DE ARCHIVO DE UN SUPERMERCADO EN LONDRESHENRY NICHOLLSREUTERS

La crisis de los suministros, que tanto ha afectado a Reino Unido y está salpicando a Europa, también ha azotado a Estados Unidos. Grandes cadenas de comida rápida o librerías y tiendas de videojuegos notan la escasez de sus productos y sufren las consecuencias que, según la Casa Blanca, puede afectar a las fiestas de Navidad.

La crisis ha estallado debido al aumento de la demanda de los consumidores tras la pandemia, que se ha topado de frente con la realidad de una economía globalizada. No solo a Reino Unido o a Europa, también fábricas de China han sufrido estos fuertes coletazos, debido en parte a las nuevas variantes de coronavirus o la crisis energética que lleva a la gran subida de luz o gas.

Pero la falta de mano de obra es otro de los duros golpes en Estados Unidos. No hay camioneros ni trabajadores en los puertos estadounidenses. Los tiempos de entrega de suministros ha sufrido graves retrasos que no se veían en más de 30 años. Y los precios de contenedores de envío se han multiplicado, en solo un año, en un 283%.

Esta situación también tiene como consecuencia un aumento de la inflación y los precios, que han subido un 5,4% con respecto al 2020. Los expertos advierten de que las medidas anunciadas por el mandatario no son suficientes y que a esta crisis todavía le pueden quedar meses.

Así, desde Washington ya han alertado: algunos productos no se van a poder comprar en Navidad, muchas personas se pueden quedar en estas fiestas sin regalos que vayan desde móviles hasta videojuegos, así como libros o cualquier otro obsequio común de esta época.

El presidente de EE.UU, Joe Biden, ha propuesto un plan ante las fuertes críticas que ha recibido por parte de la ciudadanía. Hará que el puerto de Los Ángeles opere las 24 horas del día y que grandes empresas de envío de mercancías y de venta minorista amplíen sus horarios de trabajo. También ha anunciado un aumento de las licencias de conducir comerciales para intentar que haya más conductores de camiones. Aun así, una encuesta publicada la semana pasada señaló que el mandatario está perdiendo la confianza del público y su popularidad va en descenso, y las previsiones no le ayudan.

En su última rueda de prensa, Biden fue preguntado por la Navidad, así como si los regalos llegarían a tiempo, o si los precios del petróleo bajarían. No hubo respuesta.