Asia

El misil hipersónico chino con carga nuclear que dio la vuelta al mundo y que asusta a EEUU: “No tenemos ni idea de cómo lo hicieron”

Pekín niega el lanzamiento revelado por el Financial Times. Un congresista republicano asegura que si Biden no reacciona, Washington perderá la “nueva Guerra Fría” con China en 10 años

Un nuevo misil hipersónico lanzado desde Toyang-ri, condado de Ryongrim, provincia de Jagang, Corea del Norte, el 28 de septiembre de 2021.
Un nuevo misil hipersónico lanzado desde Toyang-ri, condado de Ryongrim, provincia de Jagang, Corea del Norte, el 28 de septiembre de 2021.朝鮮通信AP

Hace unas semanas, Frank Kendall, secretario de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, insinuó que Pekín estaba desarrollando un nueva arma mucho más sofisticada y peligrosa. China, explicó, ha hecho grandes avances en su estrategia para dirigir ataques a gran escala en el espacio. Sin dar más detalles, sugirió que el gigante asiático está desarrollando algo parecido al “sistema de bombardeo orbital fraccional” que la URSS desplegó durante parte de la Guerra Fría, antes de abandonarlo.

De momento, el Ejército chino sigue su hoja de ruta para perfeccionar su sistema de misiles hipersónicos. Este fin de semana se ha sabido que Pekín efectuó en agosto un ensayo sin precedentes de un nuevo misil hipersónico con capacidad nuclear que dio la vuelta al mundo, en una prueba que sorprendió a los servicios de Inteligencia de Estados Unidos por lo avanzado de la tecnología, según informaron fuentes próximas a la investigación al ‘Financial Times’. El misil partió al espacio en un cohete antes de separarse y realizar un trayecto suborbital con dirección a su objetivo. Aunque el proyectil erró el blanco por más 20 kilómetros, el mero lanzamiento dio a entender a los servicios de Inteligencia estadounidenses que China ha avanzado mucho más de lo que se creía en su tecnología armamentística. “No tenemos ni idea de cómo lo han hecho”, ha explicado una de las cinco fuentes consultadas al medio en la información que publica este domingo.

Michael Gallagher, dirigente republicano del Comité de Servicios Armados de la Cámara, dijo que el ensayo chino debería “servir como una llamada a la acción”. “El Ejército Popular de Liberación ahora tiene una capacidad cada vez más creíble para socavar nuestras defensas antimisiles y amenazar a la patria estadounidense con ataques tanto convencionales como nucleares”, dijo Gallagher. “Aún más inquietante es el hecho de que la tecnología estadounidense ha contribuido al programa de misiles hipersónicos del EPL de China”.

Pekín lo niega

China, en cambio, negó este lunes que probara un misil hipersónico con capacidad nuclear y aseguró que se trató de “pruebas rutinarias” para verificar tecnologías de reutilización aeroespacial. “Fueron pruebas rutinarias para verificar tecnologías para la reutilización de naves espaciales. En este caso, el equipo de apoyo de la nave se separa, se quema y se desintegra durante su caída a la atmósfera y en alta mar”, afirmó el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores Zhao Lijian, citado por la prensa local.

Los misiles o vehículos hipersónicos, técnicamente, rompen en vuelo al menos cinco veces la barrera del sonido, es decir superan los 6.177 kilómetros por hora, y el hecho de que puedan volar a escasa altura y trazar trayectorias no parabólicas los convierte en un arma táctica muy difícil de interceptar.

Los expertos consultados por el Financial Times consideran no obstante que el desarrollo completo de dicha tecnología por parte de China afectaría los sistemas de defensa antimisiles de Estados Unidos y Japón. De hecho, dos de las personas familiarizadas con la prueba china avisaron de que el arma podría, en teoría, sobrevolar el Polo Sur, lo que plantearía un enorme problema para el Ejército estadounidense porque sus sistemas de defensa antimisiles están enfocados en la ruta polar norte.

En los últimos meses, responsables militares estadounidenses advirtieron sobre las crecientes capacidades nucleares de China, particularmente después de la publicación de imágenes por satélite de la construcción de más de 200 silos de misiles intercontinentales. China no está sujeta a ningún acuerdo de control de armas y ha rechazado entablar conversaciones con Estados Unidos sobre su arsenal y política nuclear.

Taylor Fravel, un experto en política de armas nucleares de China, sostuvo que un misil hipersónico armado con una ojiva nuclear podría ayudar a China a “repeler” los sistemas de defensa antimisiles estadounidenses que están diseñados para destruir los proyectiles balísticos entrantes. “Vuelan en trayectorias más bajas y pueden maniobrar en vuelo, lo que los hace difíciles de rastrear y destruir“, dijo Fravel, profesor del Instituto de Tecnología de Massachusetts.

Hu Xijin, editor de Global Times, un medio de comunicación estatal chino ultranacionalista, tuiteó que Pekín mejorará su capacidad de disuasión nuclear para “asegurarse de que Estados Unidos abandone la idea del chantaje nuclear contra China”.

El Pentágono dijo la pasada semana que desarrollar armas hipersónicas es demasiado caro y que los contratistas de defensa deberían intentar “avanzar hacia misiles hipersónicos más asequibles”. El presupuesto que el Pentágono ha pedido para la investigación hipersónica en el año fiscal 2022 fue de 3.800 mil millones de dólares frente a los 3.200 millones del año anterior, informó Reuters .