¿Cuántos países en el mundo tienen portaaviones en su Armada? Éste es el “selecto” grupo que incluye a España

Apenas nueve marinas de guerra disponen en su flota de este tipo de buque, el más grande militar de los que surcan los mares, aunque hay muchas diferencias entre ellos

Desde la II Guerra Mundial, los portaaviones se han convertido en los grandes señores del mar, los buques en torno a los cuales las grandes potencias navales construyen sus flotas de guerra. Durante el conflicto, Estados Unidos y Japón usaron estos buques para sus ataques, pues era la única forma de tener presencia aérea en puntos tan lejanos de su territorio y, de hecho, ambos países tuvieron decenas de ellos.

Durante la segunda mitad del pasado siglo y lo que llevamos del XXI, ha primado la calidad sobre la cantidad y los nuevos portaaviones son auténticas ciudades flotantes capaces de asumir distintos tipos de misiones. Pero, ante todo, en un tiempo en el que la guerra convencional se ha convertido casi en algo del pasado, la función de estos gigantes del mar es, por encima de todo, un elemento disuasorio y un símbolo de poder.

De hecho, son muy pocos los países que, actualmente, cuentan con estos barcos en sus marinas de guerra, aunque también es cierto que hay muchos matices en lo que cada país considera que es un portaaviones, de modo que hay fuentes que le otorgan tres a Japón y otras que ninguno, del mismo modo que Italia tiene oficialmente dos, pero incluso en la página web de su Marina Militar los diferencia, definiendo a uno como portaaviones y al otro como portaaeronaves. En concreto, serían una docena, aunque Estados Unidos se sitúa en otro nivel con sus 11 unidades.

Completan el listado Australia, India, Reino Unido (que este mes de octubre ha puesto en funcionamiento el “Prince of Wales”, su segundo portaaviones), China e Italia, con dos buques cada uno, y Francia, Tailandia y España, con uno cada uno. Rusia también dispone de uno, el “Almirante Kuznetov”, pero está retirado del servicio para ser reparado, tiempo durante el cual, además, en 2019, sufrió un incendio que dejó varios heridos.

Cómo son, por países, estos portaaviones

Estados Unidos

La USS Navy cuenta entre su flota actual con 11 portaaviones, de los que 10 son de la clase Nimitz, los buques de guerra más grandes del mundo: USS Nimitz; USS Dwight D. Eisenhower; USS Carl Vinson; USS Theodore Roosevelt ; USS Abraham Lincoln; USS George Washington; USS John C. Stennis; USS Harry S. Truman; USS Ronald Reagan; y el USS George H.W. Bush.

Imagen del USS Harry S. Truman en el Océano Atlántico.
Imagen del USS Harry S. Truman en el Océano Atlántico. FOTO: La Razón (Custom Credit) U.S. Navy

Desde su puesto en marcha, en 1975, han sido la punta de lanza de la marina militar estadounidense. Están propulsados por dos reactores nucleares, tienen 332,85 metros de eslora y casi 41 metros de manga, mucho más grandes que la mayoría de barcos de este tipo de otros países, desplazan unas 97.000 toneladas de carga y alcanzan una velocidad de 30 nudos, a pesar de su gran tamaño. Incorporan como armas de defensa montajes OTAN Sea Sparrow, Phalanx CIWS y Rolling Airframe Missile (RAM).

Para que un portaaviones sea desplegado en operaciones, debe tener a bordo una de las diez Alas Aéreas Embarcadas existentes (en inglés: Carrier Air Wings, CVW). Los portaaviones pueden llevar un máximo de 130 F/A-18 Hornets o entre 85–90 aviones de diferentes tipos, pero la cantidad normal es de 64 aviones. Sin embargo, aunque la alas aéreas están completamente integradas en las operaciones de los portaaviones donde son desplegadas, son una entidad diferenciada. Además de las tripulaciones de las aeronaves, las distintas alas aéreas embarcadas cuentan con personal de apoyo para tareas de mantenimiento, trasiego de aviones en cubierta y hangares, armamento, y procedimientos de emergencia. Cada persona en la cubierta de vuelo usa ropa de diferente color para identificar fácilmente su función.

Un ala aérea embarcada típica puede incluir entre 12–14 F/A-18E o F Super Hornet como caza y ataque: dos escuadrones de 10–12 F/A-18C Hornet, con uno de esos a menudo proporcionado por el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos (VMFA), también como cazas y ataque; 4–6 EA-6B Prowler para guerra electrónica; 4–6 E-2C Hawkeye usados para alerta aérea temprana; C-2 Greyhound usados para tareas de logística; y un escuadrón de helicópteros antisubmarinos de 6–8 SH-60F y HH-60H Seahawk.

Paralelamente, el país ha puesto en marcha una nueva clase de portaaviones, la clase Gerald R. Ford, que sienta la base del futuro de la Armada. el primero de este tipo, el USS Gerald R. Ford, se puso en servicio en 2017 y será el principal activo para la respuesta a la crisis y el poder de ataque decisivo temprano en una importante operación de combate. Los portaaviones de la clase Gerald R. Ford y los grupos de ataque de portaaviones proporcionarán las capacidades básicas de presencia avanzada, disuasión, control del mar, proyección de potencia, seguridad marítima y asistencia humanitaria. La clase ofrece una capacidad de combate mejorada y mejoras en la calidad de vida de los marineros.

El USS Gerald R. Ford durante un ejercicio con una explosión programada en el Atlántico.
El USS Gerald R. Ford durante un ejercicio con una explosión programada en el Atlántico. FOTO: US NAVY/MC3 RILEY MCDOWELL HANDO EFE

Los portaaviones de la clase Gerald R. Ford y sus grupos de ataque proporcionarán las capacidades básicas de presencia avanzada, disuasión, control del mar, proyección de potencia, seguridad marítima y asistencia humanitaria. Las mejoras en el diseño del barco también permitirán que el ala aérea embarcada opere con menos personal. Se espera que las nuevas tecnologías y características de diseño del barco reduzcan la carga de trabajo de guardia y de mantenimiento para la tripulación.

De hecho, es el primer portaaviones diseñado con todos los servicios eléctricos, reduciendo los requisitos de mantenimiento y mejorando el control de la corrosión. El nuevo reactor A1B, El sistema electromagnético de lanzamiento de aeronaves (EMALS), el equipo de detención avanzado (AAG) y el radar de doble banda (DBR) ofrecen una capacidad mejorada con una dotación reducida. Además, el barco está optimizados para maximizar la tasa de generación de salidas (SGR) de los aviones de ataque, lo que resulta en un aumento del 33% sobre la clase Nimitz.

La configuración del barco y la planta de generación eléctrica están diseñadas para adaptarse a nuevos sistemas, incluidas las armas de energía directa, durante su vida útil de 50 años.

En este caso, tienen capacidad para transportar hasta 90 aeronaves, incluyendo el Boeing F/A-18E/F Super Hornet, Boeing EA-18G Growler, Grumman C-2 Greyhound, Northrop Grumman E-2 Hawkeye y Lockheed Martin F-35C Lightning II, helicópteros Sikorsky SH-60 Seahawk y vehículos aéreos no tripulado como el Northrop Grumman X-47B.

El siguiente de este tipo, el USS John F. Kennedy, está previsto que entre en servicio el próximo año y está ya en proyecto e Enterprise.

China

China cuenta actualmente con dos portaaviones y un tercero en proyecto. El Ejército Popular de Liberación de China se haya inmerso en un proceso de modernización para reforzar el poderío naval de la Armada, un plan que levanta suspicacias entre sus rivales, tanto en EEUU como en otros países de la región, especialmente por el conflicto en torno al Mar de China Meridional. La Armada del país asiático tiene 360 barcos y ya habría superado los 297 buques de la Armada estadounidense.

Su primer portaaviones, el Liaoning, era de fabricación soviética (Ucrania) y fue comprado de segunda mano en 1998 y posteriormente reacondicionado en China, en 2012. En 2019, Pekín botó el Shandong, el primero de fabricación china. Esta nave tiene 315 metros de eslora y desplaza 70.000 toneladas, con una velocidad máxima de 31 nudos. Es capaz de transportar 36 cazas J-15.

El portaaviones Shandong, el primero de fabricación china
El portaaviones Shandong, el primero de fabricación china FOTO: La Razón La Razón

El diseño del portaaviones se basa en gran medida en el primer portaaviones de China, el Liaoning, que fue construido a partir del casco parcialmente completo del portaaviones de clase Kuznetsov soviético Varyag. Conserva el despegue del salto de esquí , lo que limita su ala aérea a helicópteros y aviones de combate Shenyang J-15, y el barco está propulsado por calderas convencionales alimentadas por petróleo que impulsan ocho turbinas de vapor derivadas del diseño soviético instalado en el Liaoning. Mide unos 315 metros de largo, con un desplazamiento de aproximadamente 55,000 toneladas (70,000 cargadas).

Sin embargo, lleva modificaciones y actualizaciones en comparación con el Liaoning. Ha aumentado el almacenamiento de municiones y combustible, con una mayor capacidad de 44 aviones, ocho más que Liaoning. Tiene una cubierta de vuelo más amplia, la isla también ha rediseñado radares y un nuevo puente, mientras que el comando de la flota y la torre de control de vuelo están en pisos separados para mayor eficiencia. Incluye un sistema de radar activo de exploración escaneada electrónicamente (AESA).

El tercer portaviones chino será una obra de alta tecnología de 85.000 toneladas y 40 aviones, que incorporará un sistema de propulsión electromagnética (EMALS), similar al USS Ford de la la Armada de Estados Unidos. El experto Kris Osborn explica que “una catapulta electromagnética genera un lanzamiento fluido y suave que es diferente a un despegue tipo escopeta a vapor” y asegura que estará armado con cazas J-15 Flying Shark y J-31 de quinta generación .

Algunos medios han especulado con que este tercer portaaviones podría ser el primero de China propulsado con energía nuclear. Otros medios, en cambio, explican que China está planeando otro portaaviones (Tipo 003) de propulsión nuclear.

Un informe del Pentágono sobre la modernización militar de China señalaba que este portaaviones sería más grande que los dos primeros y estaría equipado con un sistema de lanzamiento de catapulta para acelerar los aviones durante el despegue. “Este diseño le permitirá soportar aviones de combate adicionales, aviones de alerta temprana de ala fija y operaciones de vuelo más rápidas”, según reza el documento del Departamento de Defensa estadounidense citado por la agencia Reuters.

Rusia

Rusia tiene en la actualidad un único portaaviones, el “Almirante Kuznetov”, a pesar de que no está operativo actualmente. El buque sufrió un accidente durante unas obras de mantenimiento en los astilleros de la región de Múrmansk. Al menos diez personas resultaron heridas.

El portaaviones, que fue retirado temporalmente del servicio para reparaciones rutinarias en 2018 , se encuentra en los astilleros Zviózdochka, en el noroeste de Rusia.

El “Almirante Kuznetsov” también fue noticia en octubre del año pasado: al salir del dique flotante PD-50, uno de los más grandes del mundo, se produjo un accidente que causó el hundimiento de la gigantesca instalación.

El portaaviones Almirante Kuznetsov navegando por aguas internacionales cerca del puerto de Dover, Reino Unid
El portaaviones Almirante Kuznetsov navegando por aguas internacionales cerca del puerto de Dover, Reino Unid
El portaaviones ruso «Almirante Kuznetsov»
El portaaviones ruso «Almirante Kuznetsov»

El portaaviones ruso, capaz de llevar a bordo más de cincuenta aeronaves y con un desplazamiento de hasta 55.000 toneladas, fue botado en 1985, pero no entró plenamente en servicio hasta 1995.

A fines de 2016, desde aguas costeras sirias, participó por primera vez en acciones bélicas: sus aviones participaron en los bombardeos contra las posiciones de los yihadistas en el territorio de Siria.

España

El buque anfibio portaeronaves “Juan Carlos I”, que sustituyó al “Príncipe de Asturias” es un buque multipropósito y el mayor buque de guerra construido en España en toda su historia. Su denominación OTAN es LHD (Landing Helicopter Dock). Continúa la larga tradición de la Armada de asignar a uno de sus buques principales el nombre propio del monarca reinante, mantenida desde la llegada de la Casa de Borbón al trono de España en 1700.

Avión Harrier en el Sky-Jump del LHD del Juan Carlos I.
Avión Harrier en el Sky-Jump del LHD del Juan Carlos I.

Según la propia web de la Armada, “el ‘Juan Carlos I’ supone una herramienta de la Armada para garantizar la capacidad de respuesta e influencia global a disposición del poder político, en apoyo a la creciente proyección internacional de España. Se trata de una unidad tecnológicamente avanzada, interoperable, adiestrada y alistada, lo cual le permite actuar con garantías de éxito en escenarios muy variados. Está diseñado y construido íntegramente en España, por lo que se trata de una muestra más de las capacidades alcanzadas por nuestra industria de defensa y redunda en su prestigio fuera de nuestras fronteras”.

Por tanto, no se trata solo de un buque de guerra, sino de un símbolo del poder militar, industrial y tecnológico de España, pues sitúa a nuestro país en la pequeña élite de naciones capaces, no ya de tener un portaaviones, sino de diseñarlo y construirlo con sus propios medios.

La dotación está formada por 295 personas: 31 oficiales, 53 Suboficiales, 66 Cabos Primeros y 145 Cabos y Marineros. Formamos parte de la dotación oriundos de toda España aunque principalmente gallegos y andaluces. Sin embargo cuando vamos de misión podemos ser hasta 1500 personas en esta pequeña “Ciudad Flotante”.

La capacidad aérea prevista es que pueda transportar y operar hasta 30 aeronaves entre helicópteros medios y pesados en perfil de operaciones anfibias, o bien entre 10 y 12 aviones F35B o AV-8B+, más un número similar de helicópteros medios, cuando actúe con perfil de misión de portaaviones.

Cubierta del buque Juan Carlos I
Cubierta del buque Juan Carlos I FOTO: La Razón (Custom Credit)

Tiene un desplazamiento de 26.000 toneladas, 231 metros de esolora y 32 de manga, su armamento está compuesto por cuatro ametralladoras de 12,7 m/m y está previsto instalarle en un futuro un Sistema Antimisil de Defensa de Punto (tipo ESSM o RAM). Incorpora como sensores un radar tridimensional LANZA-N de exploración aérea, con un alcance máximo de 250 millas; un conjunto de dos radares Aries gemelos de vigilancia de superficie y control de helicópteros, uno en proa y otro en popa de la superestructura; y un radar PAR (Precise Approach Radar) de aproximación que se utiliza para controlar las aeronaves que se aproximan a tomar en cubierta de vuelo, y control del espacio aéreo. Los equipos de guerra electrónica, REGULUS y RIGEL, son también desarrollos nacionales de la empresa INDRA. Los datos de los sensores son procesados en el sistema de combate SCOMBA

Tiene una utonomía de 9.000 millas y desarrolla una velocidad máxima de 15 nudos.

Reino Unido

La Royal Navy, aunque ha estado algunos años sin ningún portaaviones, en los últimos cuatro años ha puesto en servicio dos, el HMS Queen Elizabeth y el HMS Prince of Wales, los buques insignia de la nación y los más grandes y avanzados jamás construidos en este país.

Tras la incorporación este mismo mes de septiembre del HMS Prince of Wales y en 2017 del HMS Queen Elizabeth, Reino Unido ha vuelto a ser una gran potencia naval. Inicialmente, los barcos llevaron helicópteros de su propio escuadrón dedicado. La amplia cubierta de vuelo y el hangar pueden acomodar cualquier helicóptero en el inventario militar de Gran Bretaña y, desde 2020, incorporaron el F35 Lightning II , el caza-bombardero furtivo más avanzado del mundo, de despegue vertical, que sustituye a los anticuados Harrier. Hasta 36 de estos aparatos podría transportar

El Queen Elizabeth y el Prince of Wales vuelven a la base de Portsmouth
El Queen Elizabeth y el Prince of Wales vuelven a la base de Portsmouth FOTO: La Razón (Custom Credit) Royal Navy

El ala aérea será flexible, de manera que los portaviones puedan realizar cualquiera de las siguientes misiones de Proyección de poder o CEPP (carrier-enabled power projection).

  • Portaaviones de ataque, con dos escuadrones al menos F-35B y dos versiones del helicóptero Merlin HM2 (Crowsnest de alerta temprana y el estándar HM2).
  • Portaaviones litoral, con tropas de asalto helitransportadas apoyadas por helicópteros CH-47 Chinook, Merlin, AH-64 Apache y Wildcat . * Disposición mista de “ataque expedicionario”, con algunos F-35B, helicópteros y un comando de Royal Marines.

Con sus 65.000 toneladas de desplazamiento total, sus 280 metros de esloray 70 de manga, 1.600 literas para la tripulación, una tripulación de 679 personas, y 10,000 millas náuticas de autonomía, estos buques son de los más avanzados en su categoría. Incorpora sensores de radar Thales S1850M de largo alcance, Ultra Electronics Series 2500 Electro Optical System (EOS) and Glide Path Camera (GPC). En cuanto al armamento, dispone de Phalanx CIWS, cañones de 30 mm y ametralladoras ligeras para amenazas asimétricas.

El portaaviones HMS Queen Elizabeth británico
El portaaviones HMS Queen Elizabeth británico FOTO: La Razón (Custom Credit)

En principio, tendrán su base operativa en la base naval de Portsmouth, al sur de Inglaterra.

Italia

Italia cuenta con dos buques para transportar aeronaves, el Cavour y el Garibaldi, aunque en la propia web de la Marina Militare italiana solo consideran portaaviones al primero y al segundo portaeronaves.

Entre las diferentes características del Cavour, el buque insignia delpaís, se destacan las siguientes destacan su capacidad de embarcar y operar con todo tipo de aeronaves suministradas a la Armada: Helicópteros (EH 101, NH 90 y SH 3D), aeronaves AV-8B, así como, en el futuro, JSF (Joint Strike Fighter).

Portaaviones Cavour
Portaaviones Cavour FOTO: La Razón (Custom Credit)

La cabina de vuelo se extiende de proa a popa con una pista paralela al eje longitudinal y un salto de esquí (trampolín), que asegura que la aeronave pueda despegar con la máxima carga útil. El hangar está dimensionado para acomodar hasta 12 helicópteros o, alternativamente, 8 aviones. El movimiento entre el hangar y la cabina de vuelo está asegurado por dos ascensores de 30 toneladas.

Tiene 220 metros de eslora y 34 de manga. El hangar se puede utilizar, parcial o totalmente, para el transporte de vehículos con ruedas o sobre orugas: 100 vehículos ligeros (vehículos todoterreno VM) o 50 vehículos medianos (LVTP 7 anfibios, VCC 80 vehículos blindados Dardo) o 24 vehículos pesados (MBT Ariete de 60 toneladas) o vehículos de combate blindado.

Se trata, por tanto, de un portaaviones adecuado para operar una gran cantidad de helicópteros pesados de largo alcance y aeronaves STOVL ( Short Take Off Vertical Landing ), al tiempo que realiza funciones de comando y control de operaciones mediante comandos complejos.

Los sistemas de armas con los que está equipada la Unidad son los Albatros con suministro de 48 misiles antiaéreos Aspide, el Dardo para defensa puntual, que consta de tres complejos acoplados. La Unidad también cuenta con capacidades antisubmarinas con un SONAR con casco y dos lanzadores de torpedos para el uso de Torpedos tipo Mk 46 y MU90.

El Garibaldi, por su parte, entró en servicio en 1985 y fue el buque insignia de la Armada italiana hasta 2012, cuando llegó el Cavour. El buque tiene las típicas líneas externas de un portaaviones tradicional y su construcción surgió de la necesidad de la Armada de contar con una unidad de tierra alta antiaérea, antibuque y antisubmarina. Está equipado con sistemas electrónicos de última generación para cubrir todos los campos de acción, ya sean los dirigidos a los sistemas de vigilancia aérea y naval, el entorno submarino, las operaciones de guerra electrónica o las comunicaciones.

Portaaeronaves italiano Garibaldi
Portaaeronaves italiano Garibaldi FOTO: La Razón (Custom Credit)

Tiene 180,2 metros de eslora y 30,4 de manga, alcanza una velocidad de 30 nudos, una autonomía de 7.000 millas y puede embarcar entre 12-18 aviones (AB 212, EH-101 o / y AV-8B Plus) así como helicópteros EH101, AB212 y SH90A / MH90A, configurables de diferentes formas.

Como armamento incorpora dos lanzadores Albatros de 8 celdas (con misiles S / A Aspide) y tres sistemas Dardo AM / AA (con ametralladora Breda 40/70).

Francia

El Charles de Gaulle es el portaaviones de la Marina francesa. Con el grupo de ataque articulado en torno a este buque, Francia tiene un instrumento político y estratégico líder. Combinando autonomía de acción, flexibilidad de uso, potencia, movilidad y resistencia, el Charles de Gaulle constituye un instrumento privilegiado para la proyección del poder hacia la tierra y también permite controlar los espacios aéreos y marítimos o defender el territorio.

Gracias a los aviones de combate y la vigilancia aérea, el portaaviones puede liderar el ataque de objetivos terrestres, fuerzas navales, proporcionar cobertura aérea en un teatro de operaciones en tierra o en el mar y apoyar operaciones. Capaz de viajar hasta 1.000 kilómetros por día, es de propulsión nuclear y puede transportar hasta 40 aeronaves (aviones Rafale, e2 Hawkeye y helicópteros) y hasta 2.000 personas entre marinería y tropas.

Imagen del porta aviones francés Charles
Imagen del porta aviones francés Charles

Su eslora es de 261,5 m y la manga de 64,36 m, desplaza 42.500 toneladas y alcanza hasta 27 nudos de velocidad.

El presidente francés, Enmanuel Macron, anunció el pasado año que Francia ya trabaja en la construcción de un nuevo portaaviones mucho mayor que el actual. Tendrá 300 metros de largo y un peso muerto de 75.000 toneladas, lo que equivale a aproximadamente 1,5 veces el tamaño del Charles de Gaulle, que se ha desplegado para operaciones militares internacionales en Irak y Siria en los últimos años, según los asesores presidenciales franceses. El nuevo buque podrá transportar hasta 30 aviones de combate Rafale o el sucesor del avión de combate Dassault que actualmente están desarrollando Francia, Alemania y España. El ejército francés inicialmente se había inclinado hacia un barco con propulsión convencional, pero luego optaron por un barco de propulsión nuclear, a pesar de los costos de construcción más elevados, por razones técnicas y estratégicas. En cualquier caso, nunca sería un segundo portaaviones, sino que sustituiría al actual.

Maqueta del nuevo portaviones francés
Maqueta del nuevo portaviones francés FOTO: La Razón (Custom Credit)

Australia

Australia, por su situación geográfica y por el hecho de ser la mayor isla del mundo con miles de kilómetros de costa, necesita una marina de guerra fuerte y para ello cuenta con dos portaaviones basados en el mismo modelo que el Juan Carlos I español, un Landing Helicopter Dock como lo denomina la OTAN o buque de asalto anfibio y que destaca por su gran versatilidad.

Se trata del LHD Canberra y el LHD Adelaida, que proporcionan a las Fuerzas de Defensa de Australia uno de los sistemas de despliegue anfibio aire-tierra-mar más capaces y sofisticados del mundo. Estos barcos de 27.000 toneladas pueden desembarcar una fuerza de más de 1.000 personas en helicópteros y embarcaciones, junto con todas sus armas, municiones, vehículos y provisiones.

El Adelaide y el Canberra llega a puerto en Sidney
El Adelaide y el Canberra llega a puerto en Sidney FOTO: La Razón (Custom Credit)

La construcción del casco hasta el nivel de la cubierta de vuelo, incluida la mayor parte del acondicionamiento, se llevó a cabo en el astillero Ferrol-Fene de Navantia, en España. Luego, el casco se envió al astillero Williamstown de BAES en Victoria para la instalación de la estructura de la isla. Los módulos de la isla se construyeron en varios sitios de Australia antes de ser trasladados a Williamstown para su instalación final en la cubierta de vuelo.

El objetivo de estos buques es embarcar, transportar y desplegar una fuerza embarcada junto con su equipo y unidades de aviación, así como llevar a cabo o apoyar misiones humanitarias.

El Canberra se puso en servicio el 28 de noviembre de 2014 y el Adelaide el 4 de diciembre de 2015. Tiene cuatros cubiertas principales y fue diseñado con el menor calado posible para permitirle operar en puertos secundarios y puertos, así como maniobrar tácticamente en aguas poco profundas. La velocidad máxima supera los 20 nudos con un alcance de 6.000 millas, una velocidad máxima sostenida de 19 nudos en condiciones de carga completa y una velocidad de crucero económica de 15 nudos con un alcance de 9.000 nm.

Imagen del LHD Canberra
Imagen del LHD Canberra FOTO: La Razón (Custom Credit)

El LHD tiene una rampa / puerta de popa que proporciona acceso al muelle del pozo para las embarcaciones de desembarco y los vehículos junto con una rampa fija (playa de acero) entre el muelle del pozo y la plataforma de carga / vehículos pesados (1.410m2). Además, dos puertas de rampa laterales están ubicadas en el lado de estribor y brindan acceso al muelle a la plataforma de carga / vehículo pesado para vehículos de hasta 65T. El acceso vehicular entre las cubiertas de vehículos pesados y livianos se logra a través de una rampa fija ubicada en el lado de babor.

Este LHD puede estar tripulado conjuntamente con personal de la Armada, el Ejército y la Fuerza Aérea que forman la compañía del barco.

El buque puede operar con helicópteros MRH-90 Taipan; Chinook CH-47; Blackhawk; Tigre ARH o Romeo Seahawk. De hecho, permite, por ejemplo, operaciones simultáneas de despegue y aterrizaje; alternativamente, puede soportar operaciones simultáneas de despegue y aterrizaje de cuatro Chinooks CH-47.

También hay ascensores para municiones, provisiones y heridos. Se pueden cargar hasta 110 vehículos, según el tamaño y la configuración, en las dos cubiertas de vehículos

Los Sistemas de Comando y Control (C2) y Combate estarán compuestos por sistema de gestión de combate; amplia infraestructura de TIC para respaldar los sistemas de soporte de comando del ADF y proporcionar capacidad C2 para la fuerza embarcada; radar de búsqueda aérea 3D; control de helicópteros y radar de superficie; radar de navegación; conjunto de ESM / ECM; sistemas de vigilancia electroópticos e infrarrojos; sistema de navegación integrado, que incluye un puente integrado, sensores de navegación, AIS y WECDIS.

El LHD estará equipado con una serie de sistemas defensivos que incluyen sistema de defensa anti-torpedo remolcado (Nixie); cuatro pistolas automáticas de 20 mm; ametralladoras de 6 x 12,7 mm y un sistema de señuelo de misiles activo - Nulka (reserva de peso y espacio).

Tiene un eslora de 230.82 metros, una manga de 32 y desplazamiento a plena carga de 27.500 toneladas.

India

India, una de las grandes potencias mundiales, cuenta en su flota militar con dos portaaviones, uno de ellos de segunda mano comprado a Rusia y modenrizado, y un segundo de fabricación india cuya puesta en servicio está prevista para el próximo año.

El INS Vikramaditya es un portaviones de origen soviético, modernizado en Rusia y botado nuevamente para la Armada India desde 2013.1 Destacado en la base naval de Karwar, cuenta con una tripulación de 1600 marineros y 145 oficiales. El portaviones pertenece a los buques militares de la URSS de clase Kiev o tipo 1143, que sería sucedidos por la clase Almirante Kuznetsov. Durante los años 1978 y 1982, el buque fue construido en la ciudad de Mykolaiv en el mar Negro. En 1987 comenzó su servicio en la Armada Soviética con el nombre de Baku. Con el surgimiento de Rusia, se renombró como Admiral Gorshkov y continúo en servicio hasta el año 1996.

La India adquirió la nave en 2004 bajo el acuerdo de someter el buque a una reforma importante, completando las pruebas durante 2013. El 16 de noviembre se comisiono en una ceremonia en la ciudad de Severodvinsk en Rusia. El 14 de junio de 2014, el primer ministro de la India, presentó en público el INS Vikramaditya.

El INS Vikramaditya (ex- Gorshkov), durante unas maniobras
El INS Vikramaditya (ex- Gorshkov), durante unas maniobras FOTO: La Razón (Custom Credit)

El INS Vikrant, construido por el astillero de Cochin Shipyard Limited, inició el pasado 4 de agosto sus pruebas tras salir del puerto de Cochín, en cuyo astillero ha sido construido. El trabajo sobre el diseño del buque comenzó en 1999 y la quilla fue puesta en grada en febrero de 2009. El casco de la nave fue flotado fuera de su dique seco el 29 de diciembre de 20114 y botado en 2013. Será el primer portaaviones de la clase Vikrant y tiene 262 metros de eslora, 60 de manga y desplaza alrededor de 40 000 toneladas métricas. Dispone de un sistema de despegue corto pero recobro mediante detención configurado con una rampa ski-jump. Puerde embarcar aeronaves como el MiG-29K. Se espera que lleve a un grupo aéreo de hasta treinta aeronaves, que incluirá hasta 20 aeronaves de ala fija, principalmente Mikoyan MiG-29K y la variante naval del HAL Tejas Mark 2, además de llevar 10 helicópteros Kamov Ka-31 o Westland Sea King. El Ka-31 cumplirá el rol de alerta temprana aerotransportada (AEW) y el Sea King ofrecerá la capacidad de guerra antisubmarina (ASW).

Según las autoridades del país, el Vikrant ha sido construido al 75% con materiales y sistemas de origen indio, incluido el acero, del que India es uno de los líderes mundiales en producción.

Tailandia

Además de Australia, también Tailandia basa su único portaaviones en un buque español, en este caso el Príncipe de Asturias, dado de bajo por la Armada tras la entrada en servicio del Juan Carlos I.

En este caso se trata del HTMS Chakri Naruebet, construido en Ferrol, por la Empresa Nacional Bazán (ahora Navantia) entre 1994-1996. Fue entregado a Tailandia en 1997. Está oficialmente clasificado como portahelicópteros de patrulla oceánico. También tiene la capacidad de operar aparatos tipo V/STOL gracias al Ski-Jump de 12º de proa y de proporcionar servicios de apoyo a la población civil, como helipuerto u hospital avanzado, así como transporte de tropas. Como curiosidad, la nave está equipada con unas habitaciones especialmente habilitadas para la Familia Real Tailandesa. Las principales misiones del portaaviones son la vigilancia de la Zona Económica Exclusiva de Tailandia, búsqueda y rescate, y transporte de tropas. Es el portaaviones más pequeño actualmente en servicio en el mundo, y el único que ha sido fabricado de nueva construcción en un país para la armada de otro.

El HTMS Charkrinaruebet en el mar de Corea del Sur
El HTMS Charkrinaruebet en el mar de Corea del Sur FOTO: La Razón (Custom Credit)

Tiene una eslora 182,6 metro y 21,9 m de manga. Puede embarcar seis aviones AV-8S Harrier, aunque fueron retirados en 2006, así como seis helicópteros Sikorsky S-70B Seahawk.

Otros países

Otros países que no tienen portaaviones propiamente dichos, pero sí buques similares son Brasil, que cuenta con un buque de asalto anfibio del tipo portaaviones, el NAM Atlantic, que permite a la Marina mantener su capacidad de uso de medios aéreos. El anteriormente HMS Ocean tenía 20 años cuando fue vendido a Brasil por la Marina Real Británica, tras ser sometido a un amplio programa de modernización años antes.

Corea del Sur, por su parte, trabaja en el diseño del primer portaaviones de la historia de Corea del Sur, en el que compiten varias empresas como la italiana Fincantieri, que ha suscrito un acuerdo con la firma local Daewoo Shipbuilding & Marine Engineering (DSME) para apoyar el diseño conceptual del CVX, como se denomina en código el futuro barco, que previsiblemente estará listo en 2033.

Se trata de un programa estimado en 2.000 millones de dólares en el que también compite la coreana Hyundai Heavy Industries. Seúl prevé la licitación del diseño básico del buque durante esta segunda mitad de 2021, para posteriormente completar el diseño de detalle y la construcción del portaviones.

La Armada de Japón no tiene en la actualidad ningún portaaviones, aunque trabaja en convertir dos buques de guerra que denominaba “destructores portahelicópteros”. Se trata de los barcos de la clase Izumo, el JDS Izumo y el JDS Kaga, que desplazan 27.000 toneladas y tiene 248 metros de eslora. Se tratará, así, de los primeros portaaviones que tenga Japón desde el final de la II Guerra Mundial.

Según Infodensa, el país ya trabaja en su conversión, que no incluirá finalmente la fórmula del Sky-jump (rampa de salto) de la que se sirven los portaaviones británicos, italianos y el LHD Juan Carlos I español para facilitar el despegue. Las naves japonesas sí reformarán su proa, pero para asemejarla a la de los buques anfibios estadounidenses desde los que operan los F-35B, de forma que pasarán a adoptar un diseño cuadrado, en vez del trapezoidal que ahora presentan. De esta manera los barcos mantendrán más espacio en cubierta (como los de la clase Wasp y America norteamericanos) pero sus aviones no podrán operar con más combustible y armamento como les facilita la fórmula del Sky-jump a estas aeronaves STOVL (siglas en inglés de despegue corto y aterrizaje vertical).

El Izumo ya se encuentra en la primera etapa de conversión en portaaviones. Las modificaciones de los dos barcos están programadas para coincidir en dos etapas principales con los periodos de mantenimiento previstos para ambos cada cinco años.

Paralelamente, el Departamento de Estado de Estados Unidos autorizó el pasado verano la posible venta a Japón de 42 aviones de combate de quinta generación F-35. Con este trámite se han confirmado los planes nipones para contar con nuevas aeronaves con las que podrá operar desde sus futuros portaaviones.

Tokio mantiene desde el fin de la Segunda Guerra Mundial una política militar que rechaza cualquier planteamiento ofensivo. De ahí que sus Fuerzas Armadas incluyan el término Autodefensa y de ahí que en la redacción de los documentos donde se habla de los futuros portaaviones se les denomina como “destructor con capacidades multifuncionales”.