Europa

Erdogan expulsa a diez embajadores occidentales por apoyar a un activista

Los diplomáticos firmaron un manifiesto conjunto para pedir la liberación de Osman Kavala, un empresario opositor en prisión preventiva desde hace cuatro años

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró que "quienes no conocen ni entienden Turquía se irán”
El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró que "quienes no conocen ni entienden Turquía se irán” FOTO: SPUTNIK via REUTERS

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha iniciado el proceso para la expulsión de diez embajadores de países occidentales –Estados Unidos, Alemania, Suecia, Finlandia, Noruega, Dinamarca, Francia, Canadá, Países Bajos y Nueva Zelanda- por haber publicado esta semana un texto conjunto en que solicitan la libertad del activista y opositor turco Osman Kavala.

“He ordenado a nuestro ministro de Exteriores [Mevlit Cavusoglu] que declare a estos diez embajadores ‘persona non grata’ cuanto antes. No podemos darnos el lujo de albergarlos en nuestro país”, aseguraba este sábado el presidente turco en declaraciones recogidas por varios medios locales. “Tienen que conocer y entender a Turquía”, añadió Erdogan, quien calificó además de “indecentes” a los embajadores.

La Convención de Viena de 1963 establece que cuando un Estado declara ‘persona non grata’ al embajador de otro, el país que ha enviado a dicho embajador debe retirarlo en un plazo concreto de tiempo. Si no ocurre así, el país receptor puede expulsarlo.

Kavala, de 64 años, permanece desde octubre de 2017 en prisión preventiva. La Justicia turca le acusa de “conspirar contra el Estado” por haber supuestamente financiado e instigado las protestas de 2013 y de haber participado en la tentativa de golpe de Estado de 2016, entre otros delitos. El activista y empresario, que niega todas las acusaciones, se expone a cadena perpetua. Tendrá que comparecer ante un tribunal el próximo 26 de noviembre.

Por su parte, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha solicitado la libertad del activista y filántropo en varias ocasiones asegurando que su detención es “arbitraria e ilegal”. El pasado mes de septiembre, el Consejo de Europa, del que Turquía es miembro, amenazó al Gobierno turco con sanciones

por el caso del filántropo y opositor. El pasado día 9 la UE pedía, a través del servicio de Acción Exterior, la liberación de Kavala.

El martes, un día después de la publicación del comunicado, los embajadores de los citados países occidentales fueron convocados por el ministro de Exteriores turco. El texto suscrito por los diez representantes diplomáticos lamentaba que “la demora persistente en su proceso [del activista Osman Kavala] ensombrece el respeto de la democracia, del Estado de Derecho y de la transparencia del sistema judicial turco”.