Asia

Crece la tensión entre China y Taiwán después de que Xi Jinping exhiba su poderío militar en el Pacífico

Pekín aumenta así su presión sobre Taipéi con nuevas incursiones aéreas a lo largo de este mes

China, el segundo país por gasto militar del mundo, envió al Pacífico un total de siete aeronaves PLA
China, el segundo país por gasto militar del mundo, envió al Pacífico un total de siete aeronaves PLA larazon

La tensa relación entre Taiwán y China ha vuelto a ser noticia después de Taipéi volviese a denunciar este martes que aviones chinos sobrevolaron su Zona de Identificación de Defensa Aérea (ADIZ). A primeros de octubre se trató de un número récord con 150 aviones militares, una maniobra que Pekín describió como “acciones necesarias para defender la soberanía nacional y la integridad territorial”.

En esta ocasión, China -el segundo país por gasto militar del mundo- envió un total de siete aeronaves PLA al Pacífico: un avión de comando, control y comunicaciones Y-8; un aparato de reconocimiento Y-8; una aeronave de guerra electrónica Y-8; dos aviones de combate J-16; un helicóptero de carga Mi-17 y un helicóptero de ataque WZ-10.

También esta semana un total de cinco navíos chinos y cinco rusos atravesaron por primera vez los estrechos de Tsugaru y Osumi para patrullar el Pacífico de manera conjunta. Y es que al parecer el Ejército Popular de Liberación (EPL) llevaba a cabo una simulación de un ataque submarino contra un puerto, en lo que los medios estatales han indicado que “generó una gran cantidad de datos que podrán emplearse en el futuro en combate para atacar puertos enemigos y contribuir a cortar líneas de suministro del contrario”.

“Demostración de fuerza” de Pekín

El ministro de Defensa nipón, Nobuo Kishi, explicó que el paso de los buques chinos y rusos se trata claramente de una “demostración de fuerza” hacia Japón sin precedentes. A pesar de que se trata de aguas internacionales, el cruce de las dos flotas “claramente demuestra el clima cada vez más serio de seguridad que rodea a Japón”, afirmó el ministro. Y es que las maniobras militares por parte de China preocupan cada vez más en una región que invierte más en armamento militar.

Estas acciones -otra más en la cooperación militar que Moscú y Pekín realizan desde hace varios años- parecen una respuesta a las de gran escala que desarrollaron en septiembre EE UU y aliados como Reino Unido, Canadá u Holanda en las cercanías de Taiwán, al igual que la aparición de AUKUS, el pacto de defensa creado recientemente entre Washington, Canberra y Londres.

Por otro lado, Pekín completó este verano dos pruebas de un misil hipersónico que había conseguido entrar en órbita y dar la vuelta al mundo antes de golpear su objetivo, unas pruebas que el Gobierno del presidente chino Xi Jinping ha negado. La realidad es que el proceso de modernización del EPL, el ejército del Partido Comunista de China (PCCh), avanza a tal ritmo que cada pocos días se anuncia un nuevo progreso o una nueva actividad.

La hoja de ruta de China

China, que se encuentra actualmente desarrollando misiles balísticos, nuevos submarinos nucleares y portaaviones, pretende culminar la remodelación de sus fuerzas para 2035 y poder competir con Estados Unidos.

Sin duda alguna, Xi continúa ejerciendo una presión cada vez mayor sobre Taiwán a través de sus reiteradas incursiones aéreas en el Pacífico y asegurando que la unificación debe llevarse a cabo tarde o temprano.

Lo que está claro es que tanto las incursiones de aviones de China como la modernización de sus bases aéreas son una advertencia a Taiwán. Xi marca presencia y muestra capacidades, quedando en manos de la Taipéi y su aliado EE UU la eventual respuesta y lo que pueda venir como consecuencia de ello.