Cómo la subida del precio de la energía podría obstaculizar la recuperación

Los “shocks” energéticos del pasado se han asociado no solo con la inflación, sino también con profundas recesiones

Las crisis energética podría contribuir a desarrollar las energías limpias
Las crisis energética podría contribuir a desarrollar las energías limpiasThe Economist

Los precios del combustible durante el último mes muestran la misma vertiginosa pendiente ascendente que un recuento de casos de covid-19 durante una ola particularmente brutal. Los precios del carbón y del gas han tocado máximos históricos. Los precios al contado de la gasolina en Asia aumentaron casi un 1.000% el año pasado. El coste del petróleo se ha disparado a medida que la escasez de otros combustibles ha elevado la demanda de crudo.

Los crecientes costes de la energía son, en muchos aspectos, una expresión del mismo fenómeno que impulsa los retrasos en la cadena de suministro en todo el mundo. Un repunte inesperadamente fuerte de la demanda ha provocado un estancamiento de la oferta. Las interrupciones, como la escasez en la producción de energía hidroeléctrica causada por las sequías, han exacerbado la escasez. También lo ha hecho la prisa por impulsar los bajos inventarios en respuesta a la crisis energética. Pero el aumento de los precios del combustible también es más siniestro que los problemas de la cadena de suministro. Los “shocks” energéticos del pasado se han asociado no solo con la inflación, sino también con profundas recesiones, como lo ejemplifican las tribulaciones económicas de los años setenta.

¿Qué nos depara la última crisis?

Las consecuencias inflacionistas de la energía costosa ya son evidentes. En la zona euro, la inflación anual general saltó al 3,4% en septiembre debido a un salto del 17,4% en los costes energéticos. La inflación subyacente (que excluye los precios de los alimentos y la energía) aumentó en un 1,9% más modesto. En Estados Unidos, la inflación subyacente fue más alta en septiembre, el 4%. Pero un aumento del 24,8% en los costes de energía hizo que la tasa general subiera aún más, hasta el 5,4%. Es probable que estas cifras aumenten aún más en los próximos meses, ya que los disparados precios del combustible en octubre aún no se han incorporado a las estadísticas.

La contribución de la energía a la inflación comenzará a disminuir una vez que los precios se estabilicen, como puede ocurrir en los próximos meses, e incluso antes si el invierno no resulta más frío de lo habitual. Un análisis reciente realizado por economistas del banco Goldman Sachs sugiere que el efecto de los costes de la energía en la tasa de inflación interanual de Estados Unidos se situó en 2,15 puntos porcentuales en septiembre y probablemente aumentará a 2,5 puntos porcentuales a finales de este año, teniendo en cuenta la tasa general al 5,8%, manteniendo los otros componentes constantes, antes de que eventualmente se vuelva ligeramente negativa para finales de 2022.

¿Qué pasa con el daño al crecimiento? El factor predominante, al menos a corto plazo, es el efecto sobre el consumo y la inversión. En horizontes de tiempo cortos, los hogares y las empresas no pueden reducir fácilmente el uso de energía en respuesta al aumento de los costes, dejando menos para gastar en otros bienes y servicios. Este efecto, según el trabajo de Paul Edelstein de State Street, un banco, y Lutz Kilian del Banco de la Reserva Federal de Dallas, se concentra en el consumo de bienes duraderos; un aumento del 10% en el precio de la energía se asocia con una disminución del 4,7% en el gasto en bienes duraderos (y una caída particularmente grande en las compras de vehículos).

Sin embargo, los investigadores también señalan que el consumo tiende a caer más en respuesta al aumento de los costos del combustible de lo que cabría esperar dada la participación de la energía en los presupuestos. Eso parece deberse a que los choques energéticos tienden a deprimir el sentimiento. James Hamilton de la Universidad de California en San Diego, estudia los choques históricos del petróleo y encuentra que un aumento del 20% en el precio real de la energía está asociado con una caída de 15 puntos en un índice de confianza del consumidor. (Un indicador del sentimiento estadounidense recopilado por la Universidad de Michigan ha caído casi 17 puntos desde abril de 2021).

Una recesión inducida por la energía podría mitigarse si los consumidores afrontan facturas más elevadas aprovechando los ahorros. Para fines de 2020, los hogares de las grandes economías ricas habían acumulado ahorros “excedentes”, o superiores a lo normal, equivalentes a más del 6% del PIB. No obstante, los analistas de Goldman calculan que la energía costosa reducirá la tasa de crecimiento del consumo en Estados Unidos en 0,4 puntos porcentuales este año y en 0,5 puntos en 2022. Quienes se inclinan a ver el tanque de gasolina medio lleno pueden notar que un crecimiento más lento del consumo podría ayudar aliviar las tensiones en las cadenas de suministro, que se han visto afectadas por una demanda especialmente fuerte de bienes duraderos. Aquellos que se quejan de que está medio vacío pueden preocuparse de que los cortes de energía en lugares como China puedan provocar aún más escasez.

Fundamentalmente, el precio del impacto dependerá de cómo respondan los bancos centrales. Los precios de los combustibles tienden a influir en las expectativas de inflación de los hogares. Esa será una mala noticia para los banqueros centrales, que ya están preocupados por la alta inflación. La investigación de Kilian y Xiaoqing Zhou, también de la Fed de Dallas, sugiere que los precios de la energía influyen principalmente en las expectativas a corto plazo, más que en las más alejadas. Esas expectativas podrían ajustarse con la misma rapidez cuando caigan los precios de la energía. No obstante, algunos bancos centrales, como el Banco de Inglaterra , pueden preocuparse de que el “shock” energético agrave el riesgo de que las expectativas de inflación se desvíen de sus objetivos. Pero el dilema es que, si reaccionan de forma exagerada, deprimen aún más el consumo e inducen una presión deflacionaria, justo cuando los precios de la energía vuelven a la tierra.

Una pena, los combustibles

Cuanto más tiempo permanecen altos los precios, más evolucionan sus efectos. Los hogares y las empresas podrán reducir mejor su exposición a la energía. De hecho, el trabajo de John Hassler, Per Krusell y Conny Olovsson, del Instituto de Estudios Económicos Internacionales de Estocolmo, sugiere que la energía costosa afecta la naturaleza de la innovación. Las empresas dirigen sus esfuerzos inventivos para economizar en insumos escasos. Cuando la energía es abundante, se centran en la innovación que ahorra capital o mano de obra. Cuando la energía escasea, por el contrario, las empresas hacen más para mejorar la eficiencia energética de la producción y la innovación sufre, como sucedió en la década de 1970.

Sin embargo, la medida en que se repite la historia también depende de lo que hagan los Gobiernos. Podrían proteger a los clientes de los precios más altos de la energía, lo que sería políticamente popular pero retrasaría el momento de la transición de los combustibles sucios. O podrían fomentar una mayor inversión en capacidad de energía renovable, de modo que las restricciones energéticas sean menos vinculantes. Una acción tan audaz podría poner fin a la amenaza que representan el carbón, el gas y el petróleo costosos, de una vez por todas.