Bosnia y Herzegovina, en peligro “inminente” de desintegrarse y sumirse en una nueva guerra

El alto representante del país, Christian Schmidt, advirtió a la ONU de que el territorio está “en un peligro real” de dividirse

Segun Schmidt, los separatistas de Serbia han amenazado con recrear su propio ejército, lo que dividiría las fuerzas armadas nacionales en dos.
Segun Schmidt, los separatistas de Serbia han amenazado con recrear su propio ejército, lo que dividiría las fuerzas armadas nacionales en dos. AP

Christian Schmidt, alto representante de Bosnia y Herzegovina, ha alertado que el país está en peligro “inminente” de desintegrarse, así como que existe una perspectiva “muy real” de que se vuelva al conflicto, según aparece en un informe de la ONU y comunica The Guardian.

Segun Schmidt, los separatistas serbios han amenazado con recrear su propio ejército, lo que dividiría las fuerzas armadas nacionales en dos. Si cumplieran su advertencia, tendría lugar una nueva guerra. El informe, que fue entregado al secretario general de la ONU, António Guterres, el pasado viernes, advierte que Bosnia se enfrenta a “la mayor amenaza existencial del período de posguerra”.

El mes pasado, la policía serbia de Bosnia llevó a cabo ejercicios “antiterroristas” en el monte Jahorina. “Esto equivale a la secesión sin proclamarla”. “Si la fuerza armada de Bosnia y Herzegovina se dividiera en dos o más ejércitos, el nivel de presencia militar internacional requeriría una reevaluación”.

La entrega de este informe coincide cuando el consejo de seguridad de la ONU estaba renovando su resolución anual. Moscú amenaza con bloquear la resolución a menos que se eliminen todas las referencias a este representante, pues el Kremlin se opuso a su nombramiento y se niega a reconocer su autoridad. “La falta de respuesta a la situación actual pondrían en peligro los acuerdos de Dayton, mientras que la inestabilidad en Bosnia y Herzegovina tendría implicaciones regionales más amplias. Las perspectivas de más división y conflicto son muy reales”.

Estos acuerdos se refieren al tratado de paz firmado en 1995 por el que Croacia y Yugoslavia pusieron fin a la guerra de Bosnia en la que, lógicamente, también estaba inmerso este país. Los acuerdos fueron impulsados por el ex presidente estadounidense Bill Clinton, firmados en Dayton (Estados Unidos) y ratificados en París. Con la firma del Acuerdo, los tres Estados balcánicos se comprometieron a guiarse en sus relaciones de acuerdo con la Carta de las Naciones Unidas, con el que pasarían a respetar plenamente “la igualdad soberana de las demás”, y arreglando las controversias por medios pacíficos, absteniéndose “de todo acto, mediante amenaza o uso de la fuerza o por otro medio, contra la integridad territorial o la independencia política de Bosnia y Herzegovina o de cualquier otro Estado”. Además, la República Federativa de Yugoslavia, y Bosnia y Herzegovina, se reconocieron mutuamente como “Estados soberanos independientes dentro de sus fronteras internacionales”.