Ortega se apoya en Rusia para su farsa electoral

La donación de vacunas, 250 buses y el nuevo busto del astronauta Yuri Gagarin en Managua evidencian que Putin es el gran aliado del régimen sandinista

Fotografía de archivo fechada el 19 de julio de 2018 que muestra al presidente Daniel Ortega durante la conmemoración del 38 aniversario de la revolución popular sandinista, en Managua
Fotografía de archivo fechada el 19 de julio de 2018 que muestra al presidente Daniel Ortega durante la conmemoración del 38 aniversario de la revolución popular sandinista, en Managua FOTO: Jorge Torres EFE

“¿Quién sostiene al presidente nicaragüense Daniel Ortega en el exterior?”. La pregunta del escritor exiliado y ex vicepresidente de Nicaragua durante el primer gobierno de Ortega, Sergio Ramírez, es una de las claves de las elecciones presidenciales de este domingo marcadas por la detención de cinco precandidatos, la huida al exilio de dos aspirantes presidenciales, la persecución de los actos de la oposición, el acoso de la prensa libre, la ilegalización de 150 ONG y la muerte de 328 personas por “la opresión” desde las masivas protestas contra Ortega en 2018. La delegación espacial rusa que ha visitado Nicaragua ha formalizado un acuerdo de cooperación en materia de altas tecnologías, incluidas las misiones espaciales.

Sergei Samburov, presidente de la Fundación Konstantin Tsiolkovsky que lleva el nombre de su tatarabuelo por ser fundador de la cosmonáutica rusa, ha revelado este lunes los detalles de las alianzas con este pequeño país centroamericano de 6,6 millones de habitantes: “Además de haber inaugurado el busto de Yuri Gagarin, cabe destacar que durante nuestra visita entregamos a la parte nicaragüense de 250 autobuses rusos, uno de los lotes que recibirá el país. Al mismo tiempo, llegaron varios aviones con vacunas rusas. Son sólo algunos hechos que demuestran la intensidad de nuestros contactos bilaterales. Nicaragua exhibe un gran interés por nuestras ofertas. Quieren incluso más pactos de los que preveía esta visita. Por ejemplo, se manifestó el interés por nuestras soluciones para el sector agroindustrial”. El domingo casi 4,5 millones de nicaragüenses están llamados a votar la Presidencia, 92 diputados a la Asamblea Nacional y 20 al Parlamento Centroamericano.

La UE, la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) han cuestionado la legalidad de los comicios. La CIDH ha pedido proteger a la aspirante presidencial Cristiana Chamorro, hija de la expresidenta que derrotó a Ortega en 1990, y a 14 opositores más “en riesgo extremo” de sufrir ataques: “En Nicaragua han instalado un régimen de supresión de todas las libertades”. El Consejo Supremo Electoral ha avalado la farsa electoral de Ortega del 7 de noviembre. Su presidenta, Brenda Rocha, ha informado este lunes que las urnas y resto de material han sido enviadas a los 153 municipios de Nicaragua. Rocha defendió la limpieza de los comicios por el papel que realizará el Consejo Nacional de Universidad acompañado de 180 acompañantes internacionales, entre ellos varios provenientes de España y otros países europeos.

Los observadores internacionales que habitualmente acompañan los procesos electorales en Latinoamérica como la OEA, la UE o el Centro Carter estarán ausentes en las presidenciales de este domingo. El nepotismo de Ortega ante la desconfianza hacia aliados y opositores es evidente. Ocho de los nueve hijos de la pareja presidencial Ortega-Murillo tienen puestos como asesores, controlan la distribución de petróleo, dirigen la mayoría de canales de televisión y compañías de publicidad beneficiadas por los contratos estatales. Ramírez contesta a su pregunta: “Rusia, Venezuela, Cuba, Irán, Turquía son sus aliados. Hay un búnker de los rusos en

Nicaragua donde operan sistemas de comunicación de espionaje. También está presente la colaboración cubana y venezolana en asuntos de inteligencia”.

Muchos palos y alguna zanahoria para destruir a la oposición

Ortega ha desplegado también la estrategia de conceder beneficios a opositores para perpetuarse en el poder. Una nueva investigación de Organized Crime and Corruption Reporter Project revela que Ortega ha beneficiado a un líder indígena para que apoyase la explotación de tierras ancestrales. El exjefe de un grupo armado indígena que combatió con la Contra Nicaragüense al Frente Sandinista de Ortega, Osorno Cóleman, se ha beneficiado de la incursión de empresas en tierras Miskitas al tener una participación del 10% en el principal exportador de resina de Nicaragua.

El Gobierno sandinista ha aplicado para destruir a la oposición la estrategia de mucho palo y alguna zanahoria. Sus formaciones han sido descabezadas. Luis Fley, precandidato presidencial por Fuerza Democrática Nicaragüense exiliado desde julio en Orlando (EE.UU) y excomandante de la Contra Nicaragüense, defendía en LA RAZÓN: “La lucha armada es lo más eficaz ante el control absoluto, el asesinato de opositores y la impunidad de Ortega”.

La simpatía al Frente Sandinista de Liberación Nacional está en el nivel más bajo de su historia: apenas un 8% de los nicaragüenses simpatiza con Ortega, apunta esta semana CID Gallup. El 68% ha reconocido que votaría a cualquiera de los candidatos encarcelados o en el exilio. El obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Silvio Báez, exiliado en Miami por posicionarse a favor de las personas asesinadas y torturadas a raíz de las masivas protestas de 2018, daba misa este domingo en la parroquia de Santa Ágata en un barrio con población nicaragüense que viven “el exilio forzoso: “No optéis nunca por la injusticia, la mentira y la maldad”. Los fieles han respondido con un sonoro aplauso. En Managua, el régimen muestra su propaganda a través del Canal 2 en las noticias del lunes. La alcaldesa de Managua, junto a varias personas ataviadas con camisetas de Ortega, ha entregado su casa en propiedad a Flor María García, una de las beneficiarias de la entrega de 100 viviendas: “Si otros gobiernos me hubieran dado una casa, tendría una gran mansión con todo el dinero que use para el alquiler”. La alcaldesa de Managua, Reyna Rueda, atendió a los medios en un tono lloroso: “Es un motivo de alegría” La farsa electoral de Ortega está lista.