Said Chengriha, el general argelino que odia a Marruecos y dirige la “guerra fría” contra Rabat

Los medios marroquíes creen que el jefe del Estado Mayor busca una escalada de tensión con su vecino marroquí

El presidente Abdelmadjid Tebboune (izquierda) acompañada del jefe del Estado Mayor Chengriha en su visita al líder saharaui Brahim Ghali
El presidente Abdelmadjid Tebboune (izquierda) acompañada del jefe del Estado Mayor Chengriha en su visita al líder saharaui Brahim Ghali FOTO: ALGERIAN PRESIDENCY HANDOUT EFE

Said Chengriha, el jefe de Estado Mayor del ejército de Argelia, de 76 años, es el arquitecto en la sombra de la escalada de tensión entre Argelia y Marruecos, que ha conducido a los dos países vecinos a una de las peores crisis diplomáticas en décadas tras la muerte de tres civiles argelinos en un supuesto ataque con drone del reino marroquí. Así ven en medios marroquíes a este militar que ha ido acumulando cada vez más poder desde que asumiera de forma interina el mando de las Fuerzas Armadas. La visión de este general tiene una gran influencia entre las élites del régimen militar de Argelia. Chengriha es retratado en medios marroquíes como un general con un odio furibundo hacia Rabat, al que suele calificar como el “enemigo tradicional”. Expertos en Marruecos consideran que el general Chengriha persigue una guerra abierta con Marruecos.

Quienes defienden esta visión esgrimen las recientes medidas de Argelia contra Marruecos. Quizá la de mayor calado sea el cierre del gasoducto por el que Argelia envía gas a España por territorio marroquí. A este episodio habría que sumar la expulsión de empresarios marroquíes por parte de Argel y el cese de empresas mixtas así como el cierre de carreteras fronterizas.

El medio digital “Le360″ asegura que Chengriha forma un triunvirato que ahora gobierna Argelia junto con los generales Khalid Nezzar y Mohamed Mediène. “Los tres lideran Argelia en 2021 con las recetas que aplicaron durante los años noventa”. “Monde Afrique” responsabiliza al general de llevar a Argelia “a un callejón sin salida”. Este influyente periódico africano asegura que Chengriha está rodeado de personas cercanas y leales y “controla el aparato de inteligencia y la Dirección Central de Seguridad del Ejército, que supervisa todos los asuntos del Estado argelino, dejando a la Presidencia de la República marginada”.

Chengriha era comandante de las Fuerzas Terrestres desde 2018 y es conocido por sus habilidades como estratega militar, según la web Menadefence, especializada en temas castrenses. Conocido como un hombre de acción más que un burócrata militar, Chengriha ha dedicado buena parte de su trayectoria en las Fuerzas Armadas argelinas a trabajar en el refuerzo de la frontera occidental marroquí.

Nacido en 1945 en El Kentara, en la región de Biskra, completó su formación militar en la Academia Rusa de Voroshilov, durante la década de 1970. Desde entonces ha ido escalando dentro del Ejército hasta que se convirtió en el jefe de la Tercera Región Militar de Bechar, la más importante debido a que hace frontera con el Sáhara Occidental y con Mauritania. Prisionero en el enfrentamiento militar de Amgala en 1976, en su currículum figura su participación en la Guerra de Yom Kippur, que enfrentó a Israel contra Egipto y Siria.

También ocupó puestos de relevancia en la década negra argelina, entre 1991 y 2002, cuando el Gobierno hizo frente a una guerra contra el islamismo radical que dejó miles de muertos en el país. En 2019, tras la inesperada muerte de Ahmed Gaïd Salah, jefe del Ejército argelino, a causa de una crisis cardíaca, Chengriha se posicionó para sustituirle.

Aunque se le ha calificado como un general contrario “a la intromisión del Ejército en los asuntos políticos”, medios marroquíes sugieren que él es el responsable de la política argelina hacia Marruecos, opacando incluso al presidente Abdelmadjid Tebboune, quien sustituyó a Bouteflika en unas elecciones duramente criticadas por las manifestaciones que llenaron las calles de Argelia en 2019 y que pedían una renovación de la élite política del país.

La caída del general Mohamed Kaidi

El Ejército argelino está inmerso en una gran pugna interna que ha dejado varias víctimas en los últimos meses. La última ha llegado este miércoles. Se trata del general de división Mohamed Kaidi, de 60 años, que ocupaba uno de los puestos estratégicos dentro del Estado Mayor. Varios medidos de comunicación magrebíes aseguran que la caída de Kaidi -aún no oficial- supone un duro golpe para el Ejército argelino ya que era casi el segundo jefe del Estado Mayor. Su antecesor en este cargo, el general Mohamed Bachar, fue enviado a prisión, como todos los generales cercanos al ex jefe del ejército argelino, el difunto general Gaïd Salah, según publica “Le360″.