Al menos seis muertos y una treintena de heridos en un doble atentado en la capital de Uganda

El Estado Islámico se atribuyó la autoría de ambos ataques suicidas. El país africano se ha visto golpeado por seis incidentes de este tipo en menos de un mes

Tres terroristas suicidas provocaron este martes dos explosiones el centro de Kampala
Tres terroristas suicidas provocaron este martes dos explosiones el centro de Kampala FOTO: Hajarah Nalwadda AP

Al menos seis personas murieron hoy (incluidos tres terroristas suicidas) y 33 resultaron heridas en dos ataques suicidas que causaron explosiones en Kampala, la capital de Uganda, y que tenían como objetivo la comisaría central de la Policía y el Parlamento.

Tres terroristas suicidas provocaron este martes dos explosiones el centro de Kampala, según confirmó la Policía en una rueda de prensa en la capital. ”El primer ataque ocurrió cerca de la entrada de la comisaría central de la Policía”, dijo el portavoz del cuerpo, Fred Enanga.

Las cámaras de seguridad muestran claramente cómo un hombre adulto se inmoló, matándose a sí mismo en el momento e hiriendo a los policías y a civiles que estaban en un radio de 30 metros”, explicó Enanga. ”Según las grabaciones, la segunda explosión ocurrió tres minutos después en la avenida del Parlamento, cuando dos motoristas hicieron estallar las bombas que llevaban encima”, añadió el portavoz.

FOTO: NICHOLAS BAMULANZEKI EFE

Además, los agentes lograron evitar que un cuarto atacante se inmolara tras dispararle e interceptarlo en el barrio de Bwaise, en el norte de la ciudad.

FOTO: ABUBAKER LUBOWA REUTERS

Los yihadistas reivindican los ataques

El grupo terrorista Estado Islámico (EI) se atribuyó hoy la autoría del doble atentado en el centro de Kampala. Los yihadistas, que revindicaron la acción en sus canales de comunicación de Internet, dijo que tres de sus miembros “se lanzaron hacia la sede del Parlamento y la sede principal de la Policía ugandesa cristiana en la ciudad de Kampala”.

De acuerdo con el comunicado del EI, el primer atacante, identificado como Abu Sabr al Ugandi, “hizo detonar una mochila bomba cerca del puesto de control de la sede de la Policía”, mientras que los otros dos suicidas “hicieron explotar sus dos mochilas bombas que llevaban en una moto en las cercanías del Parlamento”.

FOTO: Nicholas Bamulanzeki AP

Las autoridades ugandesas sospechan que las Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF), un grupo rebelde de origen ugandés que actualmente opera en la vecina República Democrática del Congo (RDC), son responsables de ambos ataques. “Estos ataques muestran claramente que grupos radicales vinculados a las ADF todavía tienen la intención de llevar a cabo ataques letales, contra objetivos pequeños, con asaltantes suicidas y artefactos explosivos caseros”, indicó Enanga.

Seis ataques en menos de un mes

Uganda se ha visto sacudida por seis incidentes de este tipo en menos de un mes -dos de los cuales fueron considerados como “terroristas” por las autoridades-, si bien todavía se desconoce si existen vínculos entre ellos. La ola de explosiones empezó el pasado 23 de octubre, cuando dos hombres hicieron estallar un artefacto en un bar popular del norte de la capital y provocaron una muerte, en otro ataque reivindicado por el Estado Islámico.

Dos días después, el 25 de octubre, un terrorista suicida perdió la vida al hacer explotar una bomba casera en el interior de un autobús repleto de pasajeros y, al día siguiente, la Policía dijo creer “firmemente” que los responsables eran las ADF.

Una tercera bomba estalló el 30 de octubre en el distrito de Nakaseke (centro), matando a tres niños que jugaban por accidente con el artefacto explosivo, mientras el 10 de noviembre la Policía confirmó otra detonación en el basurero de una zona de entrenamiento militar, hiriendo de gravedad a dos niños que buscaban chatarra.

Por último, el 11 de noviembre, una persona murió y otras cuatro resultaron heridas al estallar una bomba en la localidad de Kapeeka (centro).

A mediados de octubre, antes del inicio de esta ola de explosiones, las embajadas de Estados Unidos y Reino Unido advirtieron de que era “muy probable” que “terroristas” intentasen “cometer atentados en Uganda”. Añadieron que esos “ataques pueden ser indiscriminados, incluso en lugares visitados por extranjeros”, aunque todos los muertos, hasta ahora, han sido ugandeses.