Asia

Taiwán pone en servicio 64 cazas F-16V en plena tensión con China

El F-16V es la versión tecnológicamente más avanzada del famoso avión de combate multifunción. La isla quiere comprar a EEUU un total de 141 aeronaves

La puesta en marcha de 64 cazas F-16V de Taiwán
La puesta en marcha de 64 cazas F-16V de Taiwán FOTO: Johnson Lai AP

Taiwán ha desplegado la versión más avanzada del avión de combate F-16 en su fuerza aérea al mismo tiempo que la isla autónoma intensifica sus capacidades de defensa frente a las continuas amenazas de China, que la considera como parte de su territorio. La presidente de Taiwán, Tsai Ing-wen, inauguró este jueves 64 aviones de combate F-16V actualizados por el fabricante Lockheed Martin Corp, en la base de la fuerza aérea en Chiayi. Los cazas son una parte del total de 141 aeronaves F-16 A/B de Taiwán, un modelo más antiguo, de la década de 1990, que se actualizará por completo a finales de 2023. China ya ha anunciado sanciones a Lockheed Martin por vender armas a Taiwán.

El F-16V es la versión tecnológicamente más avanzada del famoso avión de combate multifunción, equipado con un radar de alta capacidad que le permite rastrear más de 20 objetivos a la vez. También cuenta con sistemas de guerra electrónica de vanguardia, junto con armas avanzadas, navegación GPS de precisión y un sistema para evitar automáticamente colisiones con el suelo.

Una bandera de Taiwán ondea junto al nuevo caza de su flota aérea
Una bandera de Taiwán ondea junto al nuevo caza de su flota aérea FOTO: Johnson Lai AP

Los aviones representan los más avanzados de la cuarta generación de aviones de combate, pero aún por debajo de la última quinta generación, como el F-22 y F-35 de EEUU y el Su-57 de Rusia y el J-20 de China. Taiwán ha planteado la idea de comprar aviones de quinta generación de EEUU, pero la actualización del F-16 se decidió como la medida más efectiva en las circunstancias actuales.

La fuerza aérea de Taiwán también opera el Dassault Mirage 2000 francés y los cazas AIDC F-CK Chingkuo de diseño y fabricación nacionales para una flota total de alrededor de 400. China, por el contrario, opera alrededor de 1.600 cazas, alrededor de la mitad de ellos con base en los teatros del este y el sur colindantes con Taiwán, junto con alrededor de 450 bombarderos. Se considera que la superioridad de China tanto en calidad como en cantidad de aviones de combate cambia el equilibrio militar en el Estrecho de Taiwán a su favor, independientemente de la participación de las fuerzas estadounidenses.

Los F-16V pueden transportar misiles aire-aire AIM-9X Sidewinder avanzados de Raytheon Technologies Corp. Con las actualizaciones y la entrega planificada de 66 nuevos F-16V en 2023, Taiwán será el mayor operador de F-16 en Asia, dijo Kitsch Liao, consultor de asuntos militares y cibernéticos de DoubleThink Lab, una organización dirigida a la desinformación. Esto significa que la isla debería invertir en centros de reparación de aviones para mejorar la preparación, dijo Liao. Anteriormente, Taiwán tenía que enviar los aviones a otros países para su reparación.

Miembros de la fuerza aérea durante la presentación de los nuevos cazas
Miembros de la fuerza aérea durante la presentación de los nuevos cazas FOTO: Johnson Lai AP

Tsai dijo que el proyecto de actualización muestra la solidez de la cooperación de Taiwán con la industria de defensa estadounidense. Llega en un momento en que el estatus de la isla se ha convertido en un importante punto de tensión en la relación entre Estados Unidos y China. Pekín ha estado intensificando su amenaza enviando aviones de combate en formaciones a la zona de seguridad de Taiwán al suroeste de la isla de forma regular, junto con misiones de mayor alcance en el Pacífico Occidental.

China también ha aumentado su retórica, y el presidente Xi Jinping le dijo al presidente Joe Biden durante una cumbre virtual esta semana que los desafíos al reclamo de China sobre la isla equivalían a jugar con fuego. El gigante asiático y Taiwán se separaron durante una guerra civil en 1949, y Pekín no ha descartado la fuerza para reunificarse con la isla. La política de “una sola China” de Estados Unidos reconoce a Pekín como el gobierno de China, pero permite relaciones informales y lazos de defensa con Taipei. “Esto representa la firme promesa de la asociación Taiwán-Estados Unidos”, dijo Tsai. “Confío en que, al aferrarse a los valores democráticos, definitivamente habrá más países con valores similares que nos apoyarán en este frente”.