El futuro presidente de Interpol, ¿un torturador emiratí?

El organismo policial internacional se reúne en Estambul para elegir a su nuevo director. Además de Ahmed Naser al-Raisi, el candidato de China es sospechoso de haber usado la agencia para perseguir a disidentes exiliados

El vestíbulo de la sede de Interpol en Lyon, en el centro de Francia
El vestíbulo de la sede de Interpol en Lyon, en el centro de Francia FOTO: Laurent Cipriani AP

Interpol inició el martes su reunión anual en Estambul para debatir sobre las amenazas a la seguridad y las tendencias de la delincuencia, así como para celebrar unas elecciones de la nueva dirección del organismo policial internacional.

Unos 470 jefes de Policía, ministros y otros representantes de más de 160 países asisten a la Asamblea General, de tres días de duración, que tiene previsto votar el jueves para elegir una nueva presidencia y los miembros del comité ejecutivo.

El martes, los delegados votaron a favor de la admisión de los Estados Federados de Micronesia, lo que eleva el número de miembros de Interpol a 195, según un comunicado de Interpol.

La elección para presidente se sigue de cerca desde que el primer presidente chino del organismo, Meng Hongwei, desapareció a mitad de su mandato de cuatro años en un viaje de regreso a China en 2018. Posteriormente se supo que había sido detenido, acusado de soborno y otros supuestos delitos. Interpol anunció entonces que Meng había renunciado a la presidencia.

Grace Meng, la esposa del ex presidente de Interpol Meng Hongwei, muestra fotos de sus padres y de ella con su marido, en Lyon
Grace Meng, la esposa del ex presidente de Interpol Meng Hongwei, muestra fotos de sus padres y de ella con su marido, en Lyon FOTO: Laurent Cirpriani AP

Rápidamente se eligió a un vicepresidente, el surcoreano Kim Jong Yan, como sustituto para cumplir el resto del mandato de Meng. La presidencia de Kim debía terminar en 2020, pero su mandato se ha prorrogado un año después de que la pandemia de coronavirus hiciera que Interpol suspendiera su asamblea anual el año pasado. Su sustituto será elegido por un periodo de cuatro años.

Polémica internacional

La votación también es objeto de una controversia añadida porque los representantes de China y de los Emiratos Árabes Unidos optan a los principales puestos. Los críticos afirman que si estos candidatos ganan, sus países utilizarán el alcance mundial de Interpol para detener a disidentes exiliados e incluso a opositores políticos en su país, en lugar de perseguir a los contrabandistas de drogas, los traficantes de personas, los sospechosos de crímenes de guerra y los presuntos extremistas.

Acusado de torturas

Uno de los candidatos está acusado por grupos de derechos humanos de participar en torturas y detenciones arbitrarias en los Emiratos Árabes Unidos. El general de división Ahmed Naser al-Raisi, inspector general del Ministerio del Interior de EAU, ya es miembro del comité ejecutivo de Interpol. Dice que quiere modernizar Interpol.

Se han presentado denuncias penales contra él en cinco países, entre ellos Francia, donde Interpol tiene su sede, y Turquía, donde se celebra la elección.

Perseguir a disidentes exiliados

El otro candidato controvertido es Hu Binchen, funcionario del Ministerio de Seguridad Pública de China, que se espera que opte a un puesto vacante en el comité ejecutivo de Interpol. Hu, que cuenta con el apoyo del Gobierno chino, es sospechoso de haber utilizado la agencia policial mundial para perseguir a disidentes exiliados y de hacer desaparecer a sus ciudadanos.

Interpol afirma que se niega a ser utilizada con fines políticos.

Aunque el secretario general de Interpol dirige la organización en el día a día, el presidente sigue siendo una figura de la organización de Lyon (Francia) y desempeña un papel en la supervisión del trabajo del organismo policial y en la orientación de su dirección general. El puesto de secretario general lo ocupa actualmente el alemán Juergen Stock.

Meng está cumpliendo una condena de 13 años de cárcel por corrupción, cargos que su esposa Grace Meng, que ahora vive en Francia con sus hijos bajo protección policial, insistió en una entrevista con The Associated Press que eran inventados y tenían una motivación política.