Albares defiende un presupuesto “expansivo y adecuado” para cumplir las prioridades de Exteriores

Según ha defendido el ministro, para 2022, los objetivos principales de la acción exterior serán preparase para los grandes retos

El rey Felipe junto al presidente del Parlamento sueco, Andreas Norlén (3d), a su llegada al encuentro mantenido este miércoles en la Cámara sueca, en Estocolmo
El rey Felipe junto al presidente del Parlamento sueco, Andreas Norlén (3d), a su llegada al encuentro mantenido este miércoles en la Cámara sueca, en EstocolmoJUANJO MARTINEFE

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, ha defendido este martes los presupuestos de su departamento para 2022 son “expansivos y adecuados” para cumplir con las prioridades y dotarse de un servicio exterior “más eficaz y moderno, pero que la oposición considera “una entelequia” centrada en favorecer “clientelismos”.

En su comparecencia ante el pleno del Congreso, Albares ha precisado que el presupuesto consolidado de 2022 asciende en su totalidad a 1.928,65 millones de euros, lo que supone un incremento total del 4,13 % respecto al año anterior, un incremento que responde a “la mirada hacia el futuro y a nuestra solidaridad como sociedad”.

Por contra, el PP y Ciudadanos han subrayado que estos presupuestos son “todo mentira” ya que están basados en datos macroeconómicos superados por la realidad, y han cuestionado que el Ministerio haya “vetado y censurado” todas las enmiendas presentadas, lo que, en opinión de la portavoz del PP, Valentina Martínez Ferro, “refleja la realidad de este Gobierno” centrado en “la censura, el veto y el ninguneo a la oposición”.

También Vox ha subrayado que se trata de un proyecto de presupuestos “falso, basado en hipótesis falsas” y que, en opinión del portavoz Alberto Asarta, contiene “demasiadas” partidas que no están claras” y cuyo objetivo parece ser "promover el amiguismo y el clientelismo", como por ejemplo los más de 1.000 millones de la secretaría de Estado de Cooperación o los 50 millones de euros dedicadas a estudios y trabajos.

Según ha defendido el ministro, para 2022, los objetivos principales de la acción exterior serán preparase para los grandes retos: apoyar al multilateralismo, con la preparación de la cumbre de la OTAN y la Presidencia española de la UE; impulsar un “cambio profundo de nuestro modelo económico y social”, y mejorar la asistencia a los españoles en el exterior.

Para ello, el Ministerio destinará un total de 26,21 millones de euros para los “gastos preparatorios” de la Presidencia española del Consejo de Europa prevista para el segundo semestre de 2023.

Dado que el Gobierno considera que el multilateralismo es el “medio principal para realizar nuestros objetivos”, ha dedicado 433,40 millones de euros a donaciones a organismos internacionales y otros 165,37 millones de euros a operaciones de paz lugares como Líbano, Congo, Colombia, o Mali, ha detallado.

La partida dedicada a Ayuda Oficial al Desarrollo aumenta en un 15,39 por ciento hasta recuperar los niveles de hace una década, con un importe de 3.506 millones de euros lo que incluye un aumento del 28% del presupuesto de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

También aumenta considerablemente la partida dedicada a la modernización e impulso del Instituto Cervantes y la digitalización de los servicios consulares, a lo que se dedicará un total de 110 millones, de los cuales 21,6 corresponden a 2022.

Otros 48 millones se destinarán a la mejora y modernización de la estructura y organización del Ministerio, la digitalización de sus servicios y el traslado a la sede recuperada en la Plaza del Marqués de Salamanca, de Madrid

Además, el área de Administración y Servicios Generales del Ministerio cuenta con una partida de 495,53 millones, de los cuales, 79 millones de euros corresponden al mantenimiento de los servicios comunes del Servicio Exterior y otros 416 millones se destinan a las embajadas y consulados. EFE