Un Gobierno paritario y en minoría conducirá Suecia hasta las elecciones de 2022

La criminalidad, el cambio climático y el Estado del Bienestar, prioridades de la socialdemócrata Magdalena Andersson

Magdalena Andersson, acompañada de su primer Gabinete
Magdalena Andersson, acompañada de su primer Gabinete FOTO: TT NEWS AGENCY via REUTERS

Un día después de recibir por segunda vez en menos de una semana la confianza del Parlamento (”Riksdag”), Magdalena Andersson presentó este martes su Gobierno, paritario y el primero solo socialdemócrata desde 2006. Sin embargo, los tiempos de Göran Persson, el primer ministro de la época, son muy diferentes a los que les toca lidiar a la primera mujer al frente del Gobierno en la historia de Suecia. Andersson, de 54 años, debe conducir al país hasta las elecciones del 11 de septiembre con un Ejecutivo en minoría que solo cuenta con 100 de los 349 diputados del “Riksdag”.

Andersson y sus 22 ministros acudieron al Palacio Real para presentar formalmente su nuevo Ejecutivo al rey Carlos XVI Gustavo. Un tercio de sus miembros son nueva incorporaciones, necesarias para suplir la repentina decisión de Los Verdes de romper la coalición que mantenían con los socialdemócratas desde 2014. Repiten pesos pesados de los Gobiernos del ya ex primer ministro Stefan Löfven, que dimitió el 10 de diciembre para dar pasa a su sucesora al frente del partido. Así, Ann Linde repite en Asuntos Exteriores y Morgan Johansson en Justicia. Mikael Damberg, hasta ahora al frente de la cartera de Interior, relevará en Finanzas a Andersson.

Por la mañana, en su primer discurso como primera ministra ante el Parlamento, Andersson enumeró que sus prioridades durante los próximos meses serán combatir la delincuencia, luchar contra el cambio climático y reforzar el Estado del Bienestar. “Cada ministro del Gobierno que asuma el cargo hoy tendrá la tarea, dentro de su área de responsabilidad y con el apoyo de las agencias gubernamentales relevantes, de no dejar piedra sin remover para poner fin al crimen de pandillas y la segregación”, aseguró la líder de los socialdemócratas.

Andersson también quiso subrayar la importancia de las personas, afirmando que “todos debemos hacer nuestra parte” y que “ninguna persona puede romper la segregación o detener los tiroteos o las pandillas por su cuenta”. “Todos pueden hacer algo”, destacó Andersson.

En este sentido, subrayó que “ayudar en las asociaciones deportivas locales para que haya actividades recreativas para nuestros niños y jóvenes. Quédese y hable unos minutos con alguien que necesite mejorar su sueco para entrar en la sociedad sueca”.