Macron usará la Presidencia de la UE como campo de batalla electoral

Francia propone reformar Schengen para mejorar la protección de las fronteras europeas

El mandatario galo, Emmanuel Macron, durante una rueda de prensa en París
El mandatario galo, Emmanuel Macron, durante una rueda de prensa en París FOTO: LUDOVIC MARIN / POOL EFE

Una reforma del espacio Schengen con nuevas reglas y una defensa europea que refuerce su soberanía. Son los dos grandes ejes de la Presidencia francesa de la UE que comienza el 1 de enero y que tendrá una particularidad que excita e inquieta en Bruselas: la circunstancia de un presidente del Consejo de la UE que estará en campaña electoral.

Emmanuel Macron deberá pilotar al bloque en un momento particular tras la salida de Merkel y, al mismo tiempo, buscará su reelección en lo que se vaticina como una campaña dura y crispada. El mandatario galo quiere hacer del reto virtud y que la cuestión europea se establezca en el corazón de la agenda de campaña, pensando que es una estrategia que le favorece y diferencia positivamente de los otros candidatos, especialmente de los ultraderechistas Marine Le Pen y Eric Zemmour. Pretende convertir la agenda europea en un campo de batalla político nacional, presentando a los votantes esta alternativa: los franceses deberán elegir entre una sociedad abierta o un repliegue nacionalista.

La matriz del programa de la Presidencia francesas presentada este jueves en el Elíseo está basada en el lema «Reformar Francia y refundar la UE». «Refundación» que tiene varios objetivos estratégicos: reafirmar la soberanía política, militar, comercial e industrial de Europa. Fundar un pilar europeo de la seguridad común, compatible con la OTAN. Esos objetivos estratégicos se irán traduciendo en propuestas concretas en terrenos capitales como asegurar el control de las fronteras, crear un pilar europeo de la seguridad transatlántica o nuevas formas de solidaridad como el salario mínimo europeo o la armonización fiscal.

Macron planea una reforma del espacio Schengen para proteger mejor las fronteras exteriores de la UE. «Europa tiene que ser capaz de controlar sus fronteras», dijo. Uno de los objetivos de esta reforma será poner en marcha un «pilotaje político» de Schengen similar al que ya existe en la zona euro (el Eurogrupo), lo que se traducirá en reuniones periódicas de los ministros competentes.

El presidente galo dijo que el objetivo de la presidencia es «avanzar hacia una Europa poderosa en el mundo, plenamente soberana, libre de sus elecciones y dueña de su destino».

Macron ya avanzó buena parte de tales ambiciones en su legendaria Conferencia de la Sorbona del otoño de 2017. Pero Angela Merkel opuso bastante reticencia a algunos de esos proyectos de renombre. El presidente francés se reunirá este viernes con Olaf Scholz en el Elíseo, con dos objetivos: confirmar la prioridad absoluta de la histórica amistad francoalemana y dialogar sobre sus ambiciones plurinacionales y conjuntas.