Estas son las aterradoras predicciones de la “Nostradamus de los Balcanes” para 2022

Baba Vanga predijo el ataque contra las Torres Gemelas, la muerte de Lady Di, la pandemia de Covid-19, el Brexit y su propia muerte

Baba Vanga
Baba Vanga wikimedia

Baba Vanga, conocida como la “Nostradamus de los Balcanes” murió el 11 de agosto de 1996 a los 85 años pero sigue teniendo una gran legión de seguidores en todo el mundo que siguen pendientes de las predicciones que hizo en vida y que llegan hasta el año 5079, fecha en la que según predijo el universo desaparecerá. Su nombre real era Vangelia Gushterova y comenzó muy pronto a predecir situaciones impensables en el momento en el que las dijo. Así, esta mujer búlgara pudo ver con antelación los atentados del 11-S, la disolución de la Unión Soviética, el incidente de Chernobyl, la salida del Reino Unido de la Unión Europea (Brexit), la pandemia de coronavirus y, como no, su propia muerte. La repercusión de sus profecías fue tal que aun después de su muerte, la “Nostradamus de los Balcanes” tenía millones de seguidores en todo el mundo.

El aire de misterio envuelve a Vanga desde los 12 años, momento en el que perdió la vista de forma repentina y misteriosa. En ese momento, dijo, Dios le dio a cambio un extraño regalo: escuchaba voces provenientes de otra dimensión que le anunciaban lo que iba a suceder en el mundo en el futuro. Podría tratarse de una farsante más de las muchas que existen en el mundo, pero es escalofriante pensar cómo pudo saber que ocurrirían cosas tan impredecibles como los ataques contra las Torres Gemelas, la muerte de la princesa Diana o el desastre de Chernobyl. Es cierto que no todo que anunciaba llegaba a ocurrir, pero la leyenda que acompaña a su figura dice que el 85 por ciento de sus predicciones se han cumplido.

Baba Vanga, murió en 1996, pero predijo el atentado contra las Torres Gemelas del 11 de septiembre de 2001
Baba Vanga, murió en 1996, pero predijo el atentado contra las Torres Gemelas del 11 de septiembre de 2001 FOTO: Chao Soi Cheong AP

Por ello, muchos de los que creen en sus poderes sobrenaturales creen que el 2022 va a ser una año aterrador. Vanga hizo cinco preocupantes profecías para el próximo año relacionadas con catástrofes naturales y endémicas. La anciana que predijo la Covid indicó que en el calentamiento global acelerará el deshielo y eso provocará la aparición de un nuevo virus letal en Siberia que hasta ahora permanecía congelado. “Incluso quienes escapen morirán de una enfermedad horrible”, anunció.

Además, advirtió que varios países asiáticos y Australia deberían prepararse para las consecuencias de los desastres naturales como inundaciones que se producirán en 2022 y que podrían provocar un duro golpe a la ya maltrecha economía mundial.

También en Asia, más concretamente en India, habrá varias zonas agrícolas que sufrirán las consecuencias de una plaga de langostas, que atacará las plantaciones y que provocarán una gran hambruna.

Asimismo, el incremento de la contaminación de los ríos hará que grandes ciudades sufran las consecuencias de la escasez de agua, agravada por nuevas sequías.

Y finalmente, uno de los mayores temores de las sociedades desarrolladas. La tecnología impactará de forma negativa y podríamos volvernos incapaces de distinguir la realidad de lo virtual.

La "Nostradamus de los Balcanes", advirtió antes de morir la desaparición de Diana de Gales, que perdió la vida en el Puente del Alma de París en 1997
La "Nostradamus de los Balcanes", advirtió antes de morir la desaparición de Diana de Gales, que perdió la vida en el Puente del Alma de París en 1997 FOTO: Instagram

Predicciones de 2021

Lo cierto es que a pesar de que muchos le otorgan una gran credibilidad a Vanga, muchas de sus visiones, algunas de ellas disparatadas, no se han cumplido. De hecho, para este 2021 había dijo que Donald Trump podría sufrir de una “enfermedad misteriosa”, que lo dejaría sordo y le causaría un trauma cerebral”.

También dijo que la economía europea sufriría una caída -algo que sí se ha producido-, que alguien trataría de quitarle la vida al presidente ruso Vladimir Putin y que los extremistas islámicos realizarían un ataque químico en Europa, que China se convertiría volvería una superpotencia mundial, que Estados Unidos podría perder su poder y que habría una destrucción masiva de las criaturas vivientes de zonas costeras. “El mundo sufrirá muchos cataclismos y grandes desastres. “La conciencia de la gente cambiará. Vendrán tiempos difíciles.

Otro hecho impredecible que Baba Vanga anticipó fue la pandemia de covid que todavía hace estragos en el mundo
Otro hecho impredecible que Baba Vanga anticipó fue la pandemia de covid que todavía hace estragos en el mundo FOTO: THOMAS PETER REUTERS

La gente estará dividida por su fe. Estamos siendo testigos de eventos devastadores que cambiarán el destino y el destino de la humanidad”. También aventuró que sería un buen año para la ciencia y que se encontraría una cura contra el cáncer: “A principios del siglo XXI, la humanidad se librará del cáncer. Llegará el día en que el cáncer quedará atado con cadenas de hierro”, dijo.

Sus innumerables predicciones no se quedan en 2022 y avanzo numerosos eventos futuros, algunos muy disparatados. Uno de ellos es que en los próximos 200 años habremos contactado con extraterrestres: “Se descubrirá la vida en el cosmos, y de repente quedará claro cómo apareció la vida en la Tierra”, y agregó que “la gente se pondrá en contacto con sus hermanos espirituales de otros mundos”.

Según la vidente búlgara, en 2028 se lanzará una misión espacial hacia Venus y que los polos de la Tierra se derretirán en 2033. También anunció el regreso del comunismo, que dominará a Europa en 2076; que los humanos habrán aprendido a vivir debajo del agua en 2130; y que en el año 3797 la Tierra habrá dejado de existir pero los humanos habrán encontrado la forma para poder trasladarse a otro sistema solar habitable.

Sus seguidores están convencidos de que todo lo que dice ocurrirá y los más escépticos esperarán a finales de año para comprobar si son ciertas las profecías. Pero lo que está claro es que si llegan a convertirse en realidad, no podemos decir que no estábamos avisados.