Hyunmoo-4, el “misil monstruo” de Corea del Sur que podría acabar con sus vecinos del norte

El proyectil de alta potencia asusta a los norcoreanos y se dice que derribaría el bunker de Kim Jon-Un en caso de conflicto

El proyectil es conocido en Corea del Norte como el “misil monstruo” de su vecino que hasta podría acabar con el búnker del líder norcoreano, Kim Jong-un
El proyectil es conocido en Corea del Norte como el “misil monstruo” de su vecino que hasta podría acabar con el búnker del líder norcoreano, Kim Jong-un FOTO: Reuters

El misil balístico de alta potencia llamado “Hyunmoo-4″ tuvo éxito en los simulacros de prueba lanzados el año pasado por Corea del Sur. En septiembre de este año, en uno nuevos ejercicios militares, se dice que voló unos 350 kilómetros y aterrizó, con una precisión de alrededor de tres metros, cerca de la surcoreana isla de Jeju.

El misil de alta potencia tiene un peso de ojiva de dos toneladas a un alcance de 800 km, pero se sabe que cuando se reduce a un alcance de 300 km, puede transportar ojivas de siete u ocho toneladas más. El proyectil es conocido en Corea del Norte como el “misil monstruo” de su vecino que hasta podría acabar con el búnker del líder norcoreano, Kim Jong-un. Y el mismo Moon Jae-In, presidente de Corea del Sur, también ha pasado a llamarlo así, aclarando que es “un misil con el peso de ojiva más alto del mundo”.

“El ejército de Corea del Sur está más entusiasmado con el desarrollo de equipos armados independientemente de las preocupaciones internas y externas”, dice el medio “Our People”, de Corea del Norte. El medio mencionó “una prueba de fuego submarina de un misil balístico desde un submarino de clase de 3.000 toneladas y un misil balístico de alta potencia con un peso de ojiva de aproximadamente nueve toneladas”.

Un misil de alta potencia puede devastar un área de alrededor de 200 campos de fútbol si usara una bomba de racimo que dispara de cientos a miles de submuniciones. El misil balístico KN-23 de Corea del Norte, que se probó con éxito en marzo, es la versión norcoreana del Hyunmoo-4. Este, en su caso, tiene un tamaño de unos 150 campos de fútbol, menos que el de Corea del Sur.

Corea del Sur probó con éxito en septiembre el misil balístico lanzado desde un submarino (SLBM), convirtiéndose en el primer país sin armas nucleares que desarrolla un sistema de este tipo, con el fin de contrarrestar mejor las crecientes capacidades de Corea del Norte. La prueba de misiles de Corea del Sur se produjo el mismo día en que Corea del Norte disparó un par de misiles balísticos frente a su costa oriental, incumpliendo las sanciones de la ONU y aumentando la tensión pocos días después de probar un misil de crucero con posible capacidad nuclear.