Así es el Poderoso Dragon, el “caza invisible” de China y la nueva amenaza para Estados Unidos y sus F-35

Según los expertos, será la principal fuerza de ataque y defensa aérea del gigante asiático, que podría estar inspirado en los aviones estadounidenses

El J-20 es una aeronave del tipo monoplaza, grande y pesado. Su apariencia se asemeja a la del Sukhoi T-50 o el Lockheed Martin F-22 Raptor.
El J-20 es una aeronave del tipo monoplaza, grande y pesado. Su apariencia se asemeja a la del Sukhoi T-50 o el Lockheed Martin F-22 Raptor. FOTO: La ra

A los F-22 Raptor y los F-35 americanos les ha salido un rival directo y competitivo: el “caza invisible” J-20 de China, un avión de quinta generación conocido en clave como Poderoso Dragon que ha sido “completamente diseñado y fabricado” por el gigante asiático.

Según afirma Global Times, están produciendo suficientes motores para alimentar la cadena de producción del avión y escuadrones con los que podrán “cubrir todo el país”. En el Airshow China 2021, una feria internacional donde China vende al mundo sus armas e inventos novedosos y más avanzados, los aviones mostraron los nuevos motores. Dos de estos realizaron maniobras hasta desaparecer entre las nubes, con una velocidad inimaginable.

Las pruebas de China en sus J-10, J-11 y J-16, para los que producían sus propios motores, han dado sus frutos. “Ver el J-20 operando en los territorios del este, sur, oeste, norte y central dentro de poco tiempo”, decía el experto en aviación militar Fu Qianshao a Global Times, el cual añadía que será la principal fuerza de ataque y defensa aérea china, algo que ven como imprescindible antes los F-35 adquiridos también por Corea del Sur y Japón.

China realizó el vuelo inaugural del J-20 en enero de 2011 y lo clasificó para el combate en noviembre de 2016. El J-20 no solo está inspirado en aviones americanos, sin también confirma los rumores de que parece que China ha robado información a Estados Unidos, pues están fabricados con materiales y tienen potencias muy similares a los F-35 estadounidenses. Los motores siempre han sido un problema para las autoridades chinas, sobro todo en la época en la que dependían de Rusia.

El J-20 es una aeronave del tipo monoplaza, grande y pesado. Su apariencia se asemeja a la del Sukhoi T-50 o el Lockheed Martin F-22 Raptor.

Hasta el gigante postsoviético les llegó a negar la producción de sus motores fuera del país, debido al afán chino en la carrera armamentística. “Es bueno ver que la industria está ocupada, porque esto significa que el J-20 ha comenzado a entrar en servicio en grandes cantidades”, añade Fu. Con esto, Xi Jinping pretende demostrar la modernización de su fuerza aeronáutica y reducir la brecha de aviación militar frente a Estados Unidos y Rusia.