“Hemos matado a tres cristianos, alabado sea Dios”, dice el Estado Islámico

Los yihadistas anuncian el asesinato de tres creyentes en Mozambique, país en el que han centrado sus ataque contra esta religión

Desplazados por la violencia en Cabo Delgado, Mozambique
Desplazados por la violencia en Cabo Delgado, Mozambique FOTO: CHRIS HUBY / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO CHRIS HUBY / ZUMA PRESS / CONTAC

“Estado centroafricano Con la ayuda de Dios Todopoderoso, los soldados del Califato atacaron el pueblo cristiano de Nova Zambezia, en la zona de Macomia, en Cabo Delgado (Mozambique), con armas automáticas, lo que provocó la muerte de tres cristianos, Alabado sea Dios”. La “noticia” la acaba de difundir la agencia Amaq, perteneciente al Estado Islámico, y demuedstra que los yihadistas, tal y como anunciaron a primeros de año y publicó LA RAZÓN, van a continuar con las matanzas de personas por el sólo motivo de no se musulmanes.

Mozambique cuenta con un número importante de cristianos, un 48% de los que se declaran creyentes, y esto es algo que no pueden tolerar los yihadidtas dentro de sus planes de implantar un “califato mundial” que se rija por la Sharia, la interpretación más rigorista del Islam. Por ello, y tras la llegada al poder de Ibrahim Hashimi (sucedió al Baghdadi, que se suicidó ante la presencia de las tropas USA que iban a capturarle) se ha convertido en uno de los objetivos preferentes del Estado Islámico (Isis, Daesh).

“Si los cruzados consideran que en su apoyo al gobierno incrédulo de Mozambique protegerán sus inversiones y garantizarán la continuación del saqueo de los recursos de la región, están delirando, ya que no pasará mucho tiempo antes de que las cosas se consoliden. a favor de los soldados del Califato, con el permiso de Dios, tarde o temprano”. Esto es lo que escribían los terroristas en su semanario Al Naba en julio de 2019 y, en marzo del año pasado, cumplieron su promesa y lograron paralizar las instalaciones gasísticas en la zona de Palma, en uno de los atentados más espectaculares de los perpetrados en África.

Aquel ataque provocó una auténtica crisis humanitaria con miles de desplazados, personas decapitadas, incluidos niños, violaciones, etcétera. En el trasfondo de esta estrategia criminal, como ocurre en Nigeria, está el ataque al cristianismo.