¿Qué fue de los peculiares asaltantes del Capitolio?

Steve Bannon, “el Chamán de Qanon” y el chico de las esposas de plástico” se han convertido en iconos de la jornada de rebelión contra la élite de Washington

Partidarios del presidente estadounidense Trump permanecen junto a la puerta de las cámaras del Senado después de haber violado la seguridad del Capitolio de Estados Unidos en Washington, DC
Partidarios del presidente estadounidense Trump permanecen junto a la puerta de las cámaras del Senado después de haber violado la seguridad del Capitolio de Estados Unidos en Washington, DC FOTO: JIM LO SCALZO EFE

6 de enero de 2021. La inolvidable fecha del histórico asalto al Capitolio, grabada en la memoria de los estadounidenses como uno de los días más oscuros de su historia. La democracia más ejemplar y estable del mundo se desmoronaba a la vista de todos, sin que nadie pudiera (o quisiera) evitarlo.

El mundo entero miraba, entre incrédulo y consternado, lo que sucedía en Washington. En el interior de la sede del poder legislativo, miles de fanáticos seguidores de Trump, enfurecidos y armados, arrasaban con fuerza cuanto se les pusiera por delante. Su objetivo: impedir la nominación de Joe Biden como presidente de EEUU.

Donald Trump les había animado a hacerlo. Primero convocando una marcha paralela al acto oficial del Congreso bajo el lema “Detener el robo” (Stop the Steal) en alusión a sus alegatos de fraude electoral en los recientes comicios. Después, impidiendo que la extrema violencia empleada por la turba de sus seguidores desescalara, a pesar de la insistencia de su círculo más cercano, incluyendo sus propios hijos.

Tras los altercados, pocos días antes de la salida definitiva de Trump de la Casa Blanca, un segundo impeachment se puso en marcha contra él. Demócratas y republicanos del Congreso, la presidenta de la Cámara Baja, Nancy Pelosi y el líder de la minoría del Senado Chuck Schumer impulsaron la salida anticipada del presidente pocos días antes de finalizar su mandato, acogiéndose a la Sección 2 de la 25 Enmienda a la Constitución de EEUU, a través de la cual se exige la inmediata renuncia al cargo o, en su defecto, su destitución mediante un juicio político.

Asalto al Capitolio
Asalto al Capitolio FOTO: T. Nieto

De esta forma, los impulsores del segundo impeachment contra Trump, trataron de evitar que, aunque fuera ya un presidente en los últimos días de su mandato, pudiera volver a optar a una reelección. La mayoría republicana del Senado exoneró al ex presidente.

El asalto al Capitolio, un acontecimiento sin precedentes, dejó un balance de cinco víctimas mortales, 140 policías agredidos, cientos de heridos, 700 personas detenidas y múltiples daños materiales, valorados en más de un millón y medio de dólares, en el emblemática sede del poder legislativo. Aunque, a la espera de juicio, se concedió la libertad condicional al 70% de los detenidos.

Steve Bannon, 67 años, ex estratega de Trump

Se entregó al FBI en noviembre de 2021 tras las acusaciones de desacato del Departamento de Justicia por negarse a atender la llamada del Comité que investiga el asalto al Capitolio. El que fue la mano derecha de Trump incluso antes de llegar a la Casa Blanca, su ex jefe de campaña y estratega, ha sido acusado de dos cargos criminales: uno por no presentarse a declarar ante el Congreso y otro por negarse a responder las preguntas del Comité de la Cámara Baja. De ser declarado culpable, Bannon se enfrenta a una pena de entre 30 días y un año de cárcel, así como a pagar una multa de hasta 1.000 dólares.

Steve Bannon es la cara más visible de un caso que sienta precedentes para todos aquellos fieles aliados del círculo más cercano de Trump, que podrían ser llamados a declarar en los próximos meses por el Comité de investigación de la Cámara de Representantes. Más de 300 entrevistas y miles de documentos han ido saliendo poco a poco a la luz y confirman la preocupación del entorno del magnate durante los momentos de extrema crispación del 6 de enero, así como la insistencia de sus propios hijos, Ivanka Trump y Donald Trump Jr., al intentar convencer a su padre, sin éxito, de que frenara la creciente violencia de los insurgentes y se dirigiera a la nación desde el Despacho Oval.

En la reciente ola de citaciones después de Bannon, resaltan los nombres de Mark Meadows, ex jefe de Gabinete de Trump, que hasta ahora se ha negado a declarar, y Kashyap Pate, ex jefe de gabinete del Pentágono.

Jacob A. Chansley, 34 años, alias “el Chamán de Qanon”, Arizona

Activista de la extrema derecha y teórico de la conspiración Qanon, Jacob A. Chansley fue una de las imágenes del asalto al Capitolio, destacando por su vestimenta de piel de bisonte a pecho descubierto, la cara pintada con los colores de la bandera estadounidense y llamativos cuernos en la cabeza.

Fue arrestado el 9 de enero de 2021 en su lugar de residencia, en Arizona, con cargos federales de “entrar y permanecer a sabiendas en cualquier edificio o terreno restringido sin autoridad legal, con entrada violenta desordenada en el Capitolio”. El 17 de noviembre fue condenado a más de tres años de cárcel, un total de 41 meses de prisión, por su participación en el asalto. Jake Angeli se declaró culpable de irrumpir en la sede del Congreso junto a cientos de seguidores de Trump para tratar de impedir el tradicional proceso de nominación del presidente de EEUU.

Paul Allard Hodgkins, 38 años, natural de Tampa

Su imagen se hizo viral, donde Paul Allard Hodgkins aparece con pelo largo, barba y bigote y dos pares de gafas de esquiar colgadas al cuello, mostrando una bandera gigante de Trump frente a la tribuna central del Senado durante el asalto al Capitolio. En julio, se convirtió en el primer condenado a cárcel, siendo su sentencia de ocho meses entre rejas la primera por un delito grave correspondiente a los hechos del 6 de enero.

El juez consideró que “el simbolismo del acto no dejaba lugar a dudas” porque Hodgkins hizo el alegato “no con una bandera de EEUU, sino con otra que declaraba su lealtad a una sola persona por encima de la nación, capturando la amenaza a la democracia que todos pudimos contemplar aquel día”, señaló el magistrado. Hodgkins confesó que “antepuso la pasión los principios” y se mostró arrepentido (“si hubiera sabido que la protesta se iba a acrecentar como lo hizo, no hubiera dado nunca un paso más allá de la Avenida Pensilvania”) por emprender acciones que dañaron a su país. Su condena sirvió para sentar precedentes con otros casos parecidos.

Richard Barnett, 60 años, Arkansas

El rostro de Richard Barnett dio la vuelta al mundo al haber entrado a la fuerza en el despacho de la presidenta de la Cámara de Representantes. Detenido en Arkansas al ser reconocido después de haberse fotografiado en la oficina de Nancy Pelosi, fumando en su escritorio con los pies sobre la mesa. Barnett fue puesto en libertad en abril, casi dos meses después de denunciar, durante una vista judicial, que “no era justo” que él permaneciera entre rejas cuando “los que llevaron a cabo actos de mayor gravedad ya estaban en su casa”.

A Barnett se le acusa de tres cargos federales: entrar y permanecer premeditadamente en zonas restringidas sin autorización; entrada violenta y conducta desordenada en el Capitolio; y robo de propiedad, al llevarse la correspondencia de Pelosi de su despacho. Se enfrenta a una pena de un año de prisión. El 22 de noviembre compareció en un tribunal federal, donde la Fiscalía solicitó otros 60 días para revisar las imágenes de la cámara corporal y los videos de seguridad. El juicio está previsto para el próximo 1 de febrero, a menos que Barnett acepte un acuerdo de culpabilidad.

Eric Gavelek Munchel, 30 años, alias “Zip Tie Guy”, Memphis

Conocido como “el chico de las esposas de plástico”, Eric Gavelek Munchel fue detenido en Nashiville por orden federal por haber participado activamente en el asalto al Capitolio, donde había sido capturado portando un equipo militar y numerosas esposas de plástico en la mano, y puesto en libertad a finales de marzo.

La Fiscalía pidió al juez que pusiera al acusado bajo la supervisión de su hermano mayor, después de haber sido expulsado de una vivienda donde durante meses durmió en un sofá. Munchel, a quien se prohibió el consumo de alcohol, violó los términos de su fianza en septiembre y se encuentra en aviso, o su liberación será revocada antes del juicio de este año.

Adam Christian Johnson, 36 años, Florida

Sus imágenes cargando el atril de Nancy Pelosi por las instalaciones de la cúpula del Capitolio también dieron la vuelta al país. Johnson fue identificado en las redes sociales y localizado en Parrish, en Florida, y arrestado por orden federal. Johnson se declaró culpable del cargo presentado contra él por entrar o permanecer en un edificio restringido, por el que se enfrenta a seis meses de prisión. La decisión final del juez está programada para un audiencia el 25 de febrero.

Varios presuntos miembros de los grupos de extrema derecha, Proud Boys y Oath Keepers, se enfrentan a los cargos más graves de conspiración relacionados con la violencia planificada de sus actos. A la mayoría de ellos se les ha concedido la libertad provisional, aunque sus líderes más destacados continúan entre rejas.