¿Quién es Nursultán Nazarbayev, el hombre de Putin en Kazajistán?

El polémico ex presidente de 81 años maneja el poder en la sombra

El ex presidente de Kazajistán, Nursultan Nazarbayev
El ex presidente de Kazajistán, Nursultan Nazarbayev FOTO: SPUTNIK via REUTERS

Las elecciones en Kazajistán han sido durante años una lección para los dictadores de todo el mundo. Nursultán Nazarbayev juró el cargo de presidente de la nación en 1991 y, desde entonces, son muchos los analistas que aseguran que nunca ha abandonado las riendas del país. Ni siquiera en 2019, cuando después de 28 años en el poder, anunció su retirada de la presidencia y de su partido. A sus 81 años, son muchas las personas que lo acusan de aferrarse al poder, a pesar de que la Constitución no permite que un presidente pueda ser reelegido más de dos veces, Nazarbayev explotó el matiz que apunta que “la restricción no se extenderá al primer presidente de la República de Kazajistán”.

Nazarbayev es un dictador y hasta hace relativamente poco tiempo muy popular, o simplemente tolerado, entre sus conciudadanos, Desde su llegada al poder se benefició de un culto a la personalidad fabricado desde 1991, cuando Kazajstán logró su independencia. A día de hoy sus ciudadanos cantan lemas como “¡que se vaya el viejo” en las manifestaciones.

Educado en la Unión Soviética y ligado al Partido Comunista desde la juventud, ha gozado de una buena relación con las principales potencias mundiales durante los años que permaneció al mando, una buena razón de la sintonía se debe a los impresionantes depósitos de petróleo del país, que empezaron a explotarse intensamente después del colapso de la URSS. Tenía bajo su autoridad suficiente petróleo para convertirse en lo que quisiera, y se transformó en uno de los hombres más ricos del país. No es sorprendente que bajo su presidencia abundara la corrupción y el amiguismo. Una de las polémicas más sonadas durante su mandato fue cuando la fiscalía estadounidense acusó a James Giffen de pagar sobornos a Nazarbayev y Nurlan Balgimbayev, ex primer ministro de Kazajistán. El entramado, bautizado como Kazakhgate, habría servido para asegurar contratos millonarios sobre campos petrolíferos en Tengiz para empresas occidentales.

Nursultán Nazarbayev y su delfín, el actual presidente Kassym-Jomart Tokayev
Nursultán Nazarbayev y su delfín, el actual presidente Kassym-Jomart Tokayev FOTO: Alexei Filippov AP

Al asegurarse como la mayor autoridad política una de sus obsesiones fue trasladar la capital a Astaná; moldeada por él mismo, incluso llegó a diseñar algunos de los edificios de la que es hoy una gran metrópoli, y financiada con petróleo. Con Almaty monopolizando la apertura del país como gran capital económica, el líder kazajo buscó alejar la capital de una superpotencia como China y mudarla a Astaná, con una población mayor de rusos autóctonos y más cercana geográficamente a Rusia. La mayoría de los líderes de la oposición todavía viven en Almaty o en el extranjero y ven en Astaná un capricho personal de Nazarbayev. En 2019, Tokayev ordenó cambiar el nombre de la capital por Nursultán, en honor a su mentor.

Manifestaciones en Kazajistán
Manifestaciones en Kazajistán FOTO: T. Nieto

Hijo de pastores de etnia kazaja, nació en julio de 1940, en una aldea al sureste de Kazajistán, cerca de la frontera con Kirguistán. Después del bachillerato, se unió a decenas de obreros manuales reclutados por los planificadores económicos del Partido Comunista en una planta siderúrgica en la ciudad de Temirtau, en el norte del país. Formó parte de Komsomol, la organización juvenil del Partido Comunista, ahí demostró tener una habilidad especial para entablar relación fácilmente con las altas esferas económicas de la zona y atraer patrocinadores a la causa. En 1980 se trasladó a Almaty para ocupar un puesto de alto nivel en el partido y en 1989 logró el puesto de primer secretario, reportando directamente a Moscú. Nazarbayev es musulmán, ha hecho el hajj, la peregrinación a La Meca, un guiño a las sensibilidades islámicas y a la buena relación del país con Emiratos Árabes Unidos. El líder mantuvo desde su designación como presidente una imagen bien definida y elegida para el consumo occidental, la de modernizador económico.

Con el estallido de las protestas y la salida del ex presidente y toda su familia de Kazajistán, se especula con que podrían haber viajado al completo en Londres, Chatham House publicó el pasado año un extenso informe donde enumera una larga lista de propiedades de lujo a nombre de varios miembros de su familia. Nazarbayev vió en Kazaijstán un negocio, se apoderó y lucró de los recursos de un país fuertemente empobrecido y sigue manteniendo un férreo control sobre la política en el país eliminando cualquier espacio para el surgimiento de nuevos líderes.