Un gran incendio de un edificio en Nueva York deja al menos 17 muertos, ocho de ellos niños

Medio centenar de vecinos resultaron heridos en el siniestro registrado en un bloque de viviendas del barrio del Bronx

La tragedia se apoderó de otro edificio de viviendas, esta vez en el barrio neoyorkino del Bronx, cuando el mal funcionamiento de una estufa eléctrica provocó un incendio de gran magnitud, el peor registrado en todo el estado en las últimas tres décadas.

Como consecuencia, 17 personas perdieron la vida, entre ellas ocho menores de edad, y otro medio centenar de vecinos resultaron heridos y tuvieron que ser hospitalizados. Se trata de “uno de los peores fuegos vividos en la historia moderna”, reconoció el alcalde de Nueva York, Eric Adams, que tomó posesión del cargo el pasado 1 de enero. “Las cifras son terribles”, añadió el edil.

Las autoridades han puesto en marcha una investigación para esclarecer los detalles del suceso en el que, al parecer, la puerta localizada en el origen del incendio debería haber estado cerrada para evitar la propagación de las llamas y el humo al resto del edificio, una medida obligatoria implementada por seguridad en la ciudad de Nueva York.

Además, los servicios de emergencia alertaron del aumento del número de heridos ingresados en estado crítico, que podría incrementar la cifra de víctimas mortales en las próximas horas.

Otra de las posibles negligencias que se están investigando es la inactividad de la alarma contra incendios, que no alertó a los vecinos del inminente peligro que enfrentaban y la consecuente necesidad de evacuar lo antes posible el edificio.

FOTO: Yuki Iwamura AP

Daisy Mitchell y su marido se acababan de mudar a su nueva casa, situada en la planta 10 del bloque de viviendas incendiadas. “No he visto nada parecido en mi vida”, confesaba ante las cámaras de televisión. “Intentamos bajar por las escaleras, pero no pudo ser, no se veía nada. Estaba ciega” por el humo, que subía con fuerza desde el segundo piso, desde donde se inició el incendio.

El fuego se originó en un duplex situado entre la segunda y la tercera planta. Cuando los residentes de la vivienda incendiada salieron corriendo, sin poder apagar el fuego, dejando tras de sí la puerta abierta. Hecho que causó una auténtica tragedia al resto de residentes del edificio, de un total de 19 plantas. Muchos de ellos no pudieron escapar por el fuerte humo, que subió hacia arriba, impidiéndoles ver con claridad y respirar con normalidad.

Cuando los equipos de rescate accedieron, en minutos, al interior del bloque residencial del Bronx, situado en la calle 181 de Nueva York, encontraron a múltiples vecinos, de todas las plantas del edificio, en parada respiratoria como consecuencia del humo provocado por las llamas. Las viviendas no contaban con salida de emergencia.

Algunos vecinos de los pisos más altos, ante la imposibilidad de bajar por la fuerza del humo, pusieron toallas húmedas en las rendijas de las puertas para impedir que se filtrara en su interior, a la espera de los bomberos. Entre gritos de pánico y auxilio, junto con el sonido de cristales rompiéndose por el impacto de las llamas, otros vecinos de pisos inferiores trataron de escapar por la única salida habilitada para hacerlo: las escaleras del interior del bloque. “Oí a muchos niños gritar ¡ayuda, ayuda, ayuda!”, contó a los medios una vecina del noveno.

“Esto es algo sin precedentes en nuestra ciudad”, confesó el jefe de los bomberos, Daniel Nigro, tras la labor de rescate y evacuación de las víctimas del incendio del Bronx, muchas de ellas con lesiones graves por inhalación de humo, después de desplegar cerca de 200 efectivos de bomberos.

El edificio Twin Parks Northwest, datado de 1972, alberga 120 hogares distribuidos en 19 pisos de altura, creado como complejo de viviendas asequibles para personas de bajos recursos. Muchos edificios de la zona, de las mismas características, “son viejos, no todos tienen una alarma antiincendios ni un sistema de irrigación”, denunció Ritchie Torres, el congresista demócrata por Nueva York que representa la zona afectada ante la Cámara de Representantes de EEUU.

Desde el Congreso, muchos legisladores tratan de impulsar políticas “para mejorar la seguridad”, como en este caso. Así lo puso de manifiesto el demócrata, criado también en el Bronx, muy consternado por la noticia. Torres reconoció que “la historia del Bronx es una historia de superación” y aseguró que también esta tragedia “la superaremos”. Aunque, por ahora, “¿qué le dices a alguien que ha perdido a sus hijos?”, renegó aludiendo al dolor de las familias que han perdido a sus seres queridos, muchos de ellos niños y adolescentes.

FOTO: Yuki Iwamura AP

Entre los supervivientes se encuentran numerosos inmigrantes, procedentes de Gambia, que vivían en el bloque incendiado y que pudieron escapar con mucha dificultad. Las autoridades oficiales, encabezadas por el alcalde de Nueva York, han puesto en marcha la investigación del trágico siniestro, en el que no funcionó el mecanismo que bloquea la apertura de las puertas en caso de incendio.

“Somos una ciudad en shock”, reconoció en rueda de prensa la gobernadora del estado de Nueva York, Kathy Hochul. “No os olvidaremos. No os abandonaremos”, aseguró a los afectados por el mortífero incendio.

Los residentes desplazados han sido reubicados a otra viviendas, con la colaboración de la Cruz Roja y la alcaldía de Nueva York, que ha impulsado una plataforma de recaudación de fondos para las familias afectadas a través de una página web de apoyo a las víctimas.

El dramático incendio del Bronx es el segundo incidente de esta magnitud en lo que va de año en Estados Unidos, después de que hace menos de una semanas doce personas murieran, entre ellas ocho menores de edad, a causa de las violentas llamas de un bloque de viviendas en el barrio de Fairmount, en Filadelfia.