Las Farc colombianas, condenadas a pagar 36 millones de dólares por el secuestro de Ingrid Betancourt

La demanda fue presentada por el hijo de la política colombiana que era un adolescente en el momento de la desaparición de su madre

Ingrid Betancourt  en una imagen de archivo
Ingrid Betancourt en una imagen de archivo

Un tribunal de EE.UU. condenó a la banda terrorista FARC y a varios de sus cabecillas a pagar 36 millones de dólares por el secuestro, durante más de seis años, de la política colombiana Ingrid Betancourt, según informaron los abogados de la acusación. La demanda había sido presentada por el hijo de Ingrid, Lawrence Delloye, nacido en 1988 de su primera unión con el francés Fabrice Delloye, y de la noticia se hacen eco medios galos.

La sentencia, dictada por el juez Matthew Bran, de la corte federal de Pensilvania, se ha conocido a través de un comunicado de los abogados, indica que las FARC deben pagar 12 millones de dólares por compensación de daños al hijo de Betancourt, que era adolescente cuando su madre fue secuestrada. A esos 12 millones se suman los gastos de los abogados, lo que lleva el total a más de 36 millones de dólares, según el bufete encargado de la acusación, la firma estadounidense Scarinci Hollenbeck.

Delloye argumentó en su denuncia que las FARC y sus cabecillas habían violado la Ley Antiterrorista y que el secuestro de su madre le había causado un estrés emocional significativo.

“Aunque ninguna suma de dinero puede reemplazar el tiempo que Lawrence Delloye perdió sin su madre ni sanar el trauma sufrido a manos de las FARC, estamos orgullosos de haber podido lograr algún tipo de justicia”, dijo en un comunicado Robert Levy, abogado de Scarinci Hollenbeck. El caso se pudo llevar ante la Justicia estadounidense ya que el hijo es ciudadano de EE.UU., nacido en San Bernardino (California) en 1988.

“Las FARC y sus miembros llevaron al demandante a sufrir daños asociados con la separación de su madre, y a padecer estrés emocional al no saber si su madre estaba muerta o viva, o si volvería a reunirse con ella”, alegó en su demanda.

En su sentencia, el juez apunta que de los 15 líderes de las FARC acusados, sólo uno, Juan José Martínez Vega, respondió a las acusaciones, mientras que el resto no han aparecido ante el tribunal en los últimos tres años y medio.

Ingrid Betancourt, que hoy tiene 61 años, fue secuestrada en febrero de 2002 durante una visita que formaba parte de su campaña presidencial a una zona del sur de Colombia controlada por las FARC. En julio de 2008 fue rescatada, junto a otros 14 rehenes de las FARC, por militares colombianos que, en una brillante operación antiterrorista, se hicieron pasar por cooperantes de una organización humanitaria internacional.