“Los multimillonarios han tenido una pandemia increíble”: los diez más ricos duplican su patrimonio

Un informe de Oxfam revela que 160 millones de personas han caído en la pobreza durante la covid

Unos tanto y otros tan poco. Los devastadores efectos sanitarios y económicos de la mayor crisis mundial de la historia reciente, derivada de la pandemia, han aumentado la brecha de la desigualdad entre ricos y pobres.

En otras palabras: mientras suben los precios y caen los ingresos del 99 por ciento de la población mundial, y cerca de 160 millones de personas más se ven obligadas a vivir en la pobreza, la fortuna de los diez hombres más ricos del planeta se duplica a pasos agigantados en tiempos de COVID19.

Los 10 hombres más ricos del mundo, según los resultados de un informe de Oxfam, han duplicado sus fortunas durante la pandemia, pasando de más de 613.000 millones de euros a superar la cifra de 1,3 billones en menos de dos años.

La lista de los más ricos del mundo está encabezada por: Elon Musk, Jeff Bezos, Bernard Arnault y su familia, Bill Gates, Larry Ellison, Larry Page, Sergey Brin, Mark Zuckerberg, Steve Ballmer y Warren Buffet.

“Si estos diez hombres perdieran el 99,999 por ciento de su riqueza mañana, seguirían siendo más ricos que el 99% de todas las personas del planeta”, afirmó Gabriela Bucher, directora ejecutiva de Oxfam Internacional. “Ahora tienen seis veces más riqueza que los 3.100 millones de personas más pobres” del mundo, añadió.

El informe “La desigualdad mata”, publicado por Oxfam justo antes de darse a conocer el contenido de la agenda del Foro Económico Mundial de Davos (Ginebra), pone de manifiesto las trágicas diferencias de la desigualdad entre las más altas y bajas esferas de la sociedad, contribuyendo a la muerte de una persona cada cuatro segundos, es decir, cerca de 21.000 muertes al día. Entre las causas descantan la falta de atención médica, el hambre, la crisis climática y la violencia de género.

Ese drástico aumento de la fortuna de los que más tienen ha hecho que, en apenas 24 meses, ganen más dinero que en los últimos 14 años, el mayor aumento de la riqueza multimillonaria desde que dieron comienzo los registros.

“Nunca ha sido tan importante empezar a corregir los violentos errores de esta desigualdad obscena recuperando el poder y la riqueza extrema de las élites, incluso a través de los impuestos, devolviendo ese dinero a la economía real y salvando vidas”, agregó Bucher.

Como sugerencia, desde Oxfam, ponen el ejemplo de que si existiera un impuesto único del 99% sobre las ganancias inesperadas de la pandemia solamente de esos diez hombres más ricos del mundo, con esa cantidad se podrían cubrir los gastos de la fabricación de suficientes vacunas para todos, atención médica y protección social universales, financiamiento de la adaptación climática y reducción de la violencia de género en más de 80 países. Además, después de llevarse a cabo todas esas acciones, las diez mayores fortunas del mundo todavía poseerían 7.000 millones de euros más de los que tenían antes de la pandemia.

Como conclusión, “los multimillonarios han tenido una pandemia increíble. Los bancos centrales inyectaron miles de millones de euros en los mercados financieros para salvar la economía, pero gran parte de esa cantidad terminó llenando los bolsillos de los más ricos en un auge del mercado de valores. Las vacunas estaban destinadas a poner fin a la pandemia, pero los gobiernos ricos permitieron que los multimillonarios y los monopolios farmacéuticos cortaban el suministro a miles de millones de personas. El resultado es que todo tipo de desigualdades imaginable corre el riesgo de aumentar. La previsibilidad de esto es repugnante. Sus consecuencias matan”, enfatizó Bucher.

También la desigualdad entre países ha aumentado y, dentro de los más desarrollados, la brecha se ha producido entre grupos raciales, aumentando las probabilidades de morir entre aquellas comunidades más vulnerables. Sólo en Estados Unidos, cerca de 3,4 millones de personas de raza negra estarían vivas hoy si su esperanza de vida fuera la misma de sus pares blancos, hecho directamente relacionado con el racismo y el colonialismo históricos, según puntualiza el estudio publicado por Oxfam Internacional.