América Latina, la región donde más aumentarán los casos de demencia

Un estudio de The Lancet sostiene que esta enfermedad se triplicará en los próximos años en todo el mundo

Una mujer en Guatemala asiste a un funeral
Una mujer en Guatemala asiste a un funeral FOTO: LUIS ECHEVERRIA REUTERS

Los autores de un estudio reciente publicado en The Lancet Public Health aseguran que América Latina será una de las regiones más afectadas por el aumento de casos de demencia en los próximos años al pasar de 4,4 millones de casos a 13,4 millones, un incremento mayor al promedio mundial, según publica la BBC.

El estudio de Lancet alerta de que los casos de demencia en el mundo podrían triplicarse en los próximos 30 años de no adoptar medidas de prevención. Así, los casos de problemas mentales en mayores de 40 años pueden pasar de los 57 millones en 2019 a 153 millones de personas con demencia en 2050.

Serán los países centroamericanos los más afectados con el mayor incremento en la prevalencia de la demencia. En primer lugar se sitúa Nicaragua, donde el número de casos se multiplicará por más de 4 en tres décadas, pasando de 28.500 a casi 117.000. En segundo lugar estará Guatemala, con 3,9 veces más casos que en 2019, y en el tercero Perú, con 3,8 veces más. Los países de la región que menos sufrirán este fenómeno son Uruguay, Argentina y Cuba.

La investigación ha estudiado cuatro factores de riesgo de la demencia, como el tabaquismo, obesidad, niveles altos de azúcar en sangre y bajo nivel educativo.

Una de las principales conclusiones que ha extraído el estudio es que las mejoras en el acceso a la educación reducirán la prevalencia de la enfermedad en más de seis millones de casos para 2050, sin embargo, agrega que esto será contrarrestado por las altas incidencias en obesidad , niveles altos de azúcar en sangre y tabaquismo.

Por ello, los autores han destacado la necesidad de implementar adaptaciones localmente que reduzcan la exposición a los factores de riesgo, junto con la investigación para descubrir tratamientos efectivos que modifiquen la enfermedad y nuevos factores de riesgo modificables para reducir la carga futura de enfermedad.

“Nuestro estudio ofrece pronósticos mejorados para la demencia a escala mundial, así como a nivel de país, brindando a los responsables políticos y expertos en salud pública nuevos conocimientos para comprender los impulsores de estos aumentos, basados en los mejores datos disponibles. Los gobiernos nacionales pueden utilizar estas estimaciones para asegurarse de que los recursos y el apoyo estén disponibles para las personas, los cuidadores y los sistemas de salud a nivel mundial”, ha asegurado la autora principal del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud (IHME), Emma Nichols.