Nuevas evidencias de que Rusia acumula gran cantidad de tropas y de que se prepara para una guerra

Putin da de plazo a EEUU hasta la próxima semana y quiere garantías de que la OTAN no aceptará nunca a Ucrania como miembro de la Alianza Atlántica. Blinken llega a Berlín para abordar la situación en el este de Europa

Imágenes tomadas por satélite muestran nuevas evidencias de una gran acumulación militar a corta distancia de Ucrania. Las fotografías, fechadas el 19 de enero muestran un grupo de batalla desplegado en la base de Voronezh a unas 200 millas (330 km) de la frontera con Ucrania con filas de tanques de artillería y equipos de apoyo concentrados en Yelnya, a 77 millas (125 km) de la frontera de Rusia con Bielorrusia.

Otras imágenes muestran equipos militares reunidos en dos bases, Klintsky y Klimovo, que se encuentran a solo 30 km de la frontera con Bielorrusia y a no más de 50 de la de Rusia con Ucrania.

Se ha advertido a las familias que los militares rusos podrían estar fuera de casa hasta nueve meses después de haber sido trasladados miles de kilómetros al oeste. Los videos mostraron trenes que transportaban múltiples lanzacohetes, vehículos de combate, camiones de comunicación y de transporte general hacia la línea fronteriza rusa en dirección a las bases bielorrusas en Gomel y Rechitsa, ambas a menos de 60 kilómetros de la frontera y a una distancia sorprendente de Ucrania.

Rusia y Bielorrusia han afirmado que el movimiento de tropas y equipos está relacionado con ejercicios militares conjuntos organizados apresuradamente entre los dos países, pero los observadores calificaron la explicación como una cortina de humo para los preparativos para una invasión de Ucrania que Occidente sospecha que pueda ser inminente.

El Kremlin aseguró hoy que la declaración del presidente de EEUU, Joe Biden, sobre una posible invasión de Ucrania y el desastre que supondría para Rusia, pueden contribuir a la “desestabilización de la situación” en ese país. “Pueden crear falsas esperanzas” entre algunos representantes del Gobierno ucraniano “que pueden decidir reanudar la guerra civil en su país e intentar solucionar por métodos de fuerza los problemas del Sureste” (Donbás), dijo el portavoz presidencial, Dmitri Peskov, durante su rueda de prensa telefónica diaria.

Tropas rusas frontera Ucrania
Tropas rusas frontera Ucrania FOTO: T. Nieto

Peskov admitió que Moscú teme dicha evolución de los acontecimientos en el Donbás, y añadió que las afirmaciones de Biden “no permiten en ningún caso una reducción de la tensión que ha surgido ahora en Europa”. “Decir que Rusia tendrá que pagar un alto precio es algo que suena diariamente en boca de expertos a nivel de jefes de Estado”, dijo.

Por otra parte, ve insuficiente que Biden asegure en rueda de prensa que “no es muy probable” que Ucrania ingrese a corto plazo en la OTAN. “Esto no significa una negativa a aceptar a Ucrania a medio plazo. Desde el punto de vista de la dialéctica del desarrollo de las relaciones internacionales una perspectiva a medio plazo es solo un instante”, agregó.

Una imagen de satélite de Maxar Technologies muestra equipos militares rusos en Klimovo, cerca de la frontera con Ucrania
Una imagen de satélite de Maxar Technologies muestra equipos militares rusos en Klimovo, cerca de la frontera con Ucrania FOTO: MAXAR TECHNOLOGIES HANDOUT EFE

Con motivo de su primer año en el poder, Biden ofreció una rueda de prensa en la que advirtió que “será un desastre para Rusia” si finalmente decide invadir Ucrania. El presidente ruso, Vladímir Putin, “no ha visto nunca sanciones como las que he prometido que se impondrán si se mueve” hacia Ucrania, dijo.

En paralelo, el presidente estadounidense dijo que Washington va a ayudar a “reforzar” a sus aliados de OTAN en el este de Europa: “Ya hemos enviado unos 600 millones de dólares en equipamiento de defensa a los ucranianos”.

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, prometió ayer en Kiev mayor ayuda militar a Ucrania y alertó de que Putin tiene la capacidad de “duplicar” su presencia militar en la frontera con Ucrania en “muy poco tiempo”.

Antony Blinken con su homóloga alemana
Antony Blinken con su homóloga alemana FOTO: Kay Nietfeld AP

En un intento de rebajar la tensión en torno a Ucrania, Blinken está en Berlín y este viernes se reunirá en Ginebra con el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov. Rusia niega que se plantee una invasión del país vecino, aunque sí ha prometido tomar “medidas técnico-militares”, sin especificar, en caso de que Occidente no renuncie al ingreso de Ucrania en la OTAN, una de las garantías de seguridad que Moscú exige a EEUU y la Alianza Atlántica.

Ultimátum del Kremlin

El Kremlin está dispuesto a esperar hasta la próxima semana una respuesta escrita por parte de Estados Unidos a sus propuestas sobre garantías de seguridad que exige Rusia para evitar la expansión de la OTAN y el emplazamiento de armas ofensivas hacia sus fronteras. “El tiempo importa. Hemos dicho que esperamos recibir esto (la respuesta estadounidense) en días próximos, no tiene que ser obligatoriamente mañana”, afirmó hoy el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, en su habitual rueda de prensa diaria.

El representante de la Presidencia rusa respondió afirmativamente a sí la próxima semana podría ser un plazo aceptable para recibir estas respuestas. Según Peskov, se advirtió “una determinada disposición de debatir determinados asuntos” por parte de EEUU y la OTAN, hecho que calificó como “un aspecto positivo”. “Pero el asunto radica en que esta disposición a debatir determinados temas no se extienden a los que son de fundamental importancia para nosotros”, distinguido.

Peskov no descartó la posibilidad de que el presidente de Rusia, Vladímir Putin, sostenga una conversación telefónica con su homólogo estadounidense, Joe Biden, después de que Moscú reciba las respuestas solicitadas. “Consideramos que una conversación como esta es bienvenida a ambos en cualquier caso, es útil para Estados”, aseveró.

EE UU ha tenido la oportunidad de evaluar las conversaciones, pero “tenemos que dar a Rusia algún tiempo” para hacer lo propio, dijo. El ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, dejó claro el pasado viernes en su rueda de prensa de principios de año que Rusia espera una respuesta “por escrito” y “punto por punto” a las demandas de garantías de seguridad presentadas a Occidente sobre una nueva arquitectura de seguridad en Europa.

Todo ello mientras Rusia mantiene desplegados en la frontera con Ucrania más de 100.000 soldados rusos que, según Occidente, pueden atacar próximamente al país vecino.