Biden comienza a dar de baja a los soldados que se niegan a recibir la vacuna contra la COVID-19

La orden se aplica a las tropas regulares, a los reservistas del Ejército en servicio activo y a los cadetes, a menos que tengan exenciones aprobadas o pendientes

Soldados estadounidenses en Hassakeh, al noreste de Siria
Soldados estadounidenses en Hassakeh, al noreste de Siria FOTO: Baderkhan Ahmad AP

Los soldados estadounidenses que se nieguen a recibir la vacuna contra la COVID-19 serán dados de baja inmediatamente, informó el miércoles el Ejército de Estados Unidos, diciendo que la medida era fundamental para mantener la preparación para el combate

La orden del Ejército se aplica a los soldados regulares del Ejército, a los reservistas del Ejército en servicio activo y a los cadetes, a menos que tengan exenciones aprobadas o pendientes, aseguró en un comunicado.

La orden de baja es la última de una rama militar estadounidense que retira a los miembros del servicio no vacunados en medio de la pandemia, después de que el Pentágono hiciera obligatoria la vacuna para todos los miembros del servicio en agosto de 2021.

La gran mayoría de las tropas en servicio activo han recibido al menos una dosis. Alrededor de 79 militares uniformados de los diferentes servicios han muerto a causa del nuevo coronavirus.

“La preparación del Ejército depende de que los soldados estén preparados para entrenar, desplegar, luchar y ganar las guerras de nuestra nación”, indicó la secretaria del Ejército de EE UU, Christine Wormuth.

“Los soldados no vacunados representan un riesgo para la fuerza y ponen en peligro la preparación”.

Otras ramas de las Fuerzas Armadas estadounidenses, incluidas las Fuerzas Aéreas, ya han comenzado a retirar a quienes han optado por no recibir la vacuna COVID, cuyo uso de emergencia se autorizó por primera vez en diciembre de 2020.