Armas

El “cañón atómico soviético” que Rusia usa para para reforzar la artillería cerca de Ucrania

El cañón autopropulsado 2S7 tendría un papel clave si finalmente estalla un conflicto armado en el este del país

Un modelo del cañón 2S7
Un modelo del cañón 2S7 Twitter Twitter

En las últimas tres décadas, desde el final de la Guerra Fría, apenas se han visto en Europa combates terrestres entre fuerzas convencionales, pero si finalmente se produce un estallido bélico en el este de Ucrania, no cabe ninguna duda de que la artillería pesada tendrá un papel clave. Los carros de combate, los vehículos blindados y especialmente la artillería serían fundamentales, especialmente la artillería por su capacidad para defender a las tropas frente al fuego enemigo ya sea para destruir tanques, morteros, puestos de mando en la retaguardia o eliminar sistemas antiaéreos ocultos a distancias de hasta 50 kilómetros.

La artillería fue una de las grandes protagonistas en los campos de batalla ucranianos en 2014 y de aquel enfrentamiento tanto las fuerzas armadas ucranianas como las rusas, que armaron a los rebeldes del Donbas, obtuvieron abundante información para analizar la efectividad de los avances militares.

Este tipo de armamento fue ampliamente desarrollado durante la Guerra Fría por las dos principales potencias de entonces, la Unión Soviética y Estados Unidos. La industria militar en ambos países desarrolló sistemas de artillería para el lanzamiento de proyectiles nucleares tácticos. Fue así como Moscú puso en servicio a mediados de la década de 1970 el conocido como “cañón atómico soviético”, el 2S7, capaz de transportar hasta cuatro proyectiles nucleares de 203 mm que podrían eliminar objetivos a una distancia de 37,5 kilómetros. Asimismo, es capaz de lanzar 5 proyectiles de hasta 110 kilogramos en tan solo 2 minutos. Fue utilizado en las guerras de Afganistán en los años ochenta y en la de Chechenia en la década de los noventa.

Varios vídeos recientes difundidos en las rede sociales muestran cañones muestran unidades del cañón 2S7 Pion en la región de Belgorod, a unos veinte kilómetros de la frontera con Ucrania, donde Moscú ha desplegado a miles de efectivos desde hace meses infundiendo el temor a una posible invasión de la parte oriental ucraniana. Expertos militares aseguran que el se trataría de un modelo evolucionado denominado 2S7M Malka.

El cañón autopropulsado 2S7 Malka es una evolución del 2S7 Pion, capaz de transportar ocho proyectiles de 203 milímetros de diámetro. Presenta una profunda modernización con una nueva caja de cambios, mecanismos de distribución y equipos de comunicación interna. Tiene asimismo un nuevo sistema de control de fuego que combina drones y radares terrestres y espías electrónicos para detectar objetivos y estudiar enlaces de radio para transmitir coordenadas a las armas, explica el experto David Axe.

El Malka es un cañón autopropulsado de gran calibre 2S7M diseñado para destruir objetivos enemigos detrás de la línea del frente. Está considerado como uno de los de mayor alcance y más pesados del mundo, con 46,5 toneladas. Sus detractores consideran, en cambio, que sigue siendo pesado, lento en el disparo y excesivamente ruidoso. EEUU retiró sus obuses M-110 de 203 milímetros hace años.

Durante los enfrentamientos en el este de Ucrania de 2014, el 2S7 fue utilizado por las fuerzas armadas ucranianas. Kiev tiene en su poder decenas de unidades de la época soviética pero se corresponden con modelos antiguos incapaces de competir con los más modernos obuses rusos.

Aviones biplanos

Rusia también ha recurrido al avión biplanos AN-2 Colt de la era soviética para sus maniobras militares cerca de Ucrania. Utilizado por primera vez en 1947 para labores agrícolas, esta aeronave está considerada una de los biplanos monomotor más grandes jamás producidos muy apreciado por sus extraordinarias capacidades de vuelo lento, despegue corto y aterrizaje. Según analiza Defense Blog, “el AN-2 permitirá simular un avance de un grupo de helicópteros o drones de ataque”, es decir, actuarían de señuelos para llevarlos al frente y sacar las defensas aéreas ucranianas. Varios vídeos de los últimos días muestran casi una docena de aviones AN-2 durante un ejercicio en las áreas fronterizas de Rusia con Ucrania.