Olha Sovhyria, diputada de Ucrania: «Sabemos que Rusia quiere bombardear las centrales nucleares»

Miembro del partido de Zelenski, denuncia a LA RAZÓN que su país está al borde de una «catástrofe humanitaria»

Olha Sovhyria, diputada ucraniana
Olha Sovhyria, diputada ucraniana FOTO: Facebook

Olha Sovhyria salió elegida en las últimas elecciones parlamentarias de 2019, que fueron anticipadas en la lista del Partido del Servidor del Pueblo, la formación política del presidente ucraniano Volodimir Zelenski. Llegó a la Rada con 39 años, unos meses después, fue nombrada representante del Parlamento ante el Tribunal Constitucional.

«Soy diputada del Parlamento ucraniano, estoy en mi país y con mi país, claro». Así responde a la primera pregunta Olha Sovhyria sobre en qué lugar está sufriendo la invasión de Rusia a gran escala. «Hago todo lo posible para defender a Ucrania de Rusia, tanto diplomáticamente como informativamente», responde desde su refugio, donde está guarecida junto a su familia. Sobre el parte de guerra, la situación sobre el terreno de la invasión rusa, la diputada explica que «hay graves ataques balísticos de Rusia en varias ciudades ucranianas». En cuanto a las víctimas, reconoce que «hay muchos heridos y muertos, incluso han fallecido niños». Sovhyria tiene marcado a fuego que tan sólo en los primeros cuatro días de guerra «al menos 14 niños murieron por los bombardeos rusos».

Así ha quedado una zona residencial en Irpin, en la región de Kiev tras el ataque del Ejército ruso, ayer
Así ha quedado una zona residencial en Irpin, en la región de Kiev tras el ataque del Ejército ruso, ayer FOTO: SERHII NUZHNENKO REUTERS

«No sabemos cuándo van a atacar, no tenemos la posibilidad de evacuar a ciertos ciudadanos ya», reconoce la diputada ucraniana respecto a los civiles que se han quedado atrapados en varios puntos del país asediados por el Ejército de Vladimir Putin.

Preocupación máxima por las centrales nucleares

En su opinión, uno de los hechos que más preocupa al Parlamento ucraniano es lo que ella considera «una gran emergencia. Estamos muy preocupados por las centrales nucleares ucranianas. Sabemos que Rusia quiere bombardear las centrales nucleares como la de Chernóbil».

Sobre la situación humanitaria, explica que el país está al borde de «caer en una catástrofe humanitaria, sobre todo en el Este de Ucrania». El desabastecimiento comienza a marcar la vida de los ciudadanos. «Allí ya no hay alimentos básicos».

En cuanto a qué puede hacer la comunidad internacional, Sovhyria solicita «la ayuda financiera, militar y humanitaria para Ucrania de todos los países del mundo y de España también». La parlamentaria ucraniana esperaba el bloqueo de los sistemas de Visa y Mastercard, que será muy doloroso para Rusia. Pero por otro, exige lo que ya ha propuesto su presidente oficialmente: «Asistencia para la adhesión de Ucrania a la Unión Europea lo antes posible. Necesitamos el apoyo de todos los países», asevera.

“Necesitamos más apoyo de España”

La diputada indica que en cuanto a España, «nos gustaría más apoyo. Tengo permiso para demandar más asistencia humanitaria, militar, financiera... toda la ayuda posible para Ucrania por parte de España. Rusia ha roto todas las consideraciones internacionales, todos los convenios y derechos internacionales. Bombardea nuestras ciudades desde la madrugada hasta la noche».

Durante estos primeros días de guerra, Sovhyria confiesa que «mi familia y yo dormimos en un refugio. El problema, es que el invierno aquí es muy frío y las noches más. Ahora mismo estamos a menos 2 grados y hay nieve y hielo por las calles», recuerda.

Un bebé recién nacido en el sótano de la maternidad de un hospital de Kiev, ayer
Un bebé recién nacido en el sótano de la maternidad de un hospital de Kiev, ayer FOTO: ROMAN PILIPEY EFE

Nacer bajo las bombas

«Bajamos al menos 4 horas al refugio o pasamos toda la noche». Sin embargo, ella evita ser la protagonista de la guerra en su país. «Pero nada comparado con, por ejemplo, lo que ocurre en los hospitales de maternidad que, ante las bombas rusas, las madres y los bebés recién nacidos, de apenas un día, o las embarazadas tienen que estar en el sótano. Es horrible», se queja.

Dos bebés prematuras Sophia y Diana en el sótano del hospital  Ohmadyt
Dos bebés prematuras Sophia y Diana en el sótano del hospital Ohmadyt FOTO: ROMAN PILIPEY EFE

Durante la conversación con LA RAZÓN, insiste varias veces en que desde Kiev, «pedimos ayuda a toda la comunidad internacional y a la Unión Europea, que escuche nuestros problemas». Ex profesora de Derecho Constitucional Universidad Nacional Taras Shevchenko de la capital ucraniana, es optimista al preguntarle sobre la posibilidad de que el presidente ruso, Vladimir Putin, sea juzgado por crímenes de guerra ante el Tribunal Penal Internacional. «Creo que sí, que Putin y su círculo, el Gobierno ruso, la Duma, y otros órganos de poder ruso, deben ser juzgados por sus crímenes y acciones militares en Ucrania».

Uno de los paradigmas que cita es que mientras en la frontera con Bielorrusia las delegaciones de Ucrania y Rusia negociaban, «el Ejército ruso bombardeaba con misiles balísticos Kiev, la capital ucraniana».

La capacidad nuclear de Rusia

La noche en la que Putin declaró la guerra «fue una completa conmoción» para esta diputada de 41 años, que recuerda que ella no sólo cree que esto sea una emergencia para Ucrania, «lo es también para Polonia y todos los países europeos. Por eso necesitamos el apoyo de todas las democracias del mundo». Y es que en su opinión, «no es un problema de Ucrania. Es un problema de todo el mundo». Cabe recordar que «Rusia tiene potencial nuclear y puede usarlo».

Ve con asombro cómo los soldados rusos están «en casi todas las ciudades ucranianas». Le traumatiza ver las imágenes «de Jarkov, de Kiev, de Jerson... Hay graves batallas, con técnicas militares muy potentes, es horrible», se lamenta.

Antes de colgar, una última pregunta, sobre si como ucraniana y diputada del partido de Zelenski, un Gobierno al que Vladimir Putin ha puesto en el punto de mira, Sovhyria siente pánico.

«No tenemos tiempo para tener miedo. Necesitamos defender nuestro país».