EEUU califica de “crimen de guerra” el ataque a la planta nuclear de Zaporiyia

Moscú toma la planta horas después de que se produjera un incendio en sus instalaciones. El director alertó de que los reactores “están en peligro”, aunque los niveles de radioactividad son ahora “normales”

Estados Unidos calificó este viernes de “crimen de guerra” el ataque que lanzó Rusia anoche contra la central nuclear ucraniana de Zaporiyia y consideró que es un ejemplo de la manera “temeraria” en la que Moscú está llevando a cabo la invasión de Ucrania.

Así se pronunciaron este viernes la embajada estadounidense en Ucrania en su cuenta de Twitter y un alto funcionario de Defensa en declaraciones a la prensa.

La condena más fuerte la pronunció la embajada de EEUU, cuyos diplomáticos están ahora en Polonia y que en un mensaje en Twitter afirmó: “Es un crimen de guerra atacar una planta de energía nuclear. El bombardeo del (presidente ruso Vladímir) Putin a la planta nuclear más grande de Europa lleva su reinado de terror un paso más lejos”.

El riesgo de un accidente nuclear ha crecido a unos límites insospechados tras los bombardeos rusos a algunas instalaciones de la central nuclear de Zaporiyia, en la localidad de Energodar, en el sureste de Ucrania, la más grande de Europa, donde tres edificios ardieron esta madrugada. Las autoridades de Ucrania aseguran que el fuego ya ha sido controlado y que los niveles de radiactividad son normales, pero el director de la planta ha dicho que “los reactores corren peligro”. La alarma ante un accidente de dimensiones incalculables que nos retrotrae a la catástrofe de Chernobyl ha elevado el tono de condena de muchos dirigentes políticos de todo el mundo.

La madrugada ha sido especialmente dura para los vecinos de la localidad de Energodar ante la posibilidad de un accidente terrible tras el fuego desatado en la planta por los bombardeos de las tropas rusas. Finalmente, el incendio de uno de sus edificios ha sido sofocado por los bomberos este viernes a las 06.20 horas tras unas horas de incertidumbre.

Central nuclear de Zaporiyia
Central nuclear de Zaporiyia FOTO: T. Nieto

En las últimas horas, las autoridades de Kiev han confirmado que la planta ha sido tomada por Rusia. En un informe oficial se hace balance de daños: “Los reactores de la central permanecen intactos, existen daños en el edificio del compartimiento del reactor de la unidad de potencia No. 1, que no afectan a la seguridad del reactor. Los sistemas y elementos importantes para la seguridad de la central nuclear están funcionando. No se han registrado cambios en el estado de radiación en el momento actual”.

Las cámaras de seguridad de la central de Zapoyiria captura uno de los incendios en la planta tras el ataque ruso
Las cámaras de seguridad de la central de Zapoyiria captura uno de los incendios en la planta tras el ataque ruso FOTO: La Razón La Razón

Horas antes, el Servicio Estatal de Emergencias de Ucrania emitió un mensaje tranquilizador: los niveles de radiactividad se encuentran dentro de los rangos normales, y aclaró que el incendio declarado tras el ataque ruso afectó a un edificio fuera de la planta misma.

Antes de que se sofocara el incendio, el director general de la planta, Igor Murashov, señaló que la seguridad de la central nuclear estaba comprometida, según su mensaje difundido por el Parlamento ucraniano en su cuenta de Telegram. “Los riesgos son tremendos. Los combates continúan. Los reactores están en peligro”, advirtió.

La central nuclear de Zaporoyia fue construida entre 1984 y 1995. Está considerada la más grande de Europa y una de las mayores del mundo debido a la capacidad de producción de energía y a la potencia instalada en sus seis reactores capaces de generar 950MW. Con una producción total de 5.700MW, es un punto estratégico en el avance de las tropas rusas, principalmente porque proporciona electricidad aproximadamente a cuatro millones de hogares. En tiempos normales, produce una quinta parte de la electricidad de Ucrania y casi la mitad de la energía generada por las instalaciones de energía nuclear del país.

Aspecto exterior de la planta de Zapoyiria, en Ucrania, tras el incendio
Aspecto exterior de la planta de Zapoyiria, en Ucrania, tras el incendio FOTO: ENERGOATOM via REUTERS

Rusia tomó la semana pasada la planta de Chernobyl, a cien kilómetros al norte de Kiev. La de Zaporoyia, dicen algunos analista, es más segura que la de Chernobyl, donde ocurrió el mayor accidente nuclear de la historia en 1986. Las posibilidades de explosión, fusión nuclear o liberación radiactiva son bajas, dijo Tony Irwin, profesor asociado honorario de la Universidad Nacional de Australia.

El presidente de Ucrania, Vlodomir Zelenski, señaló en un mensaje que “por primera vez (...) en la historia de la humanidad, el Estado terrorista (Rusia) ha recurrido al terrorismo nuclear”. “¡Debemos detener al Ejército ruso de inmediato!”, recalcó, al recordar que Ucrania tiene quince centrales nucleares. “Si hay una explosión, será el fin de todo, el fin de Europa”, advirtió, y pidió “la acción inmediata” del Viejo Continente.

El ataque desató un incendio y se declaró una amenaza para la primera unidad de las instalaciones, informó el alcalde de la ciudad, Dmitry Orlov. “¡Amenaza a la seguridad mundial! Como resultado del bombardeo enemigo continuo de edificios y unidades de la planta de energía nuclear más grande de Europa, la planta de energía nuclear de Zaporiyia está en llamas”, escribió en su cuenta de Telegram.

La guardia nacional ucraniana dijo que pese al incendio los rusos continuaban disparando en dirección a la planta. El portavoz de la central nuclear, Andrii Tuz, explicó que los servicios de emergencia tuvieron dificultades para extinguir el incendio por la proximidad del continuo fuego ruso, según la agencia UNIAN.

El ministro de Energía de Ucrania, Herman Galuschenko, denunció que las tropas rusas emplearon fuego de tanques, artillería y cohetes contra la central nuclear, “a sabiendas de las consecuencias catastróficas de sus acciones”. El Servicio Estatal de Emergencia de Ucrania indicó que equipos bomberos, a los que este jueves las tropas rusas no permitieron acceder al recinto de la central, establecieron que el fuego abarcó tres plantas de un edificio de formación.

¿Hay peligro de radiación?: El portavoz de la central nuclear, Andrii Tuz, explicó que “el combustible nuclear está dentro del reactor atómico. Todavía no se ha descargado. Además, hay una piscina de recarga y almacenamiento de combustible nuclear en la sala central que también contiene uranio y conjuntos de combustible nuclear”, dijo, al enfatizar el peligro de que se rompa la cubierta sellada.

El ministro ucraniano de Exteriores, Dmitro Kuleba, afirmó en un tuit que la medición de la radiación en la planta “es actualmente normal”, pero señaló que el Ejército ruso la bombardea “desde todos los lados”. “Si explota será diez veces más grande (la catástrofe) que Chernóbil” en 1986, alertó. “Los rusos deben cesar el fuego inmediatamente, permitir el acceso a los bomberos y crear una zona de seguridad”, tuiteó.

Las tropas rusas toman Enerdogar
Las tropas rusas toman Enerdogar FOTO: Twitter La Razon

Estados Unidos aseguró que la central nuclear no registra “niveles elevados de radiación”. La secretaria de Energía estadounidense, Jennifer Granholm, indicó en un mensaje en su cuenta de Twitter que su gobierno no ha apreciado “niveles elevados de radiación cerca de la central. Los reactores de la planta están protegidos por estructuras de contención robustas y han sido apagados de forma segura”, agregó.

Aseguró, no obstante, que las operaciones militares rusas cerca de esa planta son “temerarias”. El director general del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi, habló con el primer ministro ucraniano, Denys Shmygal, y con el regulador y operador sobre la “grave situación” creada en la planta nuclear, según informó el director de la institución en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter.

El regulador dijo al OIEA que “no se han informado de cambios en los niveles de radiación en el sitio de la planta”, según un mensaje divulgado por Twitter por el organismo internacional. Mensaje de Zelenksi tras el ataque: “Despierten ya”

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, pidió a Europa que “despierte ya” ante el “terrorismo nuclear” de Rusia. “¡Europa debe despertarse ya! La central nuclear más grande de Europa está en llamas, se están desconectando ahora mismo unidades nucleares”, señaló en un vídeo publicado en la cuenta de Telegram de la oficina presidencial.

El líder de Ucrania indicó que los tanques rusos están equipados con cámaras termográficas para que los soldados sepan adónde disparar. Zelenski se dirigió a todos los ucranianos y europeos que, dijo, conocen perfectamente la palabra “Chernóbil”, en referencia a la mayor catástrofe nuclear de la historia, ocurrida el 26 de abril de 1986. “Rusia quiere repetir esto y lo está repitiendo, pero seis veces más”, indicó en referencia al número de unidades que hay en la central nuclear de Energodar, en la región de Zaporiyia.

El presidente estadounidense, Joe Biden, urgió este jueves junto a su homónimo ucraniano a Rusia para que “cese” las “actividades militares” cerca de la central de Zaporiyia. La conversación entre ambos líderes tuvo lugar después de que se informase de un incendio en esa planta nuclear. Según un breve comunicado de la Casa Blanca, Biden y Zelensky coincidieron en “urgir a Rusia el cese de “las actividades militares en el área y permitir a los servicios de emergencia acceder al lugar”.

También reaccionó el primer ministro italiano, Mario Draghi, quien condenó el “infame ataque” cometido por Rusia contra la central nuclear de Zaporiyia, y pidió a la Unión Europea (UE) que siga “reaccionando unida” para apoyar a Ucrania y proteger a sus ciudadanos. Draghi “condena el infame ataque de Rusia a la central nuclear de Zaporiyia, un atentado contra la seguridad de todos”, señalaron fuentes del Gobierno italiano sobre la planta ucraniana, que ha sido tomada por el Ejército ruso, después de que se viera afectada por un incendio en uno de sus edificios que finalmente fue sofocado.

Desde Bruselas, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, aseguró que el ataque a la central nuclear muestra la " temeridad” de esta guerra y la necesidad de que Rusia retire sus tropas. “Esto solo demuestra la temeridad de esta guerra y la importancia de ponerle fin y de que Rusia retire todas sus tropas y se implique de buena fe en esfuerzos diplomáticos”, aseguró Stoltenberg junto al secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, a su llegada a una reunión extraordinaria de ministros aliados de Exteriores.

Reunión urgente para hablar de Chernobil

Por su parte, el director general del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi, ha propuesto este viernes una reunión en la central de Chernóbil con representantes de Ucrania y Rusia para abordar un marco de garantías de seguridad sobre las instalaciones nucleares ucranianas ante la ofensiva militar rusa. Grossi ha reconocido en una rueda de prensa celebrada horas después de que las tropas rusas tomaran el control de la central de Zaporiyia, que “dadas las muy complicadas circunstancias sobre el terreno, la logística y la presencia en este lugar no será fácil”, si bien ha matizado que cree que “no será imposible”.

Así, ha incidido en que “es momento para la acción” y ha confirmado que Ucrania “ha enviado una petición de asistencia inmediata” ante el impacto de la ofensiva sobre las centrales nucleares del país. “Si vamos a dar ayuda, tenemos que estar allí, y el primero en estar allí debe ser el director general del OIEA”, ha manifestado.