El bombardeo contra un hospital infantil de Mariupol enfurece a los ucranianos: “Es medieval, puro genocidio”

Kiev denunció el ataque aéreo ruso, que ha dejado tres muertos: «¡Hay niños entre los escombros!». Más de 2,2 millones de ucranianos han huido desde el inicio de la invasión

Varias bombas impactaron ayer en el edificio del hospital infantil, incluida la sala de maternidad, en la ciudad ucraniana de Mariúpol, en un ataque que ha dejado tres muertos, uno de ellos un niño, según el ayuntamiento de la localidad, asediada desde hace varios días por el fuego intenso de las tropas rusas. Las primeras informaciones hablaban de 17 heridos, entre ellos mujeres embarazadas o incluso de parto, pero este jueves se ha confirmado que hubo tres muertos. El teniente de alcalde de Mariupol, Sergei Orlov, calificó el bombardeo con estas palabras: “Es medieval, puro genocidio. El ataque no es simplemente traicionero. Es un crimen de guerra. Nos están atacando con aviación, proyectiles, lanzacohetes múltiples. No podemos entender cómo es posible, en el mundo moderno, bombardear un hospital para niños”.

La situación en Mariúpol, asediado por los rusos, sigue siendo muy grave. En dos semanas han muerto allí 1.170 personas, con 47 personas enterradas hoy, según el vicealcalde de la ciudad, Sergei Orlov. No hay electricidad ni gas ni calefacción. Los residentes se ven obligados a beber nieve y quemar leña. Sigue el bombardeo de los corredores verdes de evacuación.

FOTO: Antonio Cruz

Ayer por la mañana se llevó a cabo otro intento de poner a salvo a las personas de las ciudades bombardeadas después de que las partes hayan acordado una evacuación y un alto el fuego en seis áreas de conflicto. Se suponía que desde las nueve de la mañana hasta las nueve de la noche se abrirían corredores verdes desde Mariúpol, Sumy, Volnovaja, Izium, Energodar, y el grupo de las ciudades al oeste de Kiev que incluye Irpín y Bucha.

Sin embargo, el progreso de la evacuación fue mixto. Mientras la evacuación de Irpín, Sumy y Energodar parecía haber comenzado, el fuego de artillería pesada rusa impidió que las personas salieran de Mariúpol, Izium y Bucha.

Por la mañana, la viceprimera ministra ucraniana Iryna Vereshchuk advirtió que se prestará especial atención a la seguridad de 50 niños y 26 miembros del personal en el orfanato de Vorsel, cerca de Kiev. La evacuación de Vorsel ha comenzado pero todavía no se conoce si los niños y sus custodias ya están a salvo.

Este fue el caso de Yitomir y Ojtirka, las que fueron golpeadas con especial dureza, con ocho personas muertas, entre ellos, varios niños. Ojtirka, la ciudad de 50.000 habitantes, permanece sin agua corriente ni electricidad durante días. Los ataques aéreos dañaron su infraestructura y se espera que las temperaturas alcancen los -9 grados en los próximos días. La mayor parte de Chernígov también sigue sin calefacción y electricidad.

El jefe de la administración regional de Lugansk, Sergiy Gayday, comentó ayer que Severodonetsk y otras ciudades en esa parte del Donbás habían vivido “las peores 24 horas desde el comienzo de la guerra”. Se registraron tres ataques aéreos, que destruyeron 63 edificios residenciales con al menos 10 civiles muertos.

Mientras tanto, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) comunicó que ya no recibe datos de la planta de energía nuclear de Chernóbil. La agencia expresó su “profunda preocupación” por el personal de las instalaciones ucranianas capturadas. Sin embargo, según la OIEA esto no plantea un problema de seguridad inmediato.

La lucha continúa alrededor de Járkov, Chernígov, Mykolaiv y cerca de Kiev. Se espera que los intentos de apoderarse de la capital se intensifiquen en los próximos días, al recibir señales de que el ejército bielorruso se prepara para unirse a la invasión.

Sumy bombardeos y corredor humanitario ruso
Sumy bombardeos y corredor humanitario ruso FOTO: T. Nieto

Algunos expertos aseguran que el ejército ruso está cerca de resolver algunos de los “mayores problemas logísticos” que detuvieron el avance de enormes columnas de vehículos motorizados desde el oeste y noroeste de la capital. También se informa que los militares rusos se acercan a la ciudad satélite del este, Brovary, con intención de rodear Kiev.

Los fallos logísticos rusos y la resistencia por parte del Ejército ucraniano

El alcance de la falla con la logística dentro del ejército ruso aún no está claro. Algunos expertos, como Chrysto Groziev de Bellingcat, dicen que van a hacerse más grandes. Según considera, “cuanto más se adentran en el territorio ucraniano los militares rusos, más difícil les resulta abastecer de combustible a sus vehículos”.

Otros, como Michael Koffman, el director del programa de estudios de Rusia en el CNA “think tank”, sugieren que si bien es innegable que existen los problemas, su alcance puede haber sido exagerado.

Koffman asegura que la razón principal del atascamiento de la enorme columna de 40 kilómetros al oeste de Kiev, parece no ser la falta de combustible o de problemas técnicos, sino el hecho de que una vez que hay un embotellamiento lleva tiempo desenredarlo.

Por su parte, Nick Reynolds de RUSI, citado por el diario “The Guardian”, espera que el Ejército ruso pueda resolver al menos parte de sus problemas logísticos; sin embargo, no deja claro si este tendrá las condiciones “suficientemente buenas como para intentar completar el cerco de Kiev”, debido al martilleo físico y psicológico que han recibido sus fuerzas, mientras se encontraban en un estado de desorganización confusa.

Los rusos aún no han establecido el dominio sobre el cielo de Ucrania y sus aviones de combate y helicópteros siguen siendo derribados por la defensa aérea ucraniana.

El Ejército de Ucrania también hace algunos progresos en el área alrededor de Járkov. Según el jefe de la administración regional, Oleg Syniegubov, una base temporal militar rusa fue destruida hoy cerca de la ciudad de Dergach.

Mientras tanto, los ciudadanos de Odesa continúan preparándose para los ataques esperados. Se cubrieron estatuas prominentes en el centro de la ciudad para protegerlas de la destrucción.

Los rusos han comenzado a arrestar a personas que han protestado pacíficamente durante varios días en la región de Jersón. Más de 400 personas ya están en la cárcel.

Sanciones, pero aún sin aviones de combate

Desde el inicio de la invasión rusa, los ucranianos piden más ayuda militar de Occidente. Si bien las peticiones para establecer una zona de exclusión aérea han sido repetidamente rechazadas, ya que la OTAN no está dispuesta a combatir en contra al ejército ruso, EE UU dio “luz verde” a sus aliados dispuestos a entregar sus aviones de combate de la era soviética a Ucrania.

El lunes, Polonia ofreció entregar sus aviones de combate Mig-29 a una base estadounidense en Alemania desde donde podrían volar a Ucrania. Aparentemente sorprendido, EE UU rechazó la oferta por considerarla “insostenible” y “arriesgada” debido al potencial de escalada entre la OTAN y Rusia, si se volaran aviones desde Alemania para ayudar a Ucrania.

Las conversaciones entre los aliados continúan, pero muchos ucranianos han expresado su frustración con la decisión en las redes sociales.

En un importante paso, el presidente de EE UU, Joe Biden, anunció ayer que Estados Unidos dejaría de importar petróleo, gas licuado y carbón de Rusia. EE UU no depende de las importaciones rusas para cubrir sus necesidades, con solo el 1% del consumo de crudo de Estados Unidos procedente de Rusia. No obstante, se espera que más países de todo el mundo se unan a la medida.

Reino Unido ya se comprometió a reducir las importaciones de petróleo de Rusia hasta el final de 2022. Otros países europeos y Japón están considerando la medida, mientras que un estudio del grupo de expertos Transport & Environment revela que las exportaciones de petróleo aportan a Rusia 285 millones de dólares cada día, lo cual ayuda a financiar su invasión de Ucrania.

Otro paso simbólico que podría marcar una nueva era en la historia rusa se produjo después de que McDonalds, Coca-Cola y Pepsi anunciaron que detendrían sus operaciones en Rusia. La apertura del primer restaurante McDonald ‘s en 1990 en Moscú, con líneas que se extendieron por muchos kilómetros, fue uno de los momentos decisivos en la apertura de la Rusia soviética hacia el oeste revelando el atractivo del estilo de vida occidental.

Líderes ucranianos

Mientras tanto, este jueves en su discurso ante el Parlamento de Reino Unido, Volodimir Zelenski trató de movilizar a Occidente para que apoyara a Ucrania y evocó el espíritu de Winston Churchill, para prometer seguir luchando contra los rusos “en bosques, campos, calles”.

En Ucrania, el presidente y algunos otros políticos ucranianos aprovechan la ola de apoyo sin precedentes. Cerca 95% de los ucranianos dicen que están de acuerdo con lo que hace el presidente. Muchos de los que antes criticaron a Zelenski ahora admiten que los sorprendió con su determinación y liderazgo enérgico.

El grupo de música popular “Zadan y Sobaky” quitaron un videoclip satírico en el que criticaban a Zelenski de su canal de Youtube. En tanto que, otro político, Vitaliy Kim, también se hizo extremadamente popular por sus transmisiones diarias optimistas desde Mykolaiv, donde ocurrieron fuertes peleas en los últimos días.

Con la vida cotidiana de muchos ucranianos transformada, las universidades ucranianas recurren a apoyar el esfuerzo bélico. La respetada Escuela de Economía de Kiev dirige la campaña para equipar a los soldados ucranianos recién reclutados, especialmente con chalecos antibalas.

En un pedido de asistencia financiera que publicó en Facebook, su presidente y exministro de Economía, Tymofiy Mylovanov, contó cómo Ucrania compite con los rusos por los suministros limitados de equipamiento militar. Aseguró que los rusos intentan comprar todo lo que pueden para inflar los precios y evitar que los ucranianos obtengan más protección.