Internacional

Muere la mujer embarazada y su hijo fotografíados tras el ataque ruso en una camilla y se convierten en un símbolo

“¡Mátenme ahora!”, gritó la madre al conocer que su hijo había fallecido. Minutos después, también murió por los impactos del ataque

La madre embarazada rescatada en el hospital materno de Mariupol atacado la semana pasada por las fuerzas rusas
La madre embarazada rescatada en el hospital materno de Mariupol atacado la semana pasada por las fuerzas rusas FOTO: Evgeniy Maloletka AP

El bombardeo deliberado del hospital de maternidad en Mariupol el miércoles pasado se convirtió en uno de los ataques más espantosos cometidos por las tropas rusas contra la población civil en estos 20 días de intervención militar. Diecisiete personas resultaron heridas en el «atroz» bombardeo en la ciudad portuaria. Los periodistas de la agencia Associated Press que estaban en el lugar documentaron la presencia de los heridos en una serie de fotografías y vídeos.

Ayer se supo que una de esas mujeres embarazadas, cuya imágen mientras era transportada en una camilla se difundió por todo el mundo, murió después del ataque. Los médicos intentaron salvar su vida y la de su bebé, pero sus heridas eran demasiado graves. Según el cirujano, Timur Marin, citado por la Ap, la pelvis de la mujer había sido aplastada y su cadera desprendida. Los médicos trataron de salvar a su bebé.

Una mujer embarazada intenta salir del hospital materno de Mariupol atacado por tropas rusas
Una mujer embarazada intenta salir del hospital materno de Mariupol atacado por tropas rusas FOTO: Evgeniy Maloletka AP

Cuando la mujer comprendió que no lo consiguieron, gritó a los médicos: «¡Mátenme!». Los médicos dieron a luz al bebé por cesárea, pero no mostró signos de vida. Luego intentaron resucitar a su madre durante 30 minutos, sin éxito. No pudieron salvarla. En el caos que siguió al ataque aéreo y en medio de bombardeos intermitentes, los médicos no lograron preguntar su nombre. Solo saben que los cuerpos de la mujer y su hijo fueron recuperados por su esposo y su padre. Eso significa que al menos no fueron enterrados en una de las muchas fosas comunes que ahora se encuentran esparcidas por la ciudad sitiada con más de 2.000 muertos en su interior. El ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, reconoció que el hospital fue atacado intencionalmente porque, según su versión, estaba siendo utilizado por «radicales ucranianos» desde hace mucho tiempo y que cualquier video o imagen de los heridos había sido «manipulado». Más tarde, la Embajada rusa en Reino Unido afirmó que los vídeos fueron escenificados y que las mujeres eran actrices pagadas en el maquillaje. Twitter eliminó el tuit después del ultraje. Es uno de los muchos casos en los que Rusia ha negado que de hecho esté bombardeando y matando a civiles, irónicamente, muchos de ellos se encuentran en las áreas que históricamente han tenido una gran cantidad de población de habla rusa y de etnia rusa. Muchos rusos que apoyan la invasión de Ucrania parecen considerar cualquier noticia sobre la muerte de civiles como una «noticia falsa».

La semana pasada, otra mujer fotografiada cuando salía del hospital tras los bombardeos dio a luz a una niña, lo que para muchos ucranianos se convirtió en un rayo de esperanza en medio de la oscuridad y el cinismo del incesante ataque ruso. La bloguera de belleza Marianna Vishegirskaya todavía vestía el mismo pijama de lunares cuando habló con los periodistas de Ap, sosteniendo a su hija Verónica. Relató que el ataque al hospital «fue repentino y las embarazadas estaban acostadas cuando los vidrios, marcos, ventanas y paredes se rompieron». Sus fotos fueron utilizadas por propagandistas rusos que intentaron probar que ella era una actriz y se escenificó el vídeo con las mujeres heridas. No mencionaron, sin embargo, que ella documentó su embarazo en su popular cuenta de Instagram.

La otrora bulliciosa ciudad costera de 430.000 habitantes es clave para el intento de las tropas rusas de crear un corredor terrestre desde Crimea hasta la Rusia continental. Muchos ciudadanos, el 95% de los cuales hablan ruso, se negaron a creer que serían bombardeados por el país vecino y no intentaron abandonar la ciudad hasta que comenzó la brutal ofensiva. La situación en la ciudad es grave con varios cientos de miles de civiles atrapados en Mariupol sin electricidad, calefacción, agua ni alimentos bajo bombardeos incesantes. La muerte de la mujer embarazada y la difícil situación de la ciudad multiétnica con una gran población rusa, diásporas griegas y turcas, subrayan una vez más que las afirmaciones de Rusia de tratar de proteger a los rusoparlantes y preocuparse por los civiles ucranianos son solo palabras. Nadie puede sentirse seguro en las ciudades ucranianas hasta que se detenga a Rusia.