Alemania aconseja desinstalar los antivirus Kaspersky por riesgo de ciberataques rusos

Según el informe emitido por la Agencia Federal de Seguridad de la Información, las acciones bélicas de Rusia hacen que no se pueda descartar que la empresa se vea obligada a atacar sistemas o transmitir datos confidenciales

FILE PHOTO: El logo de Kaspersky Lab en la oficina de la compañía en Moscú, Rusia, el 27 de octubre de 2017. REUTERS/Maxim Shemetov/File Photo
FILE PHOTO: El logo de Kaspersky Lab en la oficina de la compañía en Moscú, Rusia, el 27 de octubre de 2017. REUTERS/Maxim Shemetov/File Photo FOTO: MAXIM SHEMETOV REUTERS

La Oficina Federal de Seguridad de la Información de Alemania (BSI, por sus siglas en alemán) emitió ayer una advertencia contra el fabricante de software de antivirus ruso Kaspersky, instando a empresas y usuarios a reemplazar las aplicaciones de la empresa por productos alternativos, ya que la empresa tiene su sede en Rusia y actualmente no se puede descartar que la empresa se vea obligada contra su voluntad a atacar sistemas o transmitir datos confidenciales. “Un fabricante ruso de tecnologías de la información puede llevar a cabo él mismo operaciones ofensivas, verse obligado a atacar sistemas objetivo contra su voluntad, o ser él mismo espiado como víctima de una operación cibernética sin su conocimiento o ser utilizado indebidamente como herramienta para ataques contra sus propios clientes”, explicaba la BSI en la advertencia.

Según el informe emitido por la BSI, las acciones bélicas de Rusia, así como las amenazas contra la Unión Europea y la OTAN, albergan un riesgo considerable de ataque informático, que podría tener graves consecuencias. La advertencia se refiere en particular a los objetivos estratégicos, tales como las instituciones estatales, las infraestructuras críticas, las empresas de especial interés público y la industria manufacturera. Por ello, desde la entidad de seguridad alemana aconsejan: “Las empresas y otras organizaciones deben planificar e implementar cuidadosamente el intercambio de componentes esenciales de su infraestructura de seguridad”.

¿Cómo me afecta como usuario?

EPA6987. MOERS (ALEMANIA), 04/01/2019.- Fotografía de archivo del 4 de enero 2019 de una persona frente a un computador portatil en Moers (Alemania). EFE/SASCHA STEINBACH
EPA6987. MOERS (ALEMANIA), 04/01/2019.- Fotografía de archivo del 4 de enero 2019 de una persona frente a un computador portatil en Moers (Alemania). EFE/SASCHA STEINBACH FOTO: SASCHA STEINBACH EFE

El BSI actualmente asume que los usuarios privados sin una función importante en el estado, la economía y la sociedad no son el foco, pero que también pueden convertirse en víctimas de los efectos colaterales en caso de un ataque exitoso.

Por tanto, si utiliza un software antivirus de Kaspersky, la agencia de seguridad alemana recomienda reemplazar el programa por otro. Y no importa el que elija, ya que las pruebas realizadas por expertos en este campo muestran que los antivirus varían en alcance, pero casi todos los programas conocidos funcionan de manera confiable.

No obstante, debe tenerse en cuenta que el cambio a otros productos, en la mayoría de las ocasiones, se asocia con pérdidas temporales de comodidad, funcionalidad y seguridad. Por lo que el BSI recomienda que “se lleve a cabo una evaluación y consideración individual de la situación actual y, si es necesario, que se consulte a los proveedores de servicios de seguridad informática certificados por el BSI”.

Si optamos por seguir las indicaciones de la agencia de seguridad alemana, es importante recordar que el antivirus existente no se desinstale sin tener una alternativa en nuestro poder, puesto que: “Si el software de protección se eliminara sin una correcta preparación, los equipos podrían ser vulnerables a ataques exitosos”, aclara la entidad.

¿Ciberguerra fría?

Imagen que simbolizó el fin de la Guerra Fría
Imagen que simbolizó el fin de la Guerra Fría

Por su parte, la compañía de antivirus Kaspersky ha asegurado que la decisión de la agencia alemana “se toma por motivos políticos y no porque esté fundamentada en una evaluación técnica”, a lo que añade: “Nos comunicaremos con la BSI para aclarar todos los puntos que sean necesarios referentes a su decisión y para abordar cualquier inquietud adicional que pueda tener, tanto ellos como otros reguladores”.

Aunque no es la primera vez que la compañía sufre este tipo de acusaciones. En junio del año 2018, bajo la administración del expresidente Donald Trump, la instalación de los productos de la empresa Kaspersky fue prohibida en todos los equipos de las agencias del gobierno de los Estados Unidos y, posteriormente, de la Unión Europea. Tras la acusación por parte de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos a Kaspersky de trabajar con el servicio Federal de Seguridad de Rusia. Kaspersky calificó estos actos como una “ciberguerra fría innecesaria” y traslado su base de datos de detección de amenazas de Moscú, Rusia, a Zúrich, Suiza. Y desde entonces: “Los archivos maliciosos y sospechosos compartidos voluntariamente por los usuarios de productos de Kaspersky en Europa se procesan en centros de datos ubicados en Suiza, con instalaciones de primer nivel y cumpliendo todos de los estándares de la industria para garantizar los más altos niveles de seguridad”, aclara la compañía de antivirus.