Retirada

Los rusos transfieren el control de Chernóbil al personal ucraniano

Las tropas rusas se pudieron contaminar con radiación tras cavar trincheras en el Bosque Rojo, la zona más contaminada de toda la Zona de Exclusión

Un hombre muestra una mascarilla en la central de Chernóbil en una foto de archivo
Un hombre muestra una mascarilla en la central de Chernóbil en una foto de archivolarazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@1fa472f4

Las autoridades ucranianas han informado este jueves al Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) de que la antigua central nuclear de Chernóbil está de nuevo bajo control ucraniano tras la retirada de las tropas rusas que la ocupaban desde el 24 de febrero.

Las tropas rusas “han transferido por escrito el control de la central a personal ucraniano y han desplazado dos convoyes de tropas hacia Bielorrusia”, informó el OIEA en un comunicado. Añade que un tercer convoy ruso salió en dirección a Bielorrusia de la ciudad nórdica de Slavútych, donde vive gran parte del personal que gestiona los residuos radiactivos de Chernóbil.

Zonas de exclusión Chernóbil
Zonas de exclusión ChernóbilTania Nietofreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@1fa472f4

En el emplazamiento de esa planta donde en 1986 se produjo el mayor accidente atómico de la historia quedan aún “algunas fuerzas rusas”, aunque las autoridades ucranianas “presumen” que se están preparando para marcharse también, señala la nota.

Por otro lado, añade que el OIEA, cuyo director general, Rafael Grossi, viajó ayer a Rusia tras visitar Ucrania, “no ha podido confirmar” hasta el momento los informes sobre soldados rusos que habrían recibido altas dosis de radiación mientras estaban en la zona de exclusión de Chernóbil.

El OIEA -la agencia del sistema de la ONU encargada de velar por el uso pacífico de la energía atómica- afirma que sigue “buscando más información para proporcionar una evaluación independiente de la situación”.

Panorámica de la central de Chernóbil
Panorámica de la central de Chernóbillarazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@1fa472f4

El regulador ucraniano Energoatom informó hoy en Telegram de que las tropas rusas habían estado expuestas a radiaciones tras haber levantado “fortificaciones” y excavado trincherasen pleno Bosque rojo, el más contaminado de toda la Zona de Exclusión” en torno a Chernóbil.

“No sorprende que los ocupantes recibieran dosis significativas de radiación y entraran en pánico ante el primer signo de enfermedad. Y se manifestó muy rápidamente. Como resultado, estalló casi un motín entre los militares”, señaló Energoatom.

Sin embargo, la fuente ucraniana no confirmó que soldados que hubieran recibido altas dosis de radiación hayan sido trasladados a Bielorrusia para recibir tratamiento, un comentario que circuló este jueves en redes sociales sin verificar de manera independiente.

Chernóbil, situada al norte de Kiev, no está operativa pero todavía requiere tareas de control, análisis y vigilancia.

Tras ser ocupada por el ejército ruso el pasado 24 de febrero, la antigua planta ha sido motivo de preocupación para el OIEA, ya que el personal que trabajaba allí quedó retenido casi un mes sin posibilidad de descansar.

Recién el 20 de marzo se inició la rotación de la plantilla, que se completó al día siguiente.

Desde entonces, “Ucrania no ha informado de ninguna rotación de personal”, indicó la agencia nuclear de la ONU en su comunicado de hoy. E

El director general del OIEA, Rafael Grossi, ha viajado este jueves a Rusia para abordar con “altos funcionarios” las medidas que se deben adoptar para garantizar la seguridad de las centrales nucleares en Ucrania, ante el riesgo de un accidente por los combates que sufre el país invadido por las tropas rusas.

Tras viajar el miércoles a Ucrania, Grossi llegó hoy a la ciudad rusa de Kaliningrado, donde permanecerá hasta mañana, informó el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en un comunicado.

La visita a Rusia se produce después de que el director general mantuviera ayer “conversaciones detalladas con altos funcionarios del Gobierno ucraniano en la central nuclear Ucrania Sur”, recuerda la nota.

El objetivo del viaje del diplomático argentino es “examinar las medidas concretas que deben adoptarse para prestar de inmediato asistencia técnica urgente a Ucrania en materia de seguridad nuclear”.

El OIEA, la agencia de la ONU encargada de velar por el uso pacífico de la energía atómica, está preparando “la primera misión de asistencia y apoyo” a Chernóbil, dijo Grossi, citado en la nota.

De los 15 reactores operativos del país en cuatro plantas atómicas, nueve estaban hoy en funcionamiento, según las informaciones del regulador ucraniano transmitidas al OIEA.

Dos de esos reactores están en la central de Zaporizhya, la más grande de Europa, situada en el sur del país y controlada por Rusia, cuatro en la de Rivne (noroeste), uno en Jmelnitski (oeste) y dos en Ucrania del Sur.

Los demás reactores están parados debido a tareas regulares de mantenimiento, según la nota del OIEA. EFE

wr/si