El jefe del Estado Mayor británico señala los “errores catastróficos” de Putin en Ucrania

El historiador Niall Ferguson asegura que alargar la guerra, desangrar a Rusia y derrocar a Putin es una mala idea de EEUU

Boris Johnson con el jefe del Estado Mayor de la Defensa británica Tony Radakin
Boris Johnson con el jefe del Estado Mayor de la Defensa británica Tony Radakin FOTO: ANDREW PARSONS/NO 10 DOWNING STR via REUTERS

El almirante Tony Radakin, jefe de gabinete del Reino Unido y alto mando militar británico, cree que el presidente de Rusia, dijo que Vladimir Putin, ha cometido errores catastróficos al tratar de invadir Ucrania. Radakin, quien reemplazó al general Nick Carter en el puesto principal a finales del año pasado, advirtió que las próximas semanas “seguirán siendo muy difíciles” para Ucrania, y añadió: “En muchos sentidos, Putin ya ha perdido”. Para el general británico Putin no es un estratega político de primer nivel. “Lejos de ser el manipulador con una visión de futuro de los acontecimientos que nos quieren hacer creer, Putin se ha perjudicado a sí mismo a través de juicios erróneos catastróficos”.

Radakin, jefe del Estado Mayor de Defensa, dijo que Putin es una “figura más débil y disminuida hoy” que antes de que comenzara la invasión 24 de febrero. A su juicio, “estamos viendo que las ambiciones rusas de tomar Kiev e invadir toda Ucrania, y hacerlo de una manera muy rápida y contundente, se han desmoronado”. “Ahora parece que están poniendo menos énfasis en Kiev y más en el este y el sur de Ucrania. Hemos visto los primeros indicios de que esas fuerzas se retiraron de Kiev y se retiraron tanto a Rusia como a Bielorrusia”. Radakin considera que “eso es un hecho difícil para Rusia porque están bajo contacto, por lo que las fuerzas armadas de Ucrania atacarán a las fuerzas rusas cuando se retiren”.

El alto mando militar británico aseguró que “como todos los autoritarios, (Putin) se dejó engañar en cuanto a su propia fuerza, incluida la eficacia de las fuerzas armadas rusas”. Preguntado sobre las informaciones que apuntan a que soldados rusos se han amotinado y que incluso han saboteado sus propios equipos militares, Radakin fue cauto y prefirió no ofrecer su opinión, pero sí avisó de que existe “inquietud en todos los niveles” del ejército de Moscú.

Qué piensa el historiador Niall Ferguson

La visión de Radakin contrasta con la expresada por otros expertos, en este caso del mundo académico. Una de las voces más críticas ha sido la del historiador de Glasgow Niall Ferguson, profesor del Instituto Hoover, quien sostiene que Estados Unidos ha optado en esta guerra por una política de sentarse de brazos cruzados y ver cómo “los heroicos ucranianos luchan contra Rusia”.

Ferguson advierte de los riesgos de seguir suministrando armas a Ucrania porque a su juicio ello conduce a “un atolladero” con un choque a mayor escala a la vista contra un adversario nuclear “y sin cortar las vías de desescalada”.

La política sobre este conflicto mantenida por el presidente de EEUU, Joe Biden, pasa por socavar la posición de Putin -dice Ferguson- pensando que la humillación del Kremlin disuadirá a China de invadir Taiwán, la isla que Pekín reclama desde hace más de sesenta años como un territorio propio y que se rige por un gobierno democrático al margen de los designios del Partido Comunista chino.

Para el historiador, “estas suposiciones pueden ser muy erróneas y reflejan una mala comprensión de la historia. Continuar la guerra no solo provocará la muerte de decenas de miles de ucranianos y millones de personas sin hogar, sino que también ayudará a Putin a presentarla de manera creíble como una victoria”, asegura el autor de libros como “Desastre: Historia y política de las catástrofes” y “El Imperio Británico” (Debate).

El pensador cree que no solo la Casa Blanca piensa de esta manera sino que en el Reino Unido las élites han llegado a la misma conclusión, que la guerra sea tan larga que acabe agotando a Putin. A su juicio esto explicaría las reticencias de Estados Unidos a facilitar la negociación entre Ucrania y Rusia para alcanzar un alto el fuego.

Ferguson cree que esta estrategia combina cinismo y optimismo. “Recostarse y ver a los heroicos ucranianos desangrar a Rusia, pensar en el conflicto como una lucha con China, que es el verdadero adversario, es la posición de los Estados Unidos“, añadió el historiador, quien se alinea con todos aquellos que piensan que no hay posibilidad de un golpe palaciego que derroque a Putin por lo que solo cabe esperar el colapso del régimen, señala el historiador.