Nuevo enfrentamiento entre Marruecos y Argelia por la conferencia contra el Estado Islámico

Rabat ha logrado que se haga una referencia a los movimientos separatistas, así denomina al Polisario, como elementos desestabilizadores

El ministro de Exteriores de España, José Manuel Albares (d), es recibido por su homólogo marroquí, Naser Burita, a su llegada a la reunión de Marrakech (Marruecos) de la coalición internacional contra Daesh. EFE/Mohamed Siali
El ministro de Exteriores de España, José Manuel Albares (d), es recibido por su homólogo marroquí, Naser Burita, a su llegada a la reunión de Marrakech (Marruecos) de la coalición internacional contra Daesh. EFE/Mohamed Siali FOTO: Mohamed Siali EFE

“Los participantes expresaron su preocupación por la proliferación de movimientos separatistas en África que generan desestabilización y aumento de la vulnerabilidad de los estados africanos, y que en última instancia favorecen a Daesh (Estado Islámico y Daesh) y otras organizaciones terroristas y extremistas violentas”, indica el comunicado final de la Conferencia Internacional celebrada en Marrakech, con la participación de 79 países.

La referencia a fuerzas separatistas, como Marruecos denomina al Frente Polisario, ha irritado profundamente a Argelia, que ha hecho público un comunicado en el que acusa a Rabat de manipular dichas conclusiones. Le acusa de estar obsesionado con la cuestión del Sáhara Occidental, de haber utilizado la conferencia para desviarla de su propósito declarado y convertirla en un pernicioso intento de dar relevancia artificial a una fórmula que murió en su nacimiento”, en referencia al plan marroquí de autonomía para el Sáhara. Ha sido una “estafa diplomática supuestamente dedicada a la lucha contra el terrorismo que ha sorprendido la buena fe de algunos participantes en esta conferencia”.

Con todo, el comunicado final establece un nexo entre los movimientos separatistas y los movimientos terroristas que actúan en connivencia, “explotando las vulnerabilidades existentes de tal manera que aumentan su impacto desestabilizador”.

En este sentido, los participantes destacaron la necesidad de hacer frente a “la evolución de la amenaza de Daesh, particularmente en África, mediante el fortalecimiento de las capacidades antiterroristas de los miembros africanos; y tener en cuenta los desafíos y amenazas que plantea la proliferación de organizaciones no actores estatales, particularmente grupos separatistas, como factor de desestabilización y vulnerabilidad en la región”.

También destacaron la importancia de fortalecer las capacidades de los países socios de la Coalición y apoyar las iniciativas subregionales y regionales en el continente africano de acuerdo con las necesidades específicas. de los Estados miembros africanos. En este contexto, subrayaron la necesidad de luchar contra la financiación de Daesh, las comunicaciones, los combatientes terroristas extranjeros y la implantación de bases territoriales.