Erdogan se opone a la adhesión de Finlandia y Suecia a la OTAN

“Los países escandinavos son casas de huéspedes para organizaciones terroristas”, denuncia el presidente turco en alusión al PKK kurdo

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan
El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan FOTO: DPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

La inminente adhesión de Suecia y Finlandia a la OTAN se enfrente a su primer escollo antes de arrancar. Turquía, que es miembro de la OTAN desde solo unos años después de la fundación de la alianza, se ha enfrentado con frecuencia con Suecia por el apoyo que ha mostrado a los kurdos, una minoría perseguida en Turquía cuyo Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), es clasificada como organización terrorista.

“Estamos siguiendo los desarrollos con respecto a Suecia y Finlandia, pero no tenemos opiniones positivas”, declaró el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, a los periodistas en Estambul este viernes. Había sido un error incluso admitir a Grecia en 1952, lamentó. “Como Turquía, no queremos repetir errores similares. Además, los países escandinavos son casas de huéspedes para organizaciones terroristas”, dijo.

Suecia tiene actualmente seis parlamentarios kurdos, que representan al Partido Liberal, Socialdemócrata, Demócrata Sueco e Izquierda. “Incluso son miembros del Parlamento en algunos países. No es posible que estemos a favor”, agregó Erdogan.

Turquía y Finlandia han mantenido relaciones cordiale,s pero Ankara ha acusado en varias ocasiones a Suecia de respaldar la actividad de las milicias kurdo-sirias de las Unidades de Protección Popular (YPG), afines a las fuerzas del PKK.

Turquía es miembro de la OTAN desde 1952 y dio luz verde ese mismo año a la incorporación de Grecia bajo la premisa de que ambos países acabarían solucionando sus disputas históricas con la pertenencia conjunta a la organización, un “error” a juicio de Erdogan, “que no se puede repetir dos veces”, declaró en comentarios recogidos por el ‘Daily Sabah’.

La OTAN toma todas sus decisiones por consenso, lo que significa que cada uno de los 30 países miembros tiene un veto potencial sobre quién puede unirse. Sin embargo, Erdogan no se ha manifestado abiertamente durante sus declaraciones sobre la posibilidad de impedir los esfuerzos de adhesión de ambas naciones nórdicas.

Desde Estocolmo, no se oculta la sorpresa antes declaraciones de Erdogan. La ministra de Exteriores, Ann Linde, asegura que su homólogo turco, Mevlüt Çavusoglu, no le ha comunicado nada. “Me reuní con mi colega turco anteayer y también tuvimos una conversación sobre una posible solicitud sueca a la OTAN hace un par de semanas cuando tuvimos una reunión bilateral más larga”, explicó Linde, que tendrá oportunidad de charlar con él este sábado en Berlín durante la reunión informal de ministro de Exteriores de la Alianza Atlántica, a la que han sido invitados los jefes de la diplomacia de Suecia y Finlandia.

Guerra en Ucrania: flanco oriental de la OTAN
Guerra en Ucrania: flanco oriental de la OTAN FOTO: Teresa Gallardo

En cualquier caso, LInde advierte de que Suecia no cambiará su política exterior ni su defensa de los derechos humanos si finalmente llama a la puerta de la OTAN. “Seguiremos teniendo una voz muy fuerte en lo que respecta a la política exterior, en lo que respecta al derecho internacional, los derechos humanos, la democracia, la política exterior feminista, etc. No cambia una posible membresía en la OTAN”, subraya.

Por su parte, el ministro de Exteriores de Finlandia, Pekka Haavisto, no se ha mostrado sorprendido por los recelos turcos, aunque ha señalado que todo este tipo de mensajes forman parte del proceso en sí. Así, ha pedido “paciencia” y avanzar “paso a paso”.