Europa

Putin: la ampliación de la OTAN es un problema si incluye despliegue de armamento

Para Moscú, la adhesión de Suecia y Finlandia aumentará la tensión militar. “Se ha sacrificado el sentido común”

El presidente Vladimir Putin declaró el lunes que Rusia no tenía ningún problema con Finlandia y Suecia, pero que la expansión de la infraestructura militar en su territorio exigiría una reacción de Moscú, a medida que los países nórdicos se acercan al ingreso en la OTAN.

Putin, en un discurso pronunciado en Moscú en una cumbre de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) dirigida por Rusia, aseguró que la expansión de la OTAN era un problema para Rusia y que ésta debía examinar detenidamente lo que, según él, eran los planes de la alianza militar liderada por Estados Unidos para aumentar su influencia mundial.

Horas antes, Rusia aseveró el lunes que Occidente no debe hacerse ilusiones de que Moscú se limitará a soportar la expansión nórdica de la alianza militar de la OTAN liderada por Estados Unidos para incluir a Suecia y Finlandia, calificando la medida de error que avivaría la tensión militar.

Vladimir Putin, líder supremo de Rusia desde el último día de 1999, ha citado en repetidas ocasiones la ampliación postsoviética de la alianza de la OTAN hacia el Este, hacia las fronteras de Rusia, como motivo de la invasión de Ucrania.

Sin embargo, la guerra ha fomentado uno de los mayores cambios en la arquitectura de seguridad europea desde hace décadas: los movimientos, antes impensables, de Suecia y Finlandia, que comparte una frontera de 1.300 km con Rusia, para unirse a la alianza militar.

“No deben hacerse ilusiones de que nos limitaremos a soportarlo, como tampoco deben hacerlo Bruselas, Washington y otras capitales de la OTAN”, aseveró el viceministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Ryabkov, según la agencia de noticias estatal RIA.

Ryabkov, que dirigió las conversaciones con Estados Unidos sobre una propuesta rusa condenada al fracaso para detener la expansión de la OTAN hacia el Este, dijo que las decisiones de Helsinki y Estocolmo de unirse a la alianza eran un error.

“El nivel general de tensión militar aumentará, la previsibilidad en este ámbito disminuirá. Es una pena que se sacrifique el sentido común a una disposición fantasma sobre lo que debe hacerse en esta situación que se está desarrollando”, indicó Ryabkov.

Rusia ha dado pocas pistas sobre lo que hará en respuesta a la ampliación nórdica de la OTAN, limitándose a decir que habría una “respuesta técnico-militar”.

Uno de los aliados más cercanos de Putin dijo el mes pasado que Rusia podría desplegar armas nucleares y misiles hipersónicos en el enclave ruso de Kaliningrado si Finlandia y Suecia se incorporaban a la OTAN.

Vulnerabilidad de la OTAN en su flanco oriental
Vulnerabilidad de la OTAN en su flanco oriental FOTO: T. Nieto

La adhesión de Finlandia y Suecia a la OTAN -fundada en 1949 para proporcionar seguridad europea contra la Unión Soviética- sería una de las mayores consecuencias estratégicas de la invasión rusa de Ucrania hasta la fecha.

El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, aseguró que esa ampliación de la OTAN no reforzaría la seguridad de Europa.

¿OTAN NÓRDICA?

Occidente dice que la OTAN -una alianza de 30 países que incluye a antiguas repúblicas del Pacto de Varsovia como Polonia y Hungría, así como a las potencias nucleares Estados Unidos, Reino Unido y Francia- es puramente defensiva.

Moscú dice que la OTAN amenaza a Rusia y que Washington ha ignorado repetidamente las preocupaciones del Kremlin sobre la seguridad de sus fronteras en Occidente, origen de dos devastadoras invasiones europeas en 1812 y 1941.

Finlandia se independizó de Rusia en 1917 y libró dos guerras contra ella durante la Segunda Guerra Mundial en las que perdió territorio. Suecia no ha librado ninguna guerra desde hace 200 años. La política exterior se ha centrado en apoyar la democracia y el desarme nuclear.

Putin justifica que la “operación militar especial” en Ucrania es necesaria porque Estados Unidos estaba utilizando a Ucrania para amenazar a Rusia con la ampliación de la OTAN y Moscú tenía que defenderse de la persecución de los rusoparlantes.

Putin dice que se dieron garantías al derrumbarse la Unión Soviética de que la alianza no se expandiría hacia el este, hacia Rusia, una promesa que, según él, fue una mentira que humilló a Rusia en su momento de debilidad histórica.

Estados Unidos y la OTAN niegan que esas garantías se dieran explícitamente. Kyiv y sus partidarios occidentales afirman que Moscú ha exagerado la denuncia de persecución de los rusoparlantes hasta convertirla en un pretexto para una guerra no provocada contra un Estado soberano.