Misiles Javelin a bordo de bicis eléctricas: el ingenioso sistema de ataque de Ucrania para doblegar a los tanques rusos

Llegan a la primera línea del frente de forma rápida y silenciosa con todo tipo de armas ligeras y portátiles

Una bicicleta eléctrica Delfast de fabricación ucraniana con dos soldados y un lanzamisiles Javelin
Una bicicleta eléctrica Delfast de fabricación ucraniana con dos soldados y un lanzamisiles Javelin FOTO: La Razón La Razón

Los soldados del Ejército de Ucrania están utilizando un peculiar sistema de transporte para acercarse a las posiciones enemigas, disparar sus misiles Javelin y regresar a zonas seguras evitando la respuesta de las tropas rusas en el frente de batalla. En las últimas semanas se ha popularizado la marca Delfast, un fabricante ucraniano de bicis y motos que ha visto como sus modelos se han convertido en herramientas efectivas, silenciosas y rápidas para los soldados locales.

Gracias a la potencia y a la suspensión de estas bicicletas eléctricas, las tropas ucranianas desplazan lanzamisiles Javelin y otros como el NLAW sin ser detectados por el Ejército ruso. Los Javelin son misiles de fabricación estadounidense que se pueden cargar al hombro y que son capaces de destruir un tanque enemigo a una distancia de cuatro kilómetros. Hasta la fecha, Ucrania ha recibido más de 5.000 unidades suministradas por Estados Unidos.

Las bicis eléctricas empleadas por Ucrania para suministrar lanzamisiles en el frente de batalla pueden alcanzar hasta 80 kilómetros hora. En algunos casos han sido modificadas para poder instalar armas ligeras de última generación diseñadas para ser usadas por un solo soldado. Aunque el peso de un proyectil Javelin no supera los 15 kilos y está diseñado para ofrecer una alta portabilidad, las bicis eléctricas y motos silenciadas se han convertido en vehículos muy útiles para rearmar a los soldados que están en primera línea de fuego.

Además, algunas motocicletas utilizadas por los defensores ucranianos se han modificado para transportar cohetes NLAW, o armas antiblindaje ligeras de última generación. La efectividad de este sistema ha hecho que otra empresa de Ucrania, ELEEK, se haya puesto a fabricar modelos destinados exclusivamente a las fuerzas armadas de su país.