África

Once recién nacidos fallecen en un incendio de un hospital en Senegal

Las autoridades alegan un cortocircuito mientras la sociedad senegalesa demanda mejoras en el sistema sanitario

El canciller alemán Olaf Scholz junto con el presidente senegalés Macky Sall, en su reciente visita al país africano.
El canciller alemán Olaf Scholz junto con el presidente senegalés Macky Sall, en su reciente visita al país africano. FOTO: DPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

Once recién nacidos han fallecido en el incendio de un hospital recientemente inaugurado en la ciudad senegalesa de Tivaouane. El presidente Macky Sall, que actualmente se encuentra de visita en Angola, publicó un tuit donde expresaba “su pena y consternación por la muerte de 11 recién nacidos durante el incendio que afectó el área de maternidad del Hospital Mame Abdoy Aziz Sy Dabakh”, añadiendo su “más profunda simpatía por las madres y sus familias”.

Según informó el alcalde de la localidad, Demba Diop Sy, el fuego se propagó con gran rapidez mientras los servicios de emergencia todavía se encuentran en la escena para apagar los últimos focos del incendio. Sy confirmó que solo tres bebés pudieron ser rescatados. La tragedia ha golpeado a todas las capas sociales de la sociedad senegalesa. El ministro de Salud senegalés aseguró desde Génova, donde se encuentra reunido en un encuentro de la OMS, que “esta situación es muy desafortunada y muy dolorosa”, y aseguró que ya había dado órdenes de abrir una investigación para resolver las causas de este incendio fatal. Según comunicó el ministro a los medios locales, la causa del incendio parece provenir de un cortocircuito, o así lo indican las investigaciones preliminares.

La tragedia ha golpeado todas las capas de la sociedad senegalesa, provocando una oleada de indignación en las redes sociales sobre el mal estado de su sistema sanitario. Los líderes de la oposición han tildado este incidente como “inaceptable” mientras Amnistía Internacional ha urgido al gobierno a crear “una comisión independiente para determinar la responsabilidad y castigar a los culpables, sin importar en qué nivel se encuentran del aparato estatal”. También pidieron una inspección completa de todas las zonas neonatales de los hospitales senegaleses. La urgencia que requiere Amnistía Internacional se debe a que este no es el primer accidente con estas características que ocurre en Senegal: cuatro recién nacidos murieron el año pasado, víctimas de otro fuego que se originó (también por un fallo eléctrico) en el área de maternidad de un hospital de Linguère, al norte del país.

Tivaouane es una de las ciudades sagradas de Senegal y un importante centro de paso para el transporte en la región.