China bota su tercer portaaviones, el Fujian, y envía una clara señal a la Armada de Estados Unidos

El poderoso buque de guerra incorpora tres catapultas para el lanzamiento rápido de aviones y rivaliza con los portaaviones occidentales

Inauguración del tercer portaaviones chino en Shanghai/AP
Inauguración del tercer portaaviones chino en Shanghai/AP FOTO: Agencia AP La Razón

China ha lanzado este viernes su tercer portaaviones, el Fujian, diseñado y construido en sus propios astilleros, lo que supone una clara señal de advertencia a la Armada de Estados Unidos, principal potencia naval en Asia. China está modernizando sus fuerzas armadas y se ha convertido en los últimos años en el país con mayor número de barcos de guerra. El Fujian se venía construyendo desde hace casi seis años en el astillero de Jiangnan, en la desembocadura del río Yangtze, cerca de Shanghái, y está llamado a ser el buque insignia del régimen chino y la principal baza de Pekín para tratar de afianzar su posición en el Mar de China Meridional. Los expertos creen que es el portaaviones más avanzado del mundo construido fuera de Estados Unidos.

La botadura del barco no significa que entre inmediatamente en servicio. Un portaaviones así se construye en un dique seco durante varios años y cuando está terminado se inunda de agua ese dique y se procede a la inauguración. Pero tardará por lo menos dos años hasta que pueda realizar operaciones navales ya que ahora tiene que ser equipado con radares, misiles y todo tipo de recursos propios de una ciudad flotante de este tipo.

Imagen de satélite del portaaviones Fujian durante su construcción en un astillero de Shanhai
Imagen de satélite del portaaviones Fujian durante su construcción en un astillero de Shanhai FOTO: Satellite image ©2022 Maxar Tec AP

La botadura se hizo en una ceremonia festiva con champán, cintas de colores, cañones de agua y humo en el mismo astillero de Jiangnan en Shanghai donde ha sido construido. Decenas de miembros de la Armada china se alinearon frente al barco y cantaron el himno nacional en un acto al que también asistieron altos funcionarios, incluido Xu Qiliang, vicepresidente de la Comisión Militar Central.

El nuevo portaaviones lleva el nombre de la provincia de Fujian, una región del sureste de China famosa por sus montes y sus ciudades costeras y que acoge al Comando del Teatro del Este del Ejército Popular de Liberación chino. Pero sobre todo importa porque esta provincia es la más cercana a Taiwán, separada por un estrecho que tiene 128 kilómetros de ancho en su punto más angosto.

Datos técnicos

De largo como la Torre Eiffel (unos 320 metro de eslora), el Fujian desplaza 80.000 toneladas -se acerca a los portaaviones de EEUU que desplazan 100.000 toneladas- y va equipado con tres catapultas electromagnéticas para el lanzamiento rápido de diversos aviones. Dos a lo largo de la cubierta de vuelo principal y una tercera en la cubierta de vuelo en ángulo que corre a lo largo del costado de babor.

Expertos que han podido analizar el portaaviones explican que tiene dos elevadores de aviones en el lado de estribor más grandes que los utilizados en los anteriores portaaviones chinos, probablemente para acomodar dos aviones simultáneamente.

La isla, centro neurálgico de operaciones de aviones y barcos, es más pequeña y más compacta que las de los portaaviones chinos actuales, el Liaoning y el Shandong.

A diferencia de los megabuques estadounidenses propulsados por energía nuclear, la nueva joya de la corona será impulsada por un sistema integrado de energía eléctrica y propulsión, compuesto por dos generadores de turbina de gas y cuatro generadores diesel-eléctricos. Estos producirán unos 150 megavatios de electricidad cuando se combinen.

El Fujian se unirá al Shandong, encargado a fines de 2019, y al Liaoning, que China compró de segunda mano a Ucrania en 1998 y reacondicionó a nivel nacional. Expertos como Kyle Mizokami, de Popular Mechanics, consideran que el Fujian puede rivalizar con los portaaviones occidentales.

El flamante buque chino embarcará una nueva generación de aviones, desde cazas hasta naves de apoyo, que le darán capacidades muy parecidas a las que tienen los portaaviones de Estados Unidos y de Reino Unido.

Solo Estados Unidos, con 11 portaaviones, tiene más barcos de este tipo que China. Reino Unido posee dos en funcionamiento. Pero sin duda el más avanzado en estos momentos es el USS Gerald R. Ford, el último superportaaviones de la Marina de EEUU, que utiliza el nuevo sistema electromagnético de lanzamiento de aeronaves (EMALS), alimentado por fuertes campos magnéticos capaces de acelerar rápidamente un avión a la velocidad de despegue.

Portaaviones Tipo 003
Portaaviones Tipo 003 FOTO: T. Nieto | Antonio Cruz

El lanzamiento de Fujian demuestra la poderosa capacidad del ejército chino en un momento de creciente tensión con Estados Unidos por los reclamos de Pekín sobre Taiwán y sobre el Mar de China Meridional, una disputada zona de paso que también reclama Vietnam y que se ha convertido en uno los espacios marítimos con más litigios abiertos en todo el mundo, donde las tensiones no dejan de aumentar debido a la riqueza del fondo marino y a la enorme densidad de tráfico marítimo que navega por estas aguas.

El portaavionees Fujian supone también un mensaje claro para Taiwán, gobernada de forma democrática por un gobierno independiente a Pekín pero reclamada por China desde hace décadas. De hecho, el presidente Xi Jinping no ha descartado el uso de la fuerza para tomar el control de esta isla, si bien la estrategia china actual pasa por ganarse a Taipei mediante la diplomacia comercial, según han explicado diversos analistas.