¿Qué es el G7 y por qué China, India, Rusia o España no forman parte de él?

Es una agrupación informal de los países con más peso político, económico y militar... en el momento en que se creó, tras la crisis del petróleo

Fumio Kishida, Boris Johnson, Ursula von der Leyen, Charles Michel, Joe Biden, Mario Draghi, Justin Trudeau, Olaf Scholz y Emmanuel Macron hoy, en la cumbre del G-7 en Baviera
Fumio Kishida, Boris Johnson, Ursula von der Leyen, Charles Michel, Joe Biden, Mario Draghi, Justin Trudeau, Olaf Scholz y Emmanuel Macron hoy, en la cumbre del G-7 en Baviera FOTO: Sven Kanz / POOL EFE

Los líderes del G7, el grupo de las siete potencias, abrieron hoy su cumbre anual en Elmau, en Baviera, con la guerra de Ucrania como tema dominante y la perspectiva de dar una respuesta aún más contundente a Rusia. El canciller alemán, Olaf Scholz, cuyo país ejerce la presidencia de turno del grupo, recibió ante ese castillo bávaro al resto de los líderes del G7 -Estados Unidos, Canadá, Japón, Reino Unido, Francia e Italia-, a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y al del Consejo Europeo, Charles Michel.

El G7 de Elmau sigue al Consejo Europeo, que dio un espaldarazo a Ucrania al reconocer al país como aspirante al ingreso en la Unión Europea (UE), y se cerrará el martes, un día antes de la decisiva cumbre de la OTAN en Madrid.

Pero, que es el G7 o Grupo de los Siete. En realidad se trata de una agrupación informal de los siete países con más peso político, económico y militar del mundo: Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido, que suman el 65% del producto interno bruto mundial, mientras que representan solo el 10% de la población mundial.

Originalmente se formó como un grupo informal de cuatro naciones cuyos ministros de finanzas se reunieron en 1973 en la biblioteca de la Casa Blanca por invitación de Estados Unidos. Se llamaba “Grupo de Bibliotecas” y estaba formado por Estados Unidos, Reino Unido, Alemania Occidental y Francia. Posteriormente, en 1973, Estados Unidos propuso agregar a Japón al grupo para las reuniones del Banco Mundial y el FMI y los demás miembros estuvieron de acuerdo.

La creación del G-7 se atribuye al francés Valéry Giscard d´Estaing. Del 15 al 17 de noviembre de 1975, bajo la atenta mirada de las cámaras de televisión, el presidente francés invitó al Château de Rambouillet (Yvelines) a los líderes de los seis países más ricos del planeta (Francia, Estados Unidos, Japón, Reino Unido), Italia y Alemania Occidental).

Al año siguiente, este grupo de seis se transformó en el G7 al darle la bienvenida a Canadá. Estados Unidos pudo haber sido fundamental en esto porque quería que otro país norteamericano equilibrara los cuatro países europeos del grupo. Canadá es el único país del G-7 que nunca ha intentado construir un imperio colonial ni ha iniciado una guerra con los otros miembros del G7, por lo que nadie se opuso a incluirlo.

Desde 1977, la Unión Europea también ha estado representada, aunque todos los miembros europeos del G7 pertenecen a la UE (hasta que se fue el Reino Unido).

Ausencias de peso

Pero varios gigantes económicos no forman parte de él, como China, la segunda economía más grande del mundo, India, séptimo, o Brasil, noveno, por delante de Canadá, además de la propia Rusia. Estas ausencias de peso tienen una explicación histórica.

El G-7 no es una institución internacional oficial, sino un grupo informal de países que se unieron para coordinar su respuesta a la primera crisis petrolera mundial. Desde entonces, se han reunido todos los años para debatir sobre seguridad, lucha contra el terrorismo y medio ambiente. Si bien no tiene existencia legal ni secretaría permanente, el G-7 se enorgullece de estar basado en “valores comunes: democracia, respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales, el libre mercado y el respeto por el derecho internacional”.

En ese momento, estos siete estados eran los más ricos del planeta. China, que apenas comenzaba a crecer, ocupaba entonces el octavo lugar, con un PIB diez veces menor que el de Estados Unidos, según datos del Banco Mundial. Pero la lógica también es geopolítica. Tras la caída de la URSS, el G-7 optó por abrir sus puertas a Rusia en 1998, a pesar de una economía debilitada, y se rebautizó a sí mismo como “G-8”. Pero Moscú fue excluido del grupo después de la anexión de Crimea en 2014.

El G7 es un grupo solo por invitación y España no ha sido invitada a unirse. España no es lo suficientemente grande para ser miembro.

China e India son miembros del G-20

Para obtener una mejor representación de las potencias emergentes, se estableció otra cumbre a partir de 1999: el G-20, que reúne a diecinueve países, incluidos China, India y Brasil, así como un representante de la Unión Europea en su conjunto.

Juntos, estos países producen el 85% del PIB mundial. Sin embargo, el G-20 no incluye a algunos de los 20 estados más ricos del mundo, como Irán o Suiza.