Así es el AWACS de la OTAN, el ojo que vigila el cielo de Madrid

El avión E-3 Sentry, con su característico radar en forma de disco sobre el fuselaje, protegerá junto al Ejército del Aire español el espacio aéreo de la Península

Avión AWACS de la OTAN
Avión AWACS de la OTAN

Durante los días que dure la Cumbre de la OTAN, Madrid se va a convertir en epicentro del poder mundial y para convertir la ciudad también en un entorno seguro, el CNI está “plenamente coordinado” con otros servicios de inteligencia para hacer frente a cualquier amenaza.

Además, se va a reforzar de manera “importante” la protección del cielo, las 24 del día, no solo con los medios del Ejército del Aire sino también con los aviones AWACS de la OTAN y con unidades de artillería de Tierra, aunque eso “no significa cerrar el espacio aéreo”, precisa la ministra de Defensa, Margarita Robles.

Pero, ¿qué es el AWACS, ese avión cuyo gigantesco radar le da esa forma tan peculiar? En realidad, se trata del Boeing E-3 Sentry (Centinela) Airborne Warning & Control System (AWACS), derivado del avión comercial Boeing 707, convertido en un potente sistema de alerta y control aerotransportado desarrollado en Estados Unidos por la propia Boeing como contratista principal.

Avión AWACS de la OTAn en una imagen en Estonia.
Avión AWACS de la OTAn en una imagen en Estonia. FOTO: La Razón (Custom Credit) NATO/E-3A Component

Su característica más distintiva es el enorme radar rotatorio que lleva en la parte superior y desde el cual se pueden realizar tareas de vigilancia todo tiempo, mando, control y comunicaciones. Es usado, además de por la OTAN, por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF), la Royal Air Force británica o los Ejécitos del Aire de Francia y Arabia Saudí. Entró en servicio en 1977 y su producción finalizó en 1992, con 68 ejemplares fabricados.

El primero fue entregado a la USAF en marzo de 1977, y durante los siguientes siete años se fabricaron un total de 34 ejemplares. La OTAN, como una única entidad, adquirió 18 aviones, que tienen su base en base en Geilenkirchen, en Alemania. El E-3 también fue vendido al Reino Unido (7 unidades), a Francia (4) y a Arabia Saudita (5, más 8 aviones cisterna derivados del E-3). En 1991, año en el que fue entregado el último ejemplar producido, el E-3 participó en la Operación Tormenta del Desierto, jugando un papel crucial dirigiendo a los aviones de la Coalición contra el enemigo.

El avión puede detectar con su inconfundible radar emsamblado en la parte superior del fuselaje a más de 400 kilómetros de distancia cualquier aeronave hostil que vuele a baja altura intentando burlar los sistemas de defensa aérea. Es capaz de localizar también objetivos en el mar y ofrece una capacidad mejorada de mando y control de operaciones aéreas, terrestres o marítimas. La información recopilada por AWACS se puede transmitir directamente desde la aeronave a otros usuarios en tierra, en el mar o en el aire casi en tiempo real.

La Fuerza NAEW&C lleva a cabo una amplia gama de misiones, como vigilancia aérea, apoyo a la lucha contra el terrorismo, gestión de consecuencias, operaciones de evacuación de no combatientes (NEO), embargo, entrada inicial, respuesta a crisis y operaciones de fuerza demostrativa.

La aeronave es capaz de detectar, rastrear, identificar y reportar aeronaves potencialmente hostiles que operan a bajas altitudes, así como proporcionar control de combate de las aeronaves aliadas. Puede rastrear e identificar simultáneamente los contactos marítimos y brindar apoyo de coordinación a las fuerzas de superficie aliadas.

Avión AWACS de la OTAn en una imagen en Estonia.
Avión AWACS de la OTAn en una imagen en Estonia. FOTO: NATO NATO/E-3A Component

En 2019, la cabina se modernizó con una cabina de vidrio diseñada para cumplir con los cambiantes requisitos de gestión del tráfico aéreo europeo. El E-3A de la OTAN se encuentra actualmente en una misión a gran escala y un esfuerzo de modernización del sistema de audio llamado Programa de extensión de vida útil final, que garantizará la viabilidad operativa de la aeronave hasta 2035.

Cada una de estas aeronaves puede controlar en solitario más de 310.000 kilómetros. Estos aviones blindaron y defendieron el cielo de EEUU tras los ataques terroristas del 11-S y respaldaron las intervenciones de la Alianza en Irak, Afganistán o Siria. También estuvieron presentes en Libia y en otras cumbres de la OTAN.

Características

La OTAN opera una flota de aviones Boeing E-3A equipados con radar de largo alcance y sensores pasivos capaces de detectar contactos aéreos y de superficie a grandes distancias.
La Fuerza de Control y Alerta Temprana Aerotransportada de la OTAN (Fuerza NAEW&C) es uno de los pocos activos militares que en realidad es propiedad de la propia OTAN y está operado por ella. Lleva a cabo una amplia gama de misiones, desde vigilancia aérea en tiempos de paz, apoyo a la lucha contra el terrorismo, operaciones de evacuación, embargo, entrada inicial y respuesta a crisis hasta el espectro completo de misiones en tiempos de guerra.
En circunstancias normales, la aeronave opera durante unas ocho horas y media, a 30.000 pies (9.150 metros) y cubre un área de vigilancia de más de 120.000 millas cuadradas (310.798 kilómetros cuadrados). El avión es capaz de realizar operaciones más largas debido a su capacidad de reabastecimiento de combustible en el aire.
En circunstancias normales, la aeronave puede volar a un alcance máximo de 9.250 kilómetros o durante unas ocho horas y media (y más tiempo con reabastecimiento de combustible en el aire).
Los sensores de vigilancia activa están ubicados en el domo del radar (“rotodomo”), lo que hace que el AWACS sea un avión tan singularmente reconocible. Esta estructura gira una vez cada 10 segundos y proporciona a la aeronave AWACS una cobertura de radar de 360 grados que puede detectar aeronaves a una distancia de más de 215 millas náuticas (400 kilómetros).
Tres aviones que operan en órbitas superpuestas y coordinadas pueden proporcionar una cobertura de radar ininterrumpida de toda Europa Central.
El avión mide 46,6 metros de largo, 4,5 metros de ancho, tiene una envergadura de 44,43 metros y está propulsado por cuatro motores turborreactores TF-33-PW110A. El rotodomo tiene un diámetro de 9,1 metros. Una tripulación de vuelo de tres y una tripulación de misión de 12, que se pueden adaptar a la misión asignada, operan la aeronave.
La flota está actualmente involucrada en medidas de seguridad que siguieron a la anexión ilegal e ilegítima de Crimea por parte de Rusia en 2014, así como en medidas de seguridad adaptadas a Turquía. Además, tras la invasión rusa de Ucrania en febrero de 2022, la flota actualmente está monitoreando el espacio aéreo de la OTAN para asegurar y proteger a los Aliados.
Los aviones AWACS de la OTAN también están brindando vigilancia y conocimiento de la situación a la Coalición Global para Derrotar a ISIS, lo que hace que los cielos sean más seguros.

De hecho, debido a su antigüedad, ya se está pensando en su reemplazo y, así, la propia compañía Boeing lidera el consorcio de empresas Abiliti, que se ha adjudicado el contrato de la OTAN para estudiar su sustitución. El consorcio Abiliti se creó en 2019 con Indra (España), Leonardo (Italia), Inmarsat (Reino Unido) y Thales (Francia).

El estudio lo realizará el citado consorcio del sector dirigido por Boeing, “y servirá para guiar el desarrollo de capacidades por parte de los miembros de la alianza antes de la fecha prevista de retirada de los AWACS E-3 de la OTAN en 2035″.

Pero mientras llega ese momento, y para aprovechar el potencial de estos aviones, el pasado 27 de noviembre, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, anunció en Bruselas la firma de un contrato de 1.000 millones de dólares para modernizar la aeronave y extender su vida útil hasta 2035. La actualización tiene como principal objetivo dotar a la plataforma aérea de unas comunicaciones y capacidades de intercambio de datos en red más sofisticadas adaptadas a escenarios digitalizados.